Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Entrevista con Alfredo Guerra Borges
Por Louisa Reynolds - Inforpress - Guatemala, 22 de enero de 2008

Alfredo Guerra-Borges es economista por la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), con doctorado en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Actualmente se desempeña como investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM y profesor del Posgrado de Estudios Latinoamericanos y del Posgrado de Economía de la misma institución. Es autor, entre otros, de «Globalización e integración latinoamericana», «Guatemala, el largo camino a la modernidad» y «La integración de América Latina y el Caribe». Su última obra (2006) es «Guatemala, 60 años de historia económica, 1944-2004». En entrevista con Inforpress, Guerra-Borges señala cuál es el aporte principal de la obra, comenta aspectos fundamentales del CAFTA-DR, sus limitaciones y riesgos para la economía guatemalteca, así como las diferencias de este Tratado con el que Centroamérica está negociando con la Unión Europea. También expresa sus impresiones preliminares sobre el recién estrenado Gobierno de Álvaro Colom.

Inforpress : ¿Cuál diría que es el mayor aporte de su libro «Guatemala: 60 años de historia económica»?

No habiendo con anterioridad una historia económica del período más reciente de nuestro país, el principal aporte considero que es haber llenado ese vacío para el medio siglo comprendido de 1944 a nuestros días; la aportación de un mural, podríamos decir, en que se presenta con objetividad crítica la evolución de la economía en uno de los períodos políticamente más inestables y experiencias contrastantes muy profundas. Hasta ahora sobre este medio siglo hay numerosos artículos e inclusive libros de autores guatemaltecos, pero principalmente de autores extranjeros, de historia política, singularizada en sus dos polos: la revolución democrática y su interrupción por Estados Unidos mediante la traición de los jefes militares de la época y en el polo opuesto el prolongado lapso de la intolerancia política. Hacer historia económica es una necesidad de nuestro país porque la economía también tiene mucho que decir del ser humano y sus derechos. Mi obra no se limita al recuento de datos. Como todo lo que escribo, esta obra está en clave de economía política.

Inforpress: ¿Se puede señalar alguna parte de la obra que sea particularmente relevante a la coyuntura actual?

Por su relación con el establecimiento de un nuevo gobierno, el mayor interés lo tiene la evolución económica reciente; diría con franqueza que por el breve período de que se dispuso para escribir la obra (el año 2005), no fue posible hacer una extensa relación evaluativa de las políticas económicas aplicadas en los últimos 20 años, cuyo balance general dista de ser satisfactorio, pero me parece conveniente destacar el capítulo VI, «Los años finiseculares», y de éste las páginas 191-209 en que se hace una presentación necesariamente crítica del ingreso a un nuevo modelo de economía financiera y sus experiencias.

Inforpress tiene en mérito haber seguido cuidadosamente el curso de la vida económica y política de Guatemala, y en consecuencia es una buena fuente de información respetable, que en lo posible he utilizado más de una vez. La presentación del modelo financiero monetarista tratamos que fuera asequible para un público amplio, no obstante su complejidad técnica, y se complementa con el «Anexo: Resúmenes de las políticas fiscal, monetaria y cambiaria, 1989-2004».

Inforpress: ¿Qué aspecto en particular de esa política y de sus consecuencias podría señalar?...

Como se podrá ver, la política monetarista aplicada con la devoción de los conversos ha creado y seguirá creando una carga sumamente pesada de deuda interna que agrava aún más la perpetua astringencia de recursos tributarios del gobierno para gobernar.

Supuestamente la economía se dinamizaría retirando a la banca central de sus atribuciones tradicionales y elevando a la categoría de personaje central a los bancos del sistema, que han tenido a su disposición oportunidades inmejorables de hacerse de enormes sumas de recursos financieros garantizados y muy rentables, gracias a los instrumentos financieros puestos a su disposición por el banco central.

Al cabo de los años salta a la vista que esa acumulación de recursos y ese tratamiento privilegiado otorgado a la banca no se ha traducido en una dinamización de la economía poniendo a su alcance los créditos que demanda, y en cambio hemos presenciado en 1998 y en 2006 y 2007 escándalos financieros que empobrecieron hasta la ruina a innumerables depositantes mientras los responsables de esos escándalos, después de haber gozado de la complacencia de las autoridades financieras, posteriormente se han puesto fuera del alcance de la ley para esquivar su responsabilidad.

Inforpress : Hablando del sector financiero, ¿Cree que la experiencia de México se está repitiendo en Guatemala?

La similitud podríamos decir que es en cuanto a la naturaleza y el propósito de las políticas aplicadas desde los años ochenta, y lo mismo podría decirse respecto de otros países latinoamericanos porque el tutor de los cambios operados desde los años ochenta ha sido el mismo: el FMI. Téngase presente que el Consenso de Washington patrocinado por el FMI y el Banco Mundial tuvo aplicación universal. Es en las experiencias donde existen diferencias de menor a mayor importancia. La película de las políticas financieras neoliberales y sus consecuencias la hemos visto en escala panorámica en América Latina, principalmente en México, Brasil y Argentina.

