Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácteroficial
Comunicados

 

 

 

Aclaración sobre el estado del Juicio por Genocidio
Por Jacobo Mogollón - David Oliva - Rodrigo Véliz Estrada - Centro de Medios Independientes - Guatemala, 20 de abril de 2013

centro de medios independientes

Síntesis de las últimas resoluciones

Hasta el miércoles por la tarde todo indicaba que el juicio estaba próximo a su fin. La mayoría de los peritos y testigos de ambas partes habían ya pasado a declarar, mientras que buena parte de los restantes habían sido descartados por los abogados, tanto los de la defensa como los del Ministerio Público (MP) y las partes querellantes. Además de la proyección de algunos videos, tres son los testigos que faltan por declarar. Las especulaciones sobre el posible día de la sentencia, en esta situación, comenzaron a rondar por los pasillos del Palacio de la Justicia. La Sala de Vistas lucía de nuevo abarrotada y a la atenta expectativa.

Pero sería iluso pensar, ante la contundencia de las pruebas, que Ríos Montt iría a la cárcel sin mover un sólo dedo. La estrategia central de la defensa, como ya hemos enfatizado en otras ocasiones, intenta que sus movimientos primarios vayan encaminados a crear incidentes a lo interno del juicio, buscando restarle legitimidad al proceso, con tal de presionar desde otros espacios institucionales (Juzgados, Corte de Constitucionalidad, Salas de Amparo) para retardar su continuidad.

Ante la cercanía del fin, luego que la Jueza del Tribunal, Jazmín Barrios, pidiera la preparación de las conclusiones, la estrategia de la defensa de los militares acusados de genocidio tomó formas más radicales de expresión.

El jueves por la mañana, luego de la constatación de la presencia de las partes procesales por el Tribunal, la defensa afirmó que se negaba a continuar con el juicio, aduciendo a un supuesto vicio dentro del proceso al no haber aceptado desde el inicio algunas pruebas propuestas. La defensa de Ríos Montt pidió anular por completo el juicio, mientras que la de Rodríguez Sánchez, a cargo de Calderón, pidió esperar hasta la resolución de la Jueza Carol Patricia Flores, quien daría una resolución a las dos de la tarde sobre uno de los amparos presentados. Las palabras de Calderón fueron las siguientes:

Es necesario enfatizar, como puede escucharse con claridad al final del audio, que Calderón pronostica, de manera harto sospechosa, la resolución de la Jueza Flores.

La petición de la defensa fue rechazada. Enfatizó que las pruebas ya habían sido admitidas, incluso ya presentadas, por lo que sería ilegal retroceder o frenar el proceso. Las audiencias debían continuar. Tras su respuesta, el conjunto de abogados de la defensa se declaró en rebeldía pacífica, se levantó de su asiento y pasó a retirarse de la sala. Los familiares de los acusados y el puñado de gente que llega a apoyarlo, aplaudió en conjunto la medida.

La Jueza, indignada, pidió que regresaran a sus asientos. Ante la falta de respuesta a la seguridad del Organismo Judicial, pasó a reclamar, con una voz a punto de quebrarse, el cierre de las puertas para no permitir la fuga de los abogados. En ese momento, el resto de la sala, de manera estruendosa, aplaudió con más fuerza la solicitud. La respuesta fue tardía y débil, por lo que entre carreras y risas disonantes los abogados lograron fugarse. Se pidió a los acusados que localizaran a sus abogados, pero todo era inútil. El proceso no podía continuar. Se pasó a declarar un apercibimiento a los abogados, que de no cumplirlo serían sancionados ante el Tribunal de Honor del Colegio de Abogados por dejar indefenso a su cliente mientras corría un proceso jurídico.

A dos horas de iniciada la sesión, se pasó a suspender para el siguiente día. Un halo de incertidumbre entonces rodeó la sala. ¿Por qué el show mediático de la defensa? ¿Qué iría a resolver el Juzgado Primero A de Mayor Riesgo, a cargo de Patricia Flores? ¿Por qué Calderón había repetido su ignorancia sobre la resolución de la tarde tres veces? Recuentos sobre los últimos casos tomados por la Jueza comenzaron a brotar. Fue la encargada de afirmar que los soldados y el coronel acusados por la masacre de ocho manifestantes en la Cumbre de Alaska, no debían ser acusados de ejecución extra-judicial, sino de homicidio en estado alterado. Absolvió también a favor de las hermanas de la anterior Primera Dama, Sandra Torres, acusadas de corrupción. Pasó a absolver también a Alejando Giammatei por ser partícipe en las ejecuciones extra-judiciales en el caso Pavoncito, días antes de que cerraran las inscripciones. También había absuelto, por falta de pruebas de significancia, al antiguo Fiscal General, de León Argueta, acusado de corrupción y lavado de dinero. Además, se le critica por sus fallos en el caso Siekavizza, y por desligar a Otto Pérez Molina del caso Bámaca.

