Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Cinco casos de violencia contra activistas marcan el inicio del año
Por Adital - Brasil, 25 de enero de 2005

Los datos del informe anual 2005 - sucesos de 2004 de Human Rigths Wacht muestran que en Guatemala la situación de los activistas de los derechos humanos sigue complicada ya que la violencia todavía es la protagonista en ese ámbito. El año empezó con ataques llevados a cabo por grupos clandestinos que objetivan la intimidación del trabajo de esos activistas, comprobando los pocos avances en los 18 años del regreso del gobierno civil y ocho años después de la firma de los acuerdos de paz.

Cinco casos, sólo en enero

En lo que va del mes, cinco casos de violencia aumentan las estadísticas de la violencia contra activista de derechos humanos en el país. Una de las amenazas más graves pasó con Makrina Gudiel, dirigente de la URNG, que lucha por justicia por el asesinato de su padre, Florenti Gudiel Ramos, destacado líder social de su comunidad, en 2004. Desde entonces ella y su familia están siendo constantemente amenazadas. Día 14 de enero varios agresores bañaron el carro de Makrina Gudiel con gasolina con intenciones de quemarla viva. Ella logró escapar y ahora vive escondida. Como Makrina, su padre había denunciado actos de corrupción.

El 11 de enero llegó por teléfono una amenaza de una bomba al Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (CALDH). La organización ha recibido amenazas por parte de miembros de los ex Patrullas de Autodefensa Civil, grupos paramilitares que apoyaron el ejército durante los 36 años de conflicto armado interno y que fueron responsables de muchas violaciones a los derechos humanos. Los grupos de ex PAC han denunciado públicamente a CALDH y a otras organizaciones por su oposición a la decisión del gobierno de pagar una compensación a los ex PAC.

El 10 de enero miembros de la Asamblea de Población Desarraigada al volver a sus oficinas se dieron cuenta de que faltaban equipos y documentos importantes. La Asociación trabaja con grupos de gente desplazada durante el conflicto armado interno y para el cumplimiento de las promesas del gobierno en relación a estas comunidades.

El 9 de enero las oficinas de HIJOS (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio), una organización que trabaja para localizar padres "desaparecidos" y perseguir los responsables, fue allanada. Tres computadoras con información sobre el trabajo de la organización, documentos importantes, dos cámaras digitales y material fotográfico fueron robados. Artículos de valor como scanners e impresoras fueron dejados allí.

El 7 de enero agresores armados persiguieron a Leonel Garcia Acuña, un sindicalista que trabaja en una pequeña ciudad en el este del país. Le dispararon a Leonel gritando entre ellos de "Maten a ese hijo de puta, no hay que dejarlo vivo". El consiguió de huir y llegar a un pueblo cercano donde buscó refugio. Una semana antes Leonel había participado a una reunión para intentar resolver una disputa laboral, en la que los patrones dijeron que consideraban al sindicato como "el peor tipo de enemigo".

Según Amnistía Internacional, "El número de ataques contra defensores de los derechos humanos puede estar vinculado a la falta de voluntad política de enfrenar el continuo problema de la falta de justicia y los grupos clandestinos en Guatemala

Tomado www.adital.org.br


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.