Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Estado debe expropiar cuando sea necesario: entrevista con Pablo Monsanto, candidato presidencial de la Alianza Nueva Nación
Por Redacción Kátin - Guatemala, 17 de agosto de 2007

En entrevista con Visión Electoral, el ex comandante guerrillero, Pablo Monsanto, actual candidato presidencial de Alianza Nueva Nación (ANN) aseguró que es necesario reformar la Constitución en un 80% para dejar bien establecida una nueva nación guatemalteca. Se pronunció a favor de poner tributos a las utilidades del capital y del impulso de una Ley de Desarrollo Rural en la que se contemple la expropiación de la tierra en función social. Respecto a los militares que forman parte de esa agrupación política, aseguró que han cambiado su manera de pensar y de participar en la solución de los problemas nacionales. "La guerra ya pasó, ya tiene diez años de haberse firmado la paz" enfatizó.

"La nueva Carta Magna debe facultar al Estado a imponer tributos a las utilidades del capital, y a no seguir castigando a la población en general y los salarios de los trabajadores."

"El Estado debe expropiar cuando sea necesario favorecer a los sectores sociales y, por supuesto, cuando hay que realizar obras de carácter nacional que sean urgentes para el desarrollo del país."
"No estoy hablando de un sistema socialista (?) sino que estoy hablando que el Estado debe recuperar el control del desarrollo económico y social del país."

¿Cómo definiría ideológicamente a la Alianza Nueva Nación?

ANN es un partido de izquierda, pero es plural. Es un partido en el que se ha dado una apertura real y donde se han incorporado sectores que no necesariamente vienen del movimiento revolucionario antes de la firma de los Acuerdos de Paz, sino de sectores que han visto que a través del partido pueden expresarse con toda amplitud y además, que coinciden con los planteamientos programáticos e ideológicos.

¿Qué tipo de sectores nuevos están incluidos en ANN?

Es interesante, porque tanto en el interior de la república, como en la capital, se ha acercado un grupo de empresarios. Hasta el momento no se han aparecido todos. No podemos decir públicamente que ya son miembros del partido o que están participando como candidatos, pero sí que quieren incorporarse en el partido, porque están pensando en su participación en los próximos comicios y poder contribuir a ser un partido mucho más fuerte y amplio, que se convierta en una alternativa de poder.

Algunos sectores han criticado la presencia de militares en ANN, aseguran que están involucrados con la represión y las dictaduras ¿Qué piensa de estas críticas?

Desafortunadamente no se ha podido dar un debate serio sobre esto, porque hay una carga muy subjetiva en el análisis y el señalamiento que se hace. La guerra ya pasó, ya tiene diez años de haberse firmado la paz. Ahora tenemos que pensar más en el futuro. Los militares jugaron un papel en el pasado, y algunos de ellos siguen pensando como en el pasado, pero hay otros sectores que creen que pueden participar en un partido como el de nosotros para construir un futuro diferente, en el cual puedan aportar. Algunos de estos militares que están cerca del partido, han tenido cambios en su manera de pensar y de participar en la solución de los problemas nacionales.

¿Cómo describiría el principal ofrecimiento que está haciendo a la población guatemalteca su partido?

Nosotros tenemos un programa de partido y tenemos un plan de gobierno. En cuanto al programa, pensamos que es absolutamente necesario hacer una consulta popular para que se pueda preguntar a la mayoría de la población si estaría de acuerdo con la realización de una Asamblea Nacional Constituyente, con el fin de reformar la Constitución. Creemos que hay que reformarla en un 80 por ciento, no podemos decir que cambiarla, porque existen artículos que no pueden ser tocados. Decíamos durante las negociaciones de los Acuerdos de Paz, que para cambiar la Constitución habría que hacer golpe de Estado, y quien lo hacía era el Ejército, pero la institución ya no tiene la intención de volver a cometer ese tipo de errores. Quienes violaron la Constitución siempre fueron las Fuerzas Armadas, nunca las organizaciones políticas, ni revolucionarias. Hay que cambiar la Constitución porque es necesario dejar bien establecido lo que es la nación guatemalteca.

¿Podría ejemplificarnos dos o tres de estas reformas constitucionales que impulsarían?

En primer lugar, hay que dejar claro el tema de la propiedad privada, que debe ser respetada, pero que tiene que estar en función social. El Estado debería tener la potestad de disponer de la propiedad cuando sea de beneficio de los pueblos, de la sociedad y de la nación. El Estado debe expropiar cuando sea necesario favorecer a los sectores sociales y, por supuesto, cuando hay que realizar obras de carácter nacional que sean urgentes para el desarrollo del país.

