Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Construcción y destrucción de una obra revolucionaria: el Silo Central (1952-2015)
Por Lorena Necel y Miguel Coronado - Guatemala, 8 de febrero de 218

En 1952 fue construido el Silo Central en ciudad de Guatemala. Fue un proyecto de infraestructura para la soberanía alimentaria que al Estado dejó de importarle. Hoy existe allí una multinacional.

El silo Central se ubicaba en la Avenida del Ferrocarril 17-13 de la zona 12, hoy calzada Atanazio Tzul, ciudad de Guatemala; en su lugar, hoy se ubica el centro comercial Plaza Madero.

Los orígenes del silo se remontan al segundo gobierno revolucionario, presidido por Jacobo Arbenz Guzmán, quien implementó un extenso plan de trabajo cuyos objetivos principales eran la modernización económica y social de Guatemala.

Los principales componentes del plan de gobierno eran:

• La Ley de Reforma Agraria como uno de los objetivos centrales, la cual ha sido ampliamente estudiada por los especialistas de la época.

• Construcción de una hidroeléctrica estatal denominada Jurún Marinalá con el objetivo de brindar energía eléctrica a la población que carecía de la misma en los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez. En la parte sur de la Ciudad, buscaba fomentar la industria, encaminándola hacia el camino viejo de Petapa.

• Construcción de una carretera hacia el Atlántico cuyo coronamiento sería también el Puerto Santo Tomás. Con ello se estaba rompiendo con el monopolio de trasporte que se habría constituido a principios del siglo XX por los Ferrocarriles de Centroamérica y la United Fruit Company.

• Como una forma de hacer efectiva la ley agraria se fundó el Banco Agrario Nacional institución que se encargó de brindar créditos a los pequeños productores.

• El Instituto de Fomento de la Producción Agrícola –INFOP- fundado en 1948 se convirtió en un medio importante para llevar a la práctica mucha de la política agraria del gobierno de Árbenz.

Guatemala en la década de 1950

Arquitectónicamente hablando, esta década se abrió en Guatemala con la inauguración de la Ciudad Olímpica, en la cual se realizaron los VI juegos Centroamericanos y del Caribe (marzo de 1950). Con esta obra de infraestructura física se abrió la posibilidad de otras nuevas que se sumaron como la construcción:

• Ciudad Universitaria, actualmente ubicada en la zona 12, con el objetivo de albergar en un solo espacio a todas las facultades que se encontraban dispersas en la Capital.

• En 1956, la Municipalidad presentó el proyecto de construcción de la Avenida la América y del cantón 21, denominado Centro Cívico, donde destaca el edificio de la Municipalidad capitalina inaugurado en 1958 y un sinnúmero de obras arquitectónicas donde se convocó a reconocidos artistas para que plasmaran en sus paredes lo más exquisito de su arte.

El Silo Central

Según reportes periodísticos del Diario de Centro América, dentro de los planes del Instituto de Fomento de la Producción (INFOP) se tenía contemplada la construcción de cinco silos en todo el país. Los silos debían estar ubicados en las regiones donde la producción y almacenaje de granos así lo ameritaran, es decir sitios estratégicos: Quetzaltenango, Juatiapa, Izabal, Ciudad de Guatemala. Algunos de estos silos aún existen el que fue demolido es el de la capital.

El INFOP fue una institución autónoma creada en 1948 durante el gobierno del Dr. Juan José Arévalo. Se dividía administrativamente así: Departamento de Crédito Agropecuario, Departamento de Operaciones (del cual dependía el Departamento Agropecuario e Industrial); y, finalmente, el Departamento de Fomento de la Economía Indígena.

Tenía como función otorgar préstamos a campesinos y para la realización de sus operaciones bancarias abrió agencias en todo el país. Se buscaba la mecanización de la agricultura mediante su fomento. Dentro de sus atribuciones se encontraba la comercialización y almacenaje de los cereales que se producían. De esta manera, se buscaba asegurar la seguridad alimenticia de los guatemaltecos mediante la prevención de la escasez de granos y así mantener la estabilidad de los precios. Se buscaba también evitar el acaparamiento y la especulación.

Fue una de las prioridades del Estado de Guatemala la seguridad alimenticia, la producción de granos y la búsqueda de mercados para los productos. De esta manera se entiende la modernización que se buscaba en el agro guatemalteco. A los campesinos, el INFOP les vendía herramientas y si se necesitaba también maquinaria. Dentro de la capital esta institución llevó a cabo proyectos de vivienda popular; ejemplo de ello son las colonias Milles Rock y las Victorias, vendidas a precios accesibles a la población. Evidenciando la responsabilidad asumida por el Estado de fomentar el desarrollo de sus habitantes en todos los sentidos.

Volviendo al caso del silo Central, su construcción se inició en 1952; para su elaboración se contrató a la firma Suiza de ingenieros Licher Hermanos y su construcción duró un año, a un costo te Q.443,000.00. Los materiales que se utilizaron fueron acero y concreto. La obra constaba de 18 cilindros y 9 entresilos, con el objetivo de hacer más efectivo el almacenaje de los granos, además de cumplir con los estándares internacionales en la materia. Se ubicaba en los terrenos de la lotificación El Portillo, que formaba parte del proyecto más ambicioso denominado La Reformita.