A la altura de los años recientes ya puede decirse que por sus políticas el Fondo Monetario Internacional pasará a la historia como el principal productor de crisis financieras y bancarias en América Latina y de las descomunales crisis financieras de Rusia en el 97 y de Corea y otros países del sureste asiático en los 94.

¿Seguirá Guatemala, sus autoridades monetarias y bancarias, tan fieles como hasta ahora al FMI? La respuesta no debe esperarse en el plan de los 100 días (¡esa costumbre carente de racionalidad!) porque no es fácil deshacer los nudos del FMI. A primera vista, sin embargo, el nuevo gobierno deja la impresión de que en él hay funcionarios que no se inclinan a perpetuar políticas continentalmente desacreditadas.

Inforpress: ¿Cuál es su lectura del sector financiero en Guatemala y/o la región, así como sus perspectivas?

No soy una persona versada en economía financiera, pero como lector de periódicos y revistas me parece que está claro que hemos ingresado a una nueva etapa de la evolución del sector bancario en Guatemala y Centroamérica. En el proceso de concentración de los activos bancarios que se está operando para dar paso a instituciones bancarias más poderosas que puedan encarar los desafíos de la globalización, Guatemala ocupa en este momento una posición relevante. El Banco Industrial tiene los activos más grandes en Centroamérica. Permítanme, sin embargo, no detenerme a conjeturar sobre las perspectivas del proceso. Aún estamos en el inicio del mismo.

Inforpress: ¿Los monopolios y oligopolios en Guatemala son inmunes a la apertura comercial de los TLCs?

Con los Tratados de Libre Comercio los monopolios e igualmente los oligopolios, lo mismo pueden desaparecer que consolidarse y ser más poderosos. Los que no están actualmente en capacidad de salir airosos frente a sus competidores del exterior, perecen si continuamos sin políticas que faciliten la conversión de las empresas al nuevo ambiente. En esto tiene mucho que ver y hacer el Estado y está por verse qué hará el nuevo gobierno. En Guatemala diversos monopolios han llegado a arreglos con sus competidores extranjeros y han sorteado los riesgos más peligrosos de la competencia. Hasta ahora las que han salido con bien de la competencia extranjera liberada han sido las empresas que han tenido acumulados recursos propios para su reconversión, pero no son las más. Si simplemente se abre el mercado en la creencia, en ningún lugar del mundo justificada, de que la reducción de los aranceles automáticamente vuelve competitivas a las empresas, puede esperarse la muerte anunciada de muchas empresas. Suele decirse en algunos círculos que la globalización tiene ganadores y perdedores, pero esta perogrullada no se lee igual en todos los países; los más exitosos son los que tienen políticas para reducir al máximo los perdedores. Y en todos esos países exitosos el Estado ha tenido una participación activa.

Inforpress : ¿Qué opina del Acuerdo de Asociación que se está negociando con la Unión Europea ?

Después de una larga historia de relaciones con la Unión Europea desde hace más de 20 años, la concreción del acuerdo es un hecho natural. Se trata de una negociación de contenido muy diferente en diversos aspectos a la que culminó con el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica con Estados Unidos (el CAFTA-RD).

Con Europa se negocia no solo el nuevo marco de intercambio comercial sino además la cooperación para la integración y la concertación y el diálogo político. Estados Unidos concedió a Centroamérica exclusivamente lo que ya nos había concedido desde 1984 en el marco de lo que inicialmente se conoció como Iniciativa de la Cuenca del Caribe ( la CBI por sus siglas en inglés). La única excepción a lo dicho es la norma que ahora permite a los empresarios exportar textiles y otros productos elaborados con materias primas no sujetas a la condición de que hayan sido producidas en Estados Unidos.

Esa norma, única novedad en materia comercial , abrió la posibilidad de concertar alianzas estratégicas con empresarios estadounidenses para exportarles productos totalmente elaborados en el país y no ya simplemente maquilados. Numerosas empresas guatemaltecas están participando en esta nueva modalidad de exportación, la del llamado paquete completo. En cuanto a que el tratado es una oportunidad histórica de exportar a Estados Unidos, creemos que el incremento no será espectacular, y la publicidad que se hace sobre el particular deja sin respuesta una interrogante: ¿por qué entonces anteriormente no se dio ese auge, si lo que concedió Estados Unidos en el CAFTA es lo mismo que ya nos había concedido 20 años antes? ¿Qué es lo que ahora potenciaría las exportaciones y no antes?

Inforpress: ¿En su opinión los productos básicos agrícolas -de tanta importancia para la población campesina-, quedaron debidamente salvaguardados en el CAFTA, como se dice?

Formalmente esos productos estarán protegidos hasta dentro de 15 y 20 años; más aún, para el maíz blanco, fundamental para la alimentación humana, se negoció y se obtuvo que la protección fuera indefinida. Pero una consulta al CAFTA permite constatar que el tratado estableció también cuotas pata importar libres de derechos, lo que hace posible una liberalización más rápida que lo que aparentan las categorías de protección de 15 y 20 años.

