Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

“La canción popular es para que piensen” Entrevista con Mercedes Sosa
Por Alejandro Arriaza - Guatemala, 15 de febrero de 2008

Mercedes Sosa, quien se presentará el 29 de febrero en el país, habla del papel de la trova en nuestros días.

Mercedes Sosa, nacida en Tucumán, Argentina, en 1935, es la folclorista más reconocida del país gaucho. Los más de 35 discos que conforman su repertorio recogen canciones de grandes creadores de Latinoamérica, y este 29 de febrero los guatemaltecos podrán apreciar el talento de esta artista, representante de la nueva trova, en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

En esta entrevista telefónica, desde Argentina, nos cuenta un poco de la actualidad de su música y su país, y prácticamente antes de comenzar, pregunta por Guatemala, por cómo estamos. Le cuento que estrenamos Presidente, de un gobierno que se declara socialdemócrata.

“Nosotros también, empezamos el gobierno de Cristina Fernández, que tiene mucho que hacer; su gobierno debe marchar bien para que este pueblo se levante de una vez por todas. Los enemigos han sido muy fuertes, muy fuertes. Creo que a Cristina le va a tocar un gobierno difícil, muy difícil. Después de los cuatro años de su esposo, ahora tiene que levantarlo más”, dice para luego dar paso a las preguntas.

¿Cuál cree usted que ha sido el papel de la canción popular en la vida política tan dura de Latinoamérica?
El papel de la canción popular ha sido muy importante. Por eso nos mataron a Víctor Jara, mataron al poeta Haroldo Comte, a Walsh, mataron a mucha gente porque realmente eran importantes, no eran de entretenimiento nada más, sino para que piensen. Por eso hemos pasado un duro camino los artistas, pero ahora está todo mejor.

¿Cómo ve el futuro de la canción tradicional en medio de la comercialización de la música que se da ahora?
Ah, comerciantes de la música popular siempre los ha habido. En este momento hay mucho más, en Argentina son muy seguidores del rock, inglés y norteamericano sobre todo, pero en el folclor los universitarios siguen trabajando mucho, componiendo cosas muy bellas y respetando a los antiguos, a los ancianos.

Su repertorio es una gran muestra de la canción latinoamericana.

¿Qué siente al representar temas sobre la problemática que actualmente afrontamos?
He caminado junto con estos problemas, estas soluciones que todavía se tienen que ver, porque es muy difícil. Todo se complicó en Sudamérica y Centroamérica. Es difícil realmente, pero hay que tener mucha fe y mucha confianza. Han sufrido mucho los niños, los grandes. No como en Iraq, pero han sufrido mucho, viniendo a las villas miserias acá, creyendo que Buenos Aires es la solución, y terminan pidiendo limosna o robando.

¿Cuál es el mayor placer y el mayor dolor que su carrera le ha producido?
El placer es el aplauso de la gente, el reconocimiento, que es muy grande, muy noble y yo me doy cuenta de eso. El problema es que a veces uno no se da cuenta pero el respeto de la gente es muy grande. Tan grande como fue el dolor de partir al exilio. Cuando uno vuelve del exilio ya no es lo mismo. Hay que amar mucho a la patria para volver. Yo, en el año 97 vendí el apartamento que tenía en Madrid y me vine a radicar definitivamente a Argentina.

El exilio es el mayor dolor, a pesar de lo que han hecho, soportar a ese sinvergüenza de Menem durante 10 años, a pesar de todos esos horrores hemos tenido la democracia. No se mata a la gente. Eso, y el estado de la juventud.

¿Los jóvenes...?
De una manera extraña, hace dos o tres años que se empiezan a drogar con un químico que aquí le llaman “paco”, y por 10 ó 20 pesos se drogan con “poximal”, creo que así se llama, y eso está arruinando a la juventud, que no tiene el camino muy definido todavía, se vuelven alcohólicos, borrachos toman alcohol ordinario, cerveza, y huelen el “paco”. Por eso ahora están haciendo (un movimiento) como las Madres de la Plaza de Mayo, están haciendo las “Madres del Paco”. No sólo los enemigos son los militares, ahora también la droga.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.