Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Mayas guatemaltecos crean procesador de textos en idioma Quiché
Por Sergio De Leon/AP - Guatemala, 4 de marzo de 2005

Los quichés, uno de los 22 grupos étnico-lingüisticos aborígenes de Guatemala, han dado un importante salto tecnológico al crear un procesador de textos diseñado en su propio idioma.

Al abrir esa versión prototipo del procesador OpenOffice.org que funciona bajo el sistema operativo Linux, el usuario se encuentra con un ambiente virtual en quiché.

Yakb'al chak, k'ak'chak y kematzij son los comandos que se ejecutan para iniciar un nuevo documento.

A continuación, el programa tiene todos los menús, instrucciones, textos de ayuda y los correctores gramatical y ortográfico en ese idioma, que es hablado por más de 1,2 millones de guatemaltecos en los departamentos de Quiché, Quetzaltenango, Totonicapán, Sololá, Huehuetenango, según el último censo oficial.

"Es parte de las herramientas que deben tomar los idiomas mayas... uno puede entrar a escribir en su idioma, tiene corrector ortográfico y otras facilidades", expresó a la AP el lingüista Modesto Baquiax Barreno, presidente de la Academia de Lenguas Mayas de Guatemala (ALMG), la entidad impulsora del programa.

El proyecto fue desarrollado por un grupo de expertos en el idioma que contaron con el apoyo de estudiantes de informática de la universidad estatal San Carlos de Guatemala, que hicieron el trabajo como un aporte gratuito, indicó.

La idea "nace a luz de la ley de idiomas nacionales que se aprobó el año pasado (2004) que nos puso el importante reto de la difusión de la escritura de los idiomas mayas y eso nos lleva a aprovechar la tecnología actual", explicó Baquiax.

El director de la ALMG Rigoberto Juárez manifestó que desarrollar el programa informático supuso importantes retos, pues "hay términos y mecanismos que se usan en los programas que hay que ampliarlos para incorporar términos que se adecúan en los idiomas mayas".

El prototipo se distribuyó entre un centenar de instituciones afines al trabajo de la Academia, expertos en la cultura y algunos hablantes de quiché, empresas editoriales, consultores, para que aporten sus comentarios para mejorarlo, detalló.

Según Baquiax, "este es un trabajo arduo y amplio... se hicieron más de 8.000 entradas de palabras para sistematizar todo y que cumpla con su propósito".

Baquiax indicó que el reto será "lograr el estatus de los idiomas (mayas), para que lleguen a un nivel (de igualdad)... en este país se dice que es difícil de escribir (quiché) y no se puede aprender porque no tiene una gramática estructurada o los sonidos son diferentes y extraños".

"Esos son argumentos discriminatorios porque se exige que los idiomas mayas cumplan el estatus de otro idioma y no se les da el que deberían tener", agregó.

Juárez opinó que "insertar este idioma maya en el estatus que tienen otros a nivel mundial en este tipo de sistemas, nos pone a su mismo nivel y como hablantes de quiché... queremos poner nuestro idioma al mismo perfil político que tienen los otros idiomas".

La academia pretende crear programas de computación con diferentes funciones y en la mayoría de los 22 idiomas que se hablan en Guatemala.

También aspiran a que los fabricantes y otros diseñadores informáticos al desarrollar sus productos tomen en cuenta características de estos idiomas mayas, para facilitar la ortografía y su escritura adaptando la configuración del teclado a sus necesidades específicas.

Al terminar de redactar el documento, se manipula el ch'o, o ratón en español, hasta el menú en donde está la opción k'olonik para almacenarlo y finalmente se ordena al computador que cierre el programa con la instrucción tz'ajanik.

Fuente: www..chron.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.