No era, podemos decir, una situación de certeza jurídica.

A las dos de la tarde, la sala asignada para la presentación de la resolución estaba abarrotada. Entrada la Jueza, pasó a dar lectura a varias resoluciones anteriores referentes al caso. Para los que nos acostumbramos a los finos argumentos del Juez Miguel Ángel Gálvez y la Jueza Jazmín Barrios, la forma de proceder de la Jueza Flores resultó sumamente titubeante y poco técnico. Lo que es necesario mencionar de la resolución es que la Jueza pasó a declarar que el proceso que se llevaba hasta ese momento debía regresar a noviembre del 2011, como lo había predicho Calderón durante la mañana. Esto pese a haber dado lectura a la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC), fechada para el tres de abril del presente año, en donde declara que sería ilegal retrotraer el proceso una vez este ha comenzado (página ocho, primer párrafo).

Ver Texto

Con eso, no sólo se debía comenzar de nuevo todo el proceso, sino que Efraín Ríos Montt quedaba en libertad, ya que hasta inicios del 2012 es que, esta misma Jueza Flores, lo había ligado a proceso. Luego de la resolución, el abogado de la Asociación para la Justicia y la Reconciliación, sumamente indignado, pasó a afirmar lo siguiente:

De parte de la defensa, resaltó la intervención del abogado Zamora, quien es recordado por haber defendido al narcotraficante apodado Cachetes, además de representar a otros polémicos personajes.

La Jueza declaró sin lugar las objeciones de las partes querellantes y el MP, sin siquiera argumentar, con el mínimo de minuciosidad que su impactante resolución ameritaba, y pasó a retirarse de la sala.
La cara de algunos de los líderes y liderezas ixiles lo decía todo. Una indignación y falta de esperanza se apoderaba de sus facciones. La resolución de la Jueza era una bofetada directa al derecho de recibir justicia, luego de años de ocurridos los hechos. Por la noche, un buen número de personas realizó un acto simbólico en la Corte de Constitucionalidad.

En medio de la desolación y las lágrimas, se comunicó que la Jueza Barrios y su Tribunal no acatarían la decisión por ser ilegal. El MP, por su cuenta, realizó un comunicado detallando las ilegalidades en las que había incurrido la Jueza Flores

El viernes por la mañana la Sala de Vistas estaba en su máximo. Cientos de personas se hicieron presentes, pese a que los grandes medios de comunicación (con la notable excepción de Guatevisión) sacaron titulares anunciando la anulación del juicio, mientras otras decenas no lograron ingresar a la Sala de Vistas. Ausentes estaban los abogados de los militares acusados, aunque éstos se presentaron a tiempo.

Y entonces el Tribunal ingresó a la sala y, luego de las respectivas formalidades, pasó a declarar de manera clara y concisa las razones por las que no podía acatar la resolución de la Jueza Flores:

El juicio continuaba, aunque se debía suspender hasta escuchar la resolución de la CC. El Tribunal recibió entonces una ensordecedora ovación de parte de los asistentes, quienes llenos de euforia realizaron una espontánea marcha hasta la Corte de Constitucionalidad, donde los abogados de las partes querellantes entregaban un pliego de peticiones a los magistrados de la CC.
Sobre la ilegalidades, el abogado Pérez, de AJR, se refirió:

Y acerca de la situación de los acusados, agregó:

Ante un enorme público presente en las afueras de la sede de la CC, el representante de CALDH, parte querellante en el proceso, manifestó:

De esta manera, quedamos a la espera de la resolución final de la CC, la cual deberá ser como máximo en los próximo diez días si no se desea que el juicio se repita. De rechazar lo imputado por Flores, el juicio por genocidio continuará en la etapa donde fue detenido. De no serlo, quedará claro que más que la justicia, es el tráfico de influencias lo que mueve a a muchas de las principales instituciones del país.

De esta manera, la consigna debe ser que la CC resuelva lo más pronto más posible para que el juicio pueda continuar sin dificultades.

Centro de Medios Independientes CMI


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.