Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un hogar debajo de un puente: la realidad de las viviendas informales en Guatemala
Por Michelle Mendoza - Guatemala, 20 de junio de 2018

Lo más importante Guatemala es el país con mayor población de la región y con el más alto déficit habitacional, con un total de 2.275.000 viviendas, según el estudio de INCAELa alcaldía de la Ciudad de Guatemala indica que por lo menos 172 de los más de 350 asentamientos que hay en el departamento de la capital se encuentran en zonas de riesgo y alto riesg (CNN Español) - Guatemala ocupa el primer lugar de la región centroamericana con mayor demanda de vivienda y, a la vez, con mayor déficit, según un estudio del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE). Obtener una vivienda propia en países como Guatemala es una meta difícil de lograr. Solo en el departamento de la capital hay más de 300 asentamientos informales según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres CONRED, y la gran parte de estas viviendas han sido construidas en zonas zonas consideradas de riesgo y alto riesgo.

Algunas de estas viviendas se encuentran en laderas de montañas, a orillas de un río de desechos sólidos, abajo de un puente, en las faldas de un volcán activo pero ¿Cuáles son los riesgos que corren estas familias al vivir en estos puntos? ¿Tiene las autoridades guatemaltecas los mecanismos para paliar con la necesidad de vivienda?

Viviendas informales precarias, las soluciones para muchos

Mario Gómez, de 68 años, trabaja por un salario que apenas le permite sobrevivir. Su sueño era construir un hogar en Ciudad de Guatemala, algo que logró aunque el precio es poner cada día en riesgo su vida.

Vive a más de 100 metros abajo del puente "El Incienso", donde convergen cuatro zonas de la capital, muy cerca del centro de la ciudad.

"Me vine para la ciudad hace como 20 años porque enviudé. Migré con Saúl, mi único hijo desde San Marcos y me dispuse construir una casa con lo que encontrara, coloqué una lámina como techo, vigas de madera para las paredes, una rejilla para la puerta y algunos trozos de concreto para separar mi terreno del río de agua residual que pasa enfrente".

Graves problemas de disponibilidad y calidad de vivienda son comunes en países en desarrollo. Guatemala ha sido incluso víctima de tragedias a causa de los asentamientos humanos irregulares. Un ejemplo de ello se dio en el 2015, cuando un alud sepultó una comunidad entera en El Cambray, Santa Catarina Pinula, a muy pocos pasos de la capital. Los sobrevivientes lograron comenzar de nuevo dos años después de la tragedia.

Los expertos señalan que la ausencia de una política de vivienda en Guatemala ha provocado en los últimos años un incremento en la población asentada en espacios irregulares y frecuentemente de alto riesgo. Además según analistas en Guatemala no existe una entidad gubernamental que pueda lidiar con la alta demanda de vivienda.

Guatemala es el país con mayor población de la región y con el más alto déficit habitacional, con un total de 2.275.000 viviendas, según el estudio de INCAE.

¿Qué pasa en la temporada de lluvias?

En Guatemala la época lluviosa tiene una duración de más de medio año, según la CONRED, son más de 10.000 puntos de riesgos los que se han identificado, gran parte de ellos se encuentra en la zona central, sur y Occidente del país.

A la vecina de Mario, en las noches de lluvia, se le cola el agua por la puerta. La mujer construyó su casa debajo de una inmensa tubería por donde descienden las aguas residuales del anillo periférico.

"Eran como las dos de la madrugada, cuando entre sus oraciones a gritos y el ladrido de sus perros, se escuchaba la escoba de doña Julia combatiendo el avance del agua de lluvia hacia el interior de su casa. Entiendo su desesperación, hace como 3 años su casa se le vino abajo en medio de la lluvia".

Este sexagenario sabe que para la época de lluvia tiene que reforzar sus paredes, abrir una zanja frente a la casa para que no se detenga toda la basura que cae desde la tubería que comparte doña Julia. Este año le alcanzó el dinero para comprar botes de plástico que se llenan de lluvia, ya no tiene que filtrar la que llega hasta su casa. Ahora puede hervirla y listo!

"Yo ya me habitué a esta época, sé que cuando llega mayo, comienza a llover con fuerza en Guatemala, y porque nos toca tomar hasta "hierbitas", para calmar los nervios pero hay mucha gente nueva que no está acostumbrada y salen corriendo a la primera llovizna".

Construcciones improvisadas y la falta de ordenamiento del territorio por parte de los Alcaldes, son algunas de las razones por las que según la CONRED, han ocurrido ya, varias tragedias en asentamientos o colonias de Guatemala. La clave según analistas, es crear una institución gubernamental destinada a la organización en tema de vivienda. La Alcaldía de la capital guatemalteca indica que existen espacios dentro la ciudad en donde se podría implementar un proyecto de vivienda social.

"No hay una política nacional que genere una gestión de uso de suelo para mitigar los riesgos pero tampoco un política pública de vivienda, que permita que tengamos vivienda", dice el analista Quique Godoy. "No en el kilómetro camino a ningún lado, que la gente no quiere irse ahí, sino que necesitamos vivienda cercana a donde están los empleos, eso obliga a que sea vivienda vertical pero que al mismo tiempo sea vivienda digna con los servicios mínimos para tener una vida digna".

Un riesgo que solo crece

La alcaldía de la Ciudad de Guatemala indica que por lo menos 172 de los más de 350 asentamientos que hay en el departamento de la capital se encuentran en zonas de riesgo y alto riesgo. La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres CONRED, dice que son al menos 10, 051 los puntos vulnerables en toda la República y en la mayoría existen asentamientos irregulares.

Pero las familias dicen que la necesidad es grande y las opciones escasas.

Para Mario este no es un asentamiento, es su "aldea", él y su hijo comenzaron una nueva vida en este lugar. No en balde a trabajado por años limpiando las veredas, banquetas o jardines que hay en la capital. Ahora su "patojo" como le dice, ya tiene su propia familia y lo mejor es cuando hay días festivos porque hay tiempo de descansar y disfrutar a los nietos.

"A un lado de mi aldea se nota que este pedazo de montaña ya no es como antes; solo éramos como 10 casitas, ahora habemos más de 200 familias".

Expertos y algunas autoridades coinciden en que se necesita implementar una política de vivienda que atienda el alto déficit que actualmente existe, de lo contrario casos como el de Mario seguirán siendo una realidad y estos asentamientos irregulares y en situación de riesgo, seguirán siendo la única opción para miles de familias en Guatemala.

"No me importa si mi hogar no es bonito ni seguro, lo hice con esfuerzo para mi hijo, cerca de donde trabajo y me gano mis centavos, tampoco me pesan los casi 800 escalones que me separan del suelo, allá arriba. Este es mi lugar, esta es mi casa".

Fuente: cnnespanol.cnn.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.