La maquinaria que hacia funcionar el silo fue proporcionada por la firma Suiza Buhler a un costo de Q. 300,000.00 y el INFOP supervisó que cumpliera con los términos establecidos en los contratos.

El silo tenía una capacidad de almacenaje de 260,00 quintales de granos, según los cálculos realizados por los técnicos del INFOP. Su principal objetivo, como se indicó, fue el almacenaje de granos como: maíz, trigo, frijol, arroz; pero también pretendía la prevención de la escasez, estabilización de precios, y, colocación en el mercado de las cosechas de los productores (es decir fomentarlos). El trasporte de los productos se realizaba por medio del ferrocarril, el cual contaba con ramales de la línea férrea dentro de las instalaciones del silo Central.

Comercialización, privatización y cierre

El silo se mantuvo en funcionamiento bajo la administración del INFOP hasta 1970, cuando bajo el gobierno del militar de Carlos Arana Osorio se planteó el denominado Plan de Desarrollo del Estado (Rivas, 2004, Pág. 45). En esencia con este plan el Estado asumía su papel de generador de “desarrollo del país” bajo la tutela militar, en el marco de la Doctrina de Seguridad Nacional. Se crearon Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (BANDESA), el Instituto Nacional de Transformación Agraria (INTA) y el Instituto Nacional de Comercialización Agrícola (INDECA).

Con la creación de INDECA se buscaba la estabilización de los precios en el mercado y garantizar el abastecimiento y consumo de los mismos. Orgánicamente dependía del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación. Sus funciones distaban mucho de las atribuciones de acompañamiento y asesoría de los productores que tenía el INFOP: no facilitó créditos ni proveeduría de herramientas. INDECA sustituyó paulatinamente al INFOP y es allí donde el silo pasó a la administración de dicha institución.

Según la página electrónica de INDECA, en 1997 cambiaron totalmente las atribuciones de dicha institución (bajo el gobierno de Álvaro Arzú), mediante el Acuerdo Gubernativo 190-97. Con este acuerdo, el silo pasó a ser únicamente receptor de donaciones de alimentos que realiza la comunidad internacional por medio del Programa Mundial de Alimentos. Se abandonó definitivamente el fomento, acompañamiento y comercialización de granos básicos en el país. Este fue el momento donde el Estado dejó de intervenir en la seguridad alimentaria de Guatemala y la empresa privada pasó a ejercer esa función con graves costos sociales, los cuales hoy en día son evidentes.

El acuerdo dejó abiertas la puertas para la privatización de algunas de la propiedades de INDECA y es allí donde el silo Central pasa a ser vendido a la iniciativa privada, situación que desencadenó su demolición en el mes de febrero de 2015.

Según la Ley para la Protección del Patrimonio Cultural de la Nación, es patrimonio Cultural tangible “La arquitectura y sus elementos, incluida la Decoración”. Además, impone al Estado la obligación de proteger los bienes culturales, y es aplicable, según el artículo 7 numeral 1, a la “Ejecución de obras públicas o privadas para el desarrollo urbano o turístico”. También estipula que los bienes protegidos por la ley no podrán ser objeto de alteración a excepción de una intervención debidamente autorizada por la Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural y si fuera el caso también se necesitará autorización de la Municipalidad bajo cuya jurisdicción se encuentre (artículo 9).

A la luz de lo anteriormente expuesto, en el caso del Silo Central hasta el momento no se han obtenido datos de que el Instituto de Antropología e Historia se haya pronunciado al respecto. Tampoco se conoce que haya habido una intervención de especialistas en arqueología y se carece de un registro fotográfico oficial. Debe tomarse en cuenta que era una edificación pública que tenía 63 años de antigüedad y que poseía un alto significado histórico para los guatemaltecos, como una fiel evidencia de la época revolucionaria. En su lugar, en cambio, se construyó un centro comercial de la cadena internacional Walmart, denominado Plaza Madero, y con ello se trató de borrar la evidencia del legado de la Revolución de 1944, más específicamente del segundo gobierno.

Para tener acceso hacia las instalaciones del centro comercial se autorizó por parte de la Municipalidad capitalina retirar parte de la vía férrea y la construcción de una carretera hacia el mismo. Por si fuera poco, la destrucción en la que se había incurrido con la demolición del silo, pues, también se afectó conscientemente la línea férrea.

Bibliografía

Coronado, N. L. (2015). Política, vias de comuniación y desarrollo social de Guatemala. La carretera al Atlántico un proyecto revolucionario (1951-1954) I Parte. Revista de Egresados, 72-98.

Ley para la Protección del Patrimonio Cultural de la Nación Decreto No. 26-97 y sus reformas. (1997). Guatemala: Congreso de la República.

Mérida, M. (1994). Movimiento de Pobladores en la Ciudad de Guatemala (1944-1954). Guatemala: Centro de Estudios Urbanos y Regionales. Universidad de San Carlos de Guatemala.

Rivas, E. T. (2004). Compendio de la Historia de Guatemala 1944-2000. Guatemala: Asociación de Investigación y Estudios Sociales.

Fuentes Hemerográficas

Diario de Centro América 1950-1954

Fuente: www.ceppas.org.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.