Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Por qué los diputados actúan así?
Por Hugo Alvarado - La Hora, 7 de enero de 2005

Marco Antonio Garavito directivo de la Liga de Higiene Mental, refiere que desde el momento que los diputados cobran "jugosos sueldos", es un reflejo de lo resquebrajado que está su salud mental.

Los gastos innecesarios que realizó el Congreso, como fue la compra de guayaberas para no pasar calor en una sesión especial en Escuintla, los almuerzos en cada "sesión de trabajo", el desorden administrativo, estos comportamientos fueron abordados por Marco Antonio Garavito, directivo de la Liga Guatemalteca de Higiene Mental.

¿QUÉ ES LA SALUD MENTAL?

La manera de definirla es a través del refrán de la Liga que señala que salud mental es "armonía con uno mismo y los demás". Parece una definición simplista pero en esencia la salud mental es relacional. Su columna vertebral es un proceso de interrelación humana sana y socialmente constructiva. En la medida que estamos bien con nosotros y con los demás; se enfrentan con realismo los retos de la vida cotidiana, nuestra salud mental está bien.

¿HAY ENTONCES SALUD MENTAL EN LOS DIPUTADOS?

Según esta definición, me parece que no en todos. Sobre todo porque frecuentemente vemos actitudes y conductas en algunos diputados que niegan rotundamente la necesidad de armonía que debe existir entre ellos, como representantes del pueblo, y la sociedad que los eligió para que desarrollaran procesos legislativos a favor de las mayorías y no sólo de propio provecho y beneficio.

¿QUÉ ASPECTOS PUEDEN SEÑALARSE DE ESA FALTA DE SALUD MENTAL?

Hay varios. Señalamos algunos de las más recientes. Uno es el tratar de aumentarse el sueldo en varios miles de quetzales cuando en la sociedad guatemalteca se vive en enorme crisis económica.

¿CÓMO SE REFLEJA EL TRATAR DE AUMENTARSE EL SUELDO?

Es un acto irresponsable, refleja que en la mente de los diputados los intereses y necesidades de la población importan muy poco.
Proponer esta terrible idea es reflejo que la armonía con los demás no está en su agenda personal ni partidaria. Ver sólo el interés de su nariz en un momento de tanta crisis constituye una evidencia del deterioro que tiene la salud mental en esos diputados.
Los gastos innecesarios como la compra de guayaberas para no pasar calor o los almuerzos que se recetan en cada "sesión de trabajo" son otra muestra de lo poco que les interesa el pueblo de Guatemala, a pesar de haber sido llevados al Congreso por el mismo pueblo.

PERO, ELLOS ARGUMENTAN QUE ES CON DINERO DEL CONGRESO QUE SE HACEN ESTOS GASTOS

Peor aún, tal argumento constituye una ofensa a nuestra inteligencia pues está claro que todos los gastos del Estado tienen como origen los impuestos que pagamos los guatemaltecos. Impuestos para que mejore la cantidad y calidad de los servicios públicos y no para una mejoría de la condición de los diputados, cuestión que no refleja la calidad de su trabajo.
Los parlamentarios intentaron por segunda vez en el 2004 incrementarse el sueldo, pero ayer quedó oficializado dar marcha atrás de su intención de subirse Q10 mil mensuales.

¿Y ESTE PROBLEMA ESTÁ EN TODOS LOS DIPUTADOS?

Afortunadamente no. Hay honrosas excepciones que fortalecen la esperanza de que las cosas tienen que cambiar. Hay varios diputados que desarrollan su trabajo con responsabilidad. De lo que se trata es que el Organismo Legislativo funcione en su conjunto, y no hayan diputados que estén más preocupados de ver cómo resuelven su situación económica personal. Lamentablemente dentro de algunos que fueron electos por su pasado de tradición democrática o, incluso, revolucionaria se ven las mismas actitudes de pérdida de valores y principios necesarios para la salud mental. Que los diputados del FRG actúen así no es de extrañar pero, en esa misma línea están los de la URNG y la ANN que con su silencio son cómplices de estas puñaladas al corazón del pueblo. Estos no asumen una postura con la suficiente fuerza y argumentos que rescaten la tarea para la cual fueron electos. Se han acomodado y su silencio o indiferencia expresa otro ámbito de deterioro de la salud mental que, como líderes o dignatarios de la Nación, deben tener y hacer valer. El Congreso es para hacer y proponer, no un espacio para envejecer con comodidad.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA RESCATAR ESTA SITUACIÓN?

Fundamentalmente hay que mantener una actitud vigilante por parte de la población que impida a ciertos funcionarios aprovecharse de su cargo para fines personales. Que se preparen y mejoren el trabajo que por ley les corresponde pues el pueblo de Guatemala no puede seguir cargando con el costo de 158 diputados que cobran jugosos sueldos sin verdaderamente ganárselos, hay un reflejo de lo resquebrajado que está su salud mental.

¿CÓMO ESTÁ EL TRABAJO LEGISLATIVO?

Creo que hay necesidad de depurar el Congreso de sus miembros aprovechados y corruptos. Si bien su trabajo es de carácter legislativo y político, tienen que hacer un esfuerzo de comprender que sus acciones y omisiones tienen una profunda implicación humana en la confianza y fe de la gente respecto a reconstruir Guatemala.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.