Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Golpe mortal: Contabilizan 162 muertes de mujeres en menos de 4 meses
Por Equipo de investigación de El Periódico . - Guatemala, 5 de mayo de 2008

Las víctimas oscilan entre los 20 y 26 años. La mayor parte laboraban en maquilas. Pocas eran estudiantes o profesionales.

Mientras que la ley contra el femicidio espera ser sancionada para su aprobación por el presidente Álvaro Colom, las muertes de mujeres siguen en aumento. Cerca de 162 asesinadas se registran en lo que va del año. La Red de Mujeres espera que exista voluntad para prevenir y esclarecer las muertes, las cuales suman 3 mil 766 en los últimos 8 años, número superior a las muertes de Ciudad Juárez, México, cuya tragedia de femicidios dio la vuelta al mundo.

La vida para las jóvenes guatemaltecas empezó ha cambiar a partir de 2000. Basta con abrir el libro de registros de la morgue de la zona 3, para encontrar en la página número uno de ese año el caso de la primera víctima.

A las 0:15 horas ingresó a la sala de autopsias una mujer de 16 años. Los forenses no lograron identificarla por no portar documentos. Lo que sí determinaron fue que su muerte había sido provocada por golpes en el rostro, más de 5 puñaladas en distintas partes de su cuerpo y luego fue violada. Su cadáver con ropa rasgada fue encontrado por los Bomberos Voluntarios en un barranco de la zona 18.

Según la Fundación Sobrevivientes, de enero a la fecha se registran 162 asesinatos. Marzo ha sido el mes más violento, con 46 muertes; y con menor hechos registrados le sigue abril.

Las armas de fuego continúan a la cabeza con 117 decesos; le sigue el arma blanca; y posteriormente se registran estrangulamientos. En todo este recuento, la ciudad capital es la más vulnerable, los cadáveres son encontrados por los socorristas en áreas marginales de las zonas 18 y 21, así como los municipios de Villa Nueva, Santa Elena Barillas, Villa Canales, San Miguel Petapa y, en pocas ocasiones, en el municipio de Palencia.

El asesinato de mujeres ha comenzado a acaparar la atención del mundo, al extremo que el Senado de Estados Unidos aprobó por unanimidad la Resolución 178, la cual exige a las autoridades guatemaltecas que investiguen las muertes de más de 3 mil mujeres y niñas en Guatemala.

Los victimarios escogen el día

De las 162 mujeres asesinadas, el domingo es el día preferido, y la hora oscila entre las 17:00 y 19:00 horas, y una buena parte por la madrugada, entre la 1:00 y 4:00 de la mañana. Otros días son el martes y miércoles, los hechos se evidencian por la madrugada.

Las víctimas oscilan entre los 20 y 26 años. La mayor parte de ellas laboraban antes de su muerte en maquilas. Pocas son las que eran estudiantes o profesionales.

En más de la mitad de los casos, sus victimarios, después de torturarlas, cometen abuso sexual.

Posteriormente suelen arrojarlas, algunas aún vivas, en barrancos y en áreas despobladas. Las víctimas suelen ser delgadas, morenas y de cabello largo, y más de la mitad son de condición humilde.

La Fundación Sobrevivientes contabiliza a 2005 como el año más violento, con 665 muertes, mientras que el Ministerio de Gobernación registra 518.

Los cuerpos de socorro coinciden que cada mes atienden llamadas de emergencia en la que comprueban que se reportan asesinadas entre 35 a 40 mujeres.

Sin embargo, los detalles de los asesinatos de mujeres en los registros del Ministerio Público y de la Policía Nacional Civil son escasos.

Estos archivos no especifican su profesión, origen étnico o discapacidades, según lo resalta el libro

Por ser mujer, presentado el año pasado por el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales.

Y mientras esto pasa, la Secretaría General de la Presidencia espera esta semana para trasladar la ley contra el femicidio y otras formas de violencia contra la mujer, para que el presidente Álvaro Colom la sancione y, en su efecto, sea publicada en el diario oficial.

Ley genera expectativa en diversos sectores civiles

A 13 días que los diputados del Congreso de la República aprobaran la ley contra el femicidio y otras formas de violencia contra la mujer, en el Barrio San Cayetano, Estanzuela, Zacapa, se reportaba el deceso de Silvia María Morales, de 16 años; Nancy Carolina Hichos y María Alejandra Girón, ambas de 17.