Sin embargo la reforma constitucional que se propuso tras la firma de los Acuerdos de Paz fue rechazada por la población en las urnas. ¿Qué pasa si ocurre otra vez lo mismo, ¿Cuál sería el plan B?

Pensaríamos en reformar aquellos artículos que se puedan ir impulsando en el Congreso, que permitan ir democratizando el país, de manera mucho más larga, que podría ir abriendo camino a las reformas que Guatemala necesita, tanto desde el punto de vista económico como social.

En su plan de gobierno ANN hace énfasis en estrategias dirigidas a los grandes sectores excluidos: la población rural, los jóvenes, las mujeres y la población indígena. ¿Cuáles son las acciones específicas que podrían desarrollar?

Es necesario poner en práctica una ley de desarrollo rural en Guatemala. En el Congreso existen seis proyectos, nuestra propuesta es trabajar uno. Hemos conocido que algunos son técnicamente muy buenos, principalmente los presentados por organizaciones sociales. Una ley de este tipo podría resolver el problema de la incorporación de los trabajadores del campo a la economía formal. No sólo desde la agricultura, sino a través de la agroindustria, el ecoturismo y las actividades comerciales que pueden hacerse en el interior de la república. También es importante el desarrollo rural porque esto no sólo trae mayor participación de la población en la economía como productores y compradores, sino que además puede dar como resultado que Guatemala en pocos años dé un salto cualitativo y se reproduzca la riqueza en el país de tal manera que pueda haber una distribución más equitativa.

¿Y qué medidas, además de una ley de desarrollo rural, se pueden implementar en un país como Guatemala para combatir la pobreza, el hambre y la desigualdad?

Aparte de poner en práctica un plan de desarrollo rural, hay que tomar un conjunto de medidas. Primero hay que fortalecer al Estado, rescatarlo del crimen organizado y de la mafia. El Estado necesita de recursos, y en ese sentido, hay que poner en práctica un nuevo sistema fiscal, y para eso hay que reformar la Constitución. La nueva Carta Magna debe facultar al Estado a imponer tributos a las utilidades del capital, y a no seguir castigando a la población en general y los salarios de los trabajadores.

¿Está pensando en transformar el modelo del Estado?

Hay que cambiar al sistema, qué es lo que está malo. Por supuesto que no estoy hablando de un sistema socialista, porque no estoy hablando de la estatización de la propiedad y de los medios de producción, sino que estoy hablando que el Estado debe recuperar el control del desarrollo económico y social del país. De ahí que no excluimos la participación del capital privado; a lo que nos oponemos es a dejar que las famosas leyes del mercado rijan el desarrollo social y económico del país. El Banco Mundial, que antes impulsaba la reducción del Estado, ahora dice que es necesario fortalecerlo para que asuma las responsabilidades ante la sociedad.

Hablemos de las niñas y las mujeres en el país, grandes excluidas de la salud, de la educación y de las oportunidades de desarrollo. ¿Hay una propuesta específica para el desarrollo integral de las mujeres en ANN?

Es una gran preocupación. Lo manifestamos desde que negociamos los Acuerdos de Paz. Recuerdo que sólo el hecho de incluir el tema de género fue una discusión enorme, tanto así que la esposa del presidente de turno (Patricia de Arzú), se oponía a que el tema se tratara de esa forma. Ella decía que había que tratar el tema de los hombres y las mujeres de manera conjunta, y decía que las mujeres no llegaban a destacar porque ellas mismas no se lo proponían. Nosotros dijimos que era un tema del sistema que había que cambiar, y abrir todas las puertas, dar todas las posibilidades y sentar todas las bases institucionales para la plena incorporación de la mujer.

 

En directo


9 respuestas rápidas
Un dictador?
George Bush
Un personaje histórico?
Fidel Castro
Un libro?
La vida de Gabriel García Márquez
Una mujer?
Rogelia Cruz Martínez
Izquierda en América Latina?
La nueva izquierda está en Hugo Chávez, en Evo Morales, en Correa, en Bachelet.
Un país modelo?
No existe en este momento
Un político modelo?
Fidel Castro
Con quién tendría una charla de al menos cinco minutos?
Con el Papa
Con quién nunca tendría una charla aunque fuera de cinco minutos?
Con Bush.

 

Fuente: www.lahora.com.gt - 160807


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.