Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Huelga de Dolores termina entre balas y amenazas
Por Jg-Ia/Cerigua - 2 de abríl de 2004

Con un saldo de más de 14 heridos con arma de fuego concluyó el Desfile Bufo de la Huelga de Todos los Dolores de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), luego de que estudiantes de Derecho y dirigentes de la AEU protagonizaran una trifulca, con piedras, bates y botellas.

Los disturbios iniciaron cuando encapuchados de la Facultad de Derecho de esa Universidad trataron de ingresar al jardín del Palacio de la Policía Nacional Civil (PNC), para destruir el busto de Germán Chupina, hecho que fue impedido por miembros del Comité de Orden de la Huelga, quienes dispararon en contra de los universitarios.

Para el ex miembro del Honorable Comité de Huelga, identificado como El Duende, es lamentable que la actual dirigencia haya comprometido la denuncia y el sentido crítico de esta actividad, ya que olvidándose de la historia guatemalteca defendió la efigie de Chupina, que es un icono de la represión, asesinato y tortura que sufrieron cientos de estudiantes universitarios.

Previo a llevarse a cabo el Desfile Bufo, miembros de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) y del Honorable, firmaron un pacto con Gobernación, en el que se comprometieron a custodiar los Monumentos Históricos del país.

“Estoy de acuerdo con que se haga conciencia en los que participan en la Huelga de no destruir edificios, como el Palacio Nacional de la Cultura; sin embargo, es inconcebible que se firme un pacto en el que se obligue a los estudiantes a olvidar y sobre todo, que se defienda el busto de quien fue un asesino de universitarios durante el conflicto armado interno”, manifestó el entrevistado.

A decir del ex huelguero, este pacto es una muestra de los compromisos que los actuales dirigentes de la AEU y del Honorable han adquirido con los gobiernos y que se han plegado a los intereses de quienes siempre han tenido bajo el yugo de la opresión a los y las guatemaltecas.

En la revuelta fue amenazado de muerte el periodista de Emisoras Unidas, Edwin Dávila, por los guardaespaldas de Byron Loesley, secretario general de la AEU, debido a que escuchó una conversación, en la que se ufanaba de haber golpeado con una botella a un estudiante de Derecho.


Además de este señalamiento, a Loesley se le sindicó como el principal protagonista de los hechos vandálicos, así como a los demás miembros de la AEU y del Honorable, pues según algunos testigos fueron ellos quienes empezaron a disparar en contra de los que presenciaban el paso del Desfile Bufo.

Otto Pérez Molina, Comisionado de Seguridad, informó a diferentes medios de comunicación que ordenó la captura inmediata de las personas que fueron identificadas como los responsables de estos hechos y pidió al Director de la PNC defender a los miembros del Honorable y a los dirigentes de la AEU, ya que, a su parecer ellos no participaron en los disturbios y lo único que hacían era cuidar un edificio histórico.

Tomado de CERIGUA - www.cerigua.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.