Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La CICIG desde el sector social
Por Amalia Antúnez - Guatemala, 12 de marzo de 2007

Embotelladora Central SA, propiedad de FEMSA y Coca Cola Company, suma a su larga historia de prácticas antisindicales una nueva estrategia: prolongar deliberadamente la negociación del Pacto Colectivo con las consecuentes pérdidas de beneficios para los trabajadores. Sirel dialogó con Lázaro Serrano, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Embotelladora Central SA (STECSA) sobre la actualidad de la negociación.

-¿En que instancia está la negociación del Pacto Colectivo?

-Ya se han negociado 45 artículos del Pacto, pero ninguno de ellos de relevancia económica; éstos comenzarán a negociarse hoy y difícilmente lleguemos a un acuerdo porque seguramente nos ofrecerán un porcentaje menor al que pedimos, como lo han hecho en ocasiones anteriores Todas las negociaciones han sido difíciles, pero ésta se complica aún más porque la parte empresarial presentó un proyecto de Pacto con intenciones de perjudicar a los trabajadores, incluso de violar las propias leyes de Guatemala, hay que tener mucho cuidado con esta nueva táctica de los empresarios con la orientación de la transnacional Coca Cola Company, porque es poco probable que los empresarios vayan a presentar un pliego de peticiones que favorezca a los trabajadores

-STECSA plantea una negociación bipartita sin pérdida de las conquistas logradas, ¿cuál es la respuesta de la empresa a este planteo?

-La empresa está buscando que aceptemos algunos cambios dentro de la estructura misma de nuestro Pacto Colectivo; por ejemplo: si no aceptamos bajar a un auxiliar de cada ruta de distribución, que está compuesta por un vendedor y dos auxiliares, difícilmente se pueda negociar. Lo que el sindicato plantea como contrapropuesta es anular algunas rutas que están con un bajo volumen de ventas y reubicar al personal que va a quedar sin trabajo, y a su vez propiciar que las rutas que queden puedan ser más productivas en sus ventas, pero no hemos obtenido ninguna respuesta de la empresa ante esta propuesta. Lo que sí han remarcado es que si no aceptamos su planteamiento es posible que la empresa cierre. Estas amenazas no son nuevas, hace mucho forman parte de la estrategia de la empresa cuyo objetivo principal es debilitar la organización sindical, utilizando el miedo como arma, amenazando con retirarse. Lo que no pueden hacer es justificar que la empresa no obtiene ganancias, ya que en la última reunión de negociación admitieron que obtuvieron una ganancia de 30 millones de quetzales ( 4.,2 millones de dólares) en 2006, entonces no es posible que por un lado digan que pierden y por otro digan que ganan.

-¿Qué acciones han implementado ante la omisión de respuestas y el doble discurso de la gerencia?

-A través de la federación FESTRAS*a nivel nacional, y por intermedio de la UITA en el ámbito internacional así como en la reunión con Coca Cola Company en Atlanta, STECSA está informando que nuestra situación es muy delicada, ya que la empresa pretende reducir los beneficios obtenidos por los trabajadores en previos pactos además de propiciar una deliberada pérdida de mercado para fundamentar el discurso de que no obtiene ganancias. La política de FEMSA y de Coca Cola Company se ve en todas partes del mundo como una práctica unificada de despidos injustificados y todo tipo de atropellos a los derechos de los trabajadores y de violación de los Pactos Colectivos.

-¿Qué consecuencias tiene para los trabajadores que las negociaciones se prolonguen indefinidamente?

-Una de las principales consecuencias es la pérdida de vigencia del Pacto Colectivo que ya expiró el 1 de marzo pasado, y con ello la pérdida de la retroactividad pues en caso de que el Pacto quede sin efecto implicaría la pérdida de beneficios para los trabajadores a partir de esa fecha. Como sindicato con 32 años de existencia estamos totalmente convencidos de que gracias a la unidad y la solidaridad hemos logrado ganar muchas batallas. Por eso les pedimos a las organizaciones nacionales e internacionales que nos brinden su solidaridad, ya que hoy somos nosotros los amenazados, pero mañana puede ser cualquier otro sindicato, y sabemos que es solamente a través de la unidad de la clase trabajadora que podremos lograr muchas cosas. Agrademos anticipadamente, pues, el apoyo de las organizaciones hermanas para poder hacer frente a la política antisindical de estas transnacionales

Fuente : www.rel-uita.org - 091106


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.