En la escena del crimen, investigadores de la División de Investigación Criminal (Dinc) ubicaron 7 cascabillos calibre 9 milímetros. El hecho se consumó a las 4:00 de la madrugada.

Según reportes de la Policía Nacional Civil de aquel departamento, considera que el móvil del crimen se debió por venganza. Las autoridades presumen que las tres mujeres habían sostenido relaciones sentimentales con hombres que les despojaron de sus pertenencias. Sin embargo, las autoridades manejan esta pista como una posible hipótesis, pero nada está comprobado.

El sector de mujeres, conformado por una decena de organizaciones, fue una de la principales impulsoras de esta ley, la cual contiene 26 artículos.

Entre estos artículos vale la pena resaltar los capítulos concernientes a las medidas de carácter preventivo, delitos y penas, reparaciones (resarcimientos) y obligaciones del Estado. Esta misma norma contempla apoyo legal para las víctimas. Las mujeres podrán denunciar las primeras manifestaciones de violencia. Con ello se persigue, según destaca la ley, resguardar la seguridad de este sector.

Entorno a este tema, Hilda Morales, de la Red de Mujeres, considera que debería existir una especie de rendición de cuentas. “El Estado ha recibido apoyos para fortalecer la justicia, sin embargo, las respuestas no han sido satisfactorias”, explicó la abogada.

Morales considera que los operadores de justicia deben cumplir con su papel de prevenir y sancionar la violencia en contra de las mujeres, realizando una adecuada investigación.

Entre tanto, Norma Cruz, de la Fundación Sobrevivientes, espera que al entrar en vigencia dicha ley los operadores de justicia tengan voluntad para apegarse a lo que dicte, porque de lo contrario será una más, “si hay algo que tenemos son leyes”, afirma.

“Somos una sociedad que justifica la violencia”, externó Cruz.

Claudia Paz, del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala, coincide con Cruz al afirmar que el Ministerio Público (MP) deberá enfrentar desafíos, principalmente para que haga efectiva la ley, las investigaciones deberán ser más profundas de manera que tipifique al victimario.

Paz señaló que muchas muertes podrían evitarse si la PNC y el MP cumplieran rigurosamente su papel de ofrecer medidas preventivas.

elPeriódico, en varias ocasiones llamó a la presidenta de la Comisión de la Mujer del Congreso de la República, Delia Emilda Back, para conocer su versión, pero la comunicación telefónica fue respondida por uno de sus asistentes, quien expresó que no podía responder porque estaría ocupada en los siguientes días.

Sobre el tema, la congresista Rosa María de Frade, integrante de dicha comisión, explicó que lo más importante es que se trata de una ley integral que contempla la parte prevención, por un lado, y no se circunscribe únicamente al tema de la tipificación de la muerte violenta de las mujeres como feminicidio, sino también tipifica la violencia psicológica, sexual y la económica.

Acusaciones concretas

Tres casos por asesinato de mujeres se ventilan en este momento en la torre de tribunales. En lo que va del año solo se ha dictado sentencia a un caso: el de Jaime Pineda Del Cid, acusado de parricidio por asesinar a su esposa, hija y herir a tres personas más.

Uno de los estudios más recientes de femicidio ha sido impulsado por el Instituto de Estudios
Comparados en Ciencias Penales de Guatemala. Según Claudia Paz, de esta institución, los números no han variado. Dicho informe recaba información de 2005.

Su análisis se basa en estudiar 215 casos que fueron víctimas de delitos sexuales. De este número, 168 conocían a su victimario antes de sufrir el ataque, es decir, el 78 por ciento. De este porcentaje, 58.3 por ciento fueron agredidos por sus convivientes o, en otros casos, novios e incluso sus padres, padrastros, hermanos o tíos cercanos.

La directora del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), Miriam de Monroy, explicó que el 90 por ciento de las mujeres que recibe la morgue han sido asesinadas con arma de fuego. De esta cuenta, a 18 cadáveres de mujeres se les ha tomado muestras de espermatozoides, las cuales han sido trasladadas a la Fiscalía de Delitos contra la Mujer, con la finalidad de determinar a quién corresponden.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.