Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Entrevista - Rigoberta Menchú: “Se trata de un reto histórico”
Por Jéssica Osorio - Guatemala, 23 de febrero de 2007

Premio Nobel afirma que busca igualdad y equidad

En una entrevista con Prensa Libre, Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz de 1992, y ahora precandidata presidencial, explicó ayer que busca promover un espacio de equidad y valores, para cambiar el país.

¿Cómo se siente un día después de haber hecho oficial su candidatura?

Es extraño. Siento alivio, paz interna y física, aunque recibí llamadas desde las 5 de la mañana.

Es una sensación de que no hay vuelta atrás. En la mañana tuve un desayuno privado, después, una reunión con el presidente Óscar Berger y el vicepresidente Eduardo Stein, en donde conversamos sobre mi futuro político. Me han contactado compañeros que han recibido el premio Nobel. Imagino que vendrán al país cuando gane la Presidencia.

¿Qué significará este cambio en su vida?

Es algo extraordinario, porque será un rumbo nuevo que tome el país, y muchas personas lo ven con esperanza. Los guatemaltecos han creado fantasmas y temores. Tenemos que decir que las mujeres y los indígenas no lo somos.

¿Considera que ser mujer o indígena tendrá alguna incidencia en su carrera política?

Las cosas se dan por sí mismas. Creo en la igualdad y equidad, porque es una misión de servicio público, y todos somos humanos. Desde el año pasado me preguntaron si me interesaría una candidatura, y dije que no. Consideraba que en estas elecciones las condiciones no estaban dadas, pero tampoco voy a esperar la Presidencia en una vitrina.

¿Cuándo decidió participar en la contienda presidencial?

El detonante fue una invitación formal de varios partidos; las que más trascendieron fueron la de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca y la de Encuentro por Guatemala (EG), aunque el motivo más fuerte fue el movimiento Winaq, que quiere decir una persona completa e integral, la humanidad en su conjunto, valores y equilibrio.

Algunas personas la han criticado...

Decían que yo estaba alineada con la oligarquía y los ricos, me calificaron de traidora... En ese momento sentía un poco de soledad. Los hermanos me dijeron: “Sí, vamos por la Presidencia”. Entonces, dije: “¿Por qué no?”.

¿Ha sufrido discriminación en esta etapa?

A veces las personas ofenden sin razón. Mi dilema es el rol que tengo que desempeñar en el país y hacer silencio ante las provocaciones. Practico la espiritualidad maya, que está basada en el equilibrio, y no desearía que me cobren facturas que no son mías.

¿Qué pasará con Farmacias Similares?

Bajó mi porcentaje como socia porque es bastante lo invertido en Guatemala. Ser empresario no es malo. Se deben estimular las pequeñas y medianas empresas, porque ser una mujer así es algo complicado en el mundo.

Muchos afirman que su participación alteró por completo el panorama electoral.

Es temprano para hacer una valoración al respecto. Es como un terremoto, porque los partidos nunca volverán a ser los mismos; tendrán que readecuar su institución, y lo ideal sería que todos abrieran sus espacios para dirigentes indígenas. Así ganamos todos, no sólo EG o Winaq.

¿A quién ve como compañero o compañera de fórmula?

EG hará una propuesta de candidatos, que discutiremos con Winaq para encontrar esa complementariedad, porque será un equipo de excelencia. No se trata de que me cae bien o no; es una cuestión de nación, país, historia, porque es un reto histórico para el futuro.

Segura de ganar

“Me han contactado compañeros que han recibido el premio Nobel. Imagino que vendrán cuando gane la Presidencia (...). Lo más importante es que los partidos no volverán a ser los mismos; tendrán que readecuar su institución, y lo ideal sería que todos abrieran sus espacios para dirigentes indígenas. Sólo así ganamos todos, no sólo Encuentro por Guatemala o Winaq”, opinó Menchú.

Destacó que se deben eliminar los “fantasmas” que tienen los guatemaltecos sobre la participación política de mujeres o indígenas.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
s