Además, caso realmente asombroso, las cuotas no solo crecerán anualmente en determinado porcentaje sino que, por ejemplo, en el caso del maíz blanco, las cuotas son desde el inicio significativamente más altas que las importaciones que Guatemala hacía desde Estados Unidos con anterioridad al CAFTA. Nos preguntamos, ¿no es éste un caso en que cabría la renegociación?

Inforpress: ¿De qué manera han incidido el fin de la guerra y el supuesto paso a la democracia en un cambio real en la sociedad guatemalteca?

Hay consenso nacional sobre que los Acuerdos de Paz de 1996 no se han cumplido más que en grado muy insuficiente. Con todas las limitaciones que se pueda atribuir a los Acuerdos de Paz al menos contenían elementos de política económica y social que se hacían eco de los problemas que han sido innumerables veces denunciados (la extrema pobreza, la discriminación y la marginalización social, problemas todos ellos que acumulados se considera que fueron factores del conflicto armado). No obstante lo anterior, el cese de las operaciones de contrainsurgencia y de la violencia política estatal ha facilitado los cambios graduales que se vienen operando en la sociedad, a veces no muy perceptibles, por efecto de la recuperación propia, interna, si se quiere espontánea, de la sociedad misma. Pese a su carácter formal la democracia política debe valorarse y su ampliación real mediante la incorporación efectiva de los de abajo pensamos que es un objetivo cuya consecución no debe perderse de vista.

Inforpress: ¿La democracia que tiene Guatemala es capaz de transformar la sociedad desigual que vivimos?

Algo he dicho en el párrafo anterior. Agregaría solamente que no cabe esperar un cambio significativo en el conjunto de la sociedad mientras estén ausentes los factores que podrían promover ese cambio: la organización social en todas las formas reconocidas universalmente y en particular la existencia de un sistema de partidos políticos verdaderamente representativos de los múltiples intereses de todas las clases y estratos sociales. La multiplicación cuadrienal de partiduchos para pescar en el río revuelto de las elecciones, se explica porque Guatemala carece de un sistema de verdaderos partidos políticos; herencia lamentable de la represión y la intolerancia política que ha prevalecido en el país por muchos años.

Inforpress : ¿Cree que la izquierda guatemalteca está en condiciones de impulsar los cambios estructurales que necesita el país?

En mi opinión en Guatemala hay personas, numerosas podría suponer, y grupos que «son de izquierda» pero todavía no se percibe la existencia de la izquierda guatemalteca como presencia significativa en la política nacional. La izquierda fue diezmada en los años terribles, como lo fue también la dirección del centro, y corresponderá a las generaciones que nacieron con posterioridad al exterminio crear un nuevo centro y una nueva izquierda, lo que de ninguna manera debe entenderse como menosprecio para quienes han mantenido la verticalidad de sus convicciones, envejecidas o renovadas, es lo que menos importa, y no se sumaron a la trashumancia política que hemos presenciado en años pasados, particularmente durante el período de Portillo.

Inforpress : Finalmente, ¿quisiera darnos sus comentarios sobre la nueva administración que encabeza Alvaro Colom?

Desde México me es imposible conocer con precisión los detalles, en particular el alcance del torbellino de intereses encontrados en el seno de la UNE , que quedó reflejada en la forma muy pausada como se dio a conocer el gabinete ministerial. Lo que es innegable y puede darle mayor consistencia a la personalidad del nuevo gobierno es que por primera vez en no sé cuantos decenios Colom ha llevado a su gobierno a un elenco brillante de ministros conocidos por su competencia profesional, por su limpia trayectoria, por su reconocida dedicación al trabajo, por su perfecta adecuación a los cargos para los que han sido designados (hay, obviamente, diversas excepciones). Este hecho permite esperar que el gobierno de Colom con ese cierto número de colaboradores pueda emprender una labor consistente en las direcciones fundamentales e innovar en la conducción del Estado, sin que al decirlo así desconozca que esa labor encontrará serios obstáculos interpuestos por las endurecidas estructuras de poder del narcotráfico, de la delincuencia común organizada, de los intereses creados, para identificarlos escuetamente de alguna manera, y por supuesto la existencia de un Estado débil por desmantelamiento institucional deliberado. No se trata de otorgar al gobierno un piadoso beneficio de la duda. Lejos estoy de sobreestimar las perspectivas, pero en el umbral mismo de un nuevo período político no quiero ceder a la arraigada costumbre de los guatemaltecos que todo lo vemos con escepticismo (abonado a lo largo de tantos años sombríos).

La responsabilidad de un gobierno socialdemócrata, al menos por sus representantes mas calificados, es lograr hacer en el breve período de cuatro años una labor que permita suponer que con él llegó a su término el prolongado tránsito a una etapa sin resabios de cualquier género del período de los años terribles. Esperemos que sea cierto que no hay mal que dure cien años. Al menos cien años más.

En cooperación con Inforpress Centroamericana - Inforpress C.A. es una revista semanal de análisis que cubre la región centroamericana, y depende de suscripciones para sus ingresos. www.inforpressca.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.