Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 20113

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala y Haití entre los países con un nivel grave de hambre
Por la Redacción de ElPeriodico - Guatemala, 10 de noviembre de 2017

Según el estudio, Latinoamérica posee niveles “bajos” de hambre, pero en el caso de estos dos países el nivel es “grave”.

Aunque el mundo ha avanzado en la reducción del hambre desde el año 2000, aún queda trabajo por hacer. Así lo señala el informe de 2017 del Índice Global del Hambre (GHI, por sus siglas en inglés), donde detalla que persiste un nivel “grave” de ese fenómeno en 51 países y “extremadamente alarmante” en República Centroafricana, África.

Guatemala y Haití están entre los 44 países que se encuentran en la escala “grave” de hambre, conforme el estudio, ya que para 2017 el puntaje del GHI fue de 20.7 y 34.2, respectivamente.

En 2008, el país obtuvo un puntaje de 22.2; mientras que en 2000 fue de 27.4; lo que lo mantuvo en la categoría de “grave”.

Los puntajes del GHI se miden desde tres dimensiones del hambre: consumo calórico bajo, desnutrición y mortalidad infantil. Esto a partir de indicadores que provienen de entidades como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial (BM), el Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas para la Estimación de la Mortalidad Infantil (IGME) y el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI).

El GHI de 2017 fue calculado para 119 países, y sus resultados reflejan los datos registrados entre 2012 y 2016.

Problema global

Las regiones que más luchan contra el hambre son Asia del Sur y África al sur del Sahara, cuyo puntaje ubica a esas regiones como “graves”, con 30.9 y 29.4, respectivamente. Mientras que Asia del Este y del Sudeste, Cercano Oriente y África del Norte, Latinoamérica y el Caribe y Europa Oriental, oscilan entre hambre baja y moderada, con puntajes entre 7.8 y 12.8.

“Estos promedios silencian algunos resultados preocupantes de cada región, incluyendo los de hambre grave en Tayikistán, Guatemala, Haití e Irak, y alarmante en el caso de Yemen”, indica el documento.

Según estadísticas sobre desnutrición infantil, Totonicapán presenta el índice más alto con un 70 por ciento.

Se señala que en Guatemala el promedio de la tasa de retraso del crecimiento (desnutrición crónica) es del 46.5 por ciento y es considerada como “muy alta”; pero en algunos departamentos, los niveles de desnutrición son superiores. Por ejemplo, Totonicapán registra un 70 por ciento, Quiché un 69 por ciento y Huehuetenango un 68 por ciento, mientras que en el departamento de Guatemala es de 25.3 por ciento.

Justifica resultados

Rafael Salinas, subsecretario técnico de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), consideró que los resultados para Guatemala en ese estudio se deben a causas estructurales que afectan la seguridad alimentaria, como la tenencia de tierra, el cambio climático –que ha impactado a más de 300 mil familias desde 2014– y al incremento de la pobreza.

Según Salinas, debido a que el Artículo 23 de la Ley del Presupuesto exigía que se realizara un censo para este año, se afectó la implementación de programas de los ministerios de Agricultura, Ganadería y Alimentación, y de Desarrollo Social.

Adonay Cajas, asesor de la Alianza por la Nutrición, Mejoremos Guate, considera que este indicador demuestra que no hay que escatimar esfuerzos para implementar políticas públicas enfocadas a la prevención de la desnutrición, pero advirtió que se deben promover instituciones más sólidas y más fuertes.

Resultados no sorprenden

Para Carmen Salguero, de Mejoremos Guate, este indicador no sorprende, pero preocupa, porque “seguimos en niveles graves a pesar de que se ha invertido y se siguen invirtiendo fondos mediante las distintas entidades del Ejecutivo, pero no están impactando, no se están mejorando los indicadores”.

Agregó que a esto se suma la baja ejecución presupuestaria que se tiene desde 2014, e implica que ya son cuatro años de estancamiento del Gobierno.


Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.