Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Militares irrumpen en sede sindical
Por Carlos Amorín - Guatemala, 12 de septiembre de 2007

Recientemente un grupo de cinco militares que se desplazaba en un vehículo con matrícula oficial ingresó en la sede del Sindicato de Trabajadores Bananeros de Izábal (SITRABI). Sin exhibir documentación ni orden judicial, interrogaron a los presentes sobre las actividades del sindicato y sus afiliados y dirigentes. El SITRABI realizó la denuncia correspondiente. Sirel dialogó al respecto con Noé Ramírez, secretario general del SITRABI

¿Cómo ocurrieron los hechos?

-Poco antes del mediodía cinco militares uniformados irrumpieron sorpresivamente en la sede sindical y de inmediato comenzaron a preguntar quién era el presidente, los nombres de los dirigentes, cuántos trabajadores están afiliados, entre otras cosas. Los compañeros les solicitaron una orden judicial o documentación que los identificara, pero ellos contestaron que la “estrategia” del Ejército es no identificarse en estas circunstancias. Uno de ellos, que en su gorra tenía inscrito el apellido Moscoso, anunció que se trataba de una operación de inteligencia realizado a requerimiento del Estado Mayor, para una coordinación con la Policía Nacional Civil. También dijeron que se trataba de un control general a las organizaciones sociales para “reducir la delincuencia”.

¿Pudieron observar algo que los identificara?

-Vimos que venían en una camioneta con la matrícula oficial “O 174BBF”, y que en su parte trasera tenía inscrito “Segunda Brigada 004”.

¿A qué piensan que se debe esta incursión y cómo reaccionaron ustedes?

-Pensamos que es un intento de intimidación contra nuestro trabajo sindical. Nuestra reacción fue denunciar la agresión ante la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público y las organizaciones de derechos humanos de Guatemala. Tuvimos que enfrentar y vencer la resistencia inicial del Ministerio Público, donde al principio no querían recibir la denuncia arguyendo que no podíamos probar que realmente se tratara de militares, y que podían ser civiles disfrazados. Ahora ya hemos ratificado y ampliado la denuncia ante la Fiscalía, en la Unidad para Periodistas y Sindicalistas. También nos reunimos con el Ministro de Trabajo quien nos gestionó una audiencia con el Ministro de la Defensa Nacional. Esperamos que en esa oportunidad surjan explicaciones adecuadas.

Fuente : www.rel-uita.org - 110907


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.