Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Investigación: Gastos militares
Por Equipo de investigación del Periódico - Guatemala, 15 de noviembre de 2004

Piloto militar recibió Q16 millones por vender uniformes y chumpas al ejército

A pesar de la millonaria inversión en uniformes, chumpas y botas, en las bases militares revelan que los soldados prestan su servicio con un uniforme al año. El aviador Pierre Eugenio Dedet es hermano del piloto de Alfonso Portillo, que fue citado a declarar en el caso Panamá.

¿Cómo se hizo el negocio?

  • Según los archivos confidenciales, en mayo de 2002, adquirieron 22 mil 217 Fiel Jacket M66 a un monto de Q14 millones. Esta compra fue a través de una base de entendimiento entre Sergio Hugo Cárdenas, jefe de Finanzas del MDN y Pierre Eugenio Dedet Casprowitz. La Contraloría no encontró documento de respaldo, y la auditoría practicada no establece el nombre de la empresa.
  • Luego, en 2003, según bases de entendimiento entre Pierre Dedet Casprowitz y Luis Alberto Gómez Guillermo, jefe de Finanzas del MDN quien es investigado por el MP por malversación de fondos en esa cartera, compraron 20 mil uniformes camuflados a un costo de Q2 millones 886 mil. La Contraloría no encontró hojas de firmas ni de recepción de almacén.

Q15 millones en chumpas

  • Según base de entendimiento entre Víctor Hugo Vélez Zimeri, del almacén Supervenado, y Enrique Ríos Sosa, en 2001 se compraron 21 mil suéteres en acrílico y gabardina por Q1 millón 270 mil. Según el Registro Mercantil, la empresa se ubica en la Avenida Bolívar 21- 53, zona 1, y se dedica a la compra y venta de mercadería en general. Pero en esa dirección está el almacén El Águila. En 2002 compraron 22 mil 217 Fiel Jacket M66 por US$1 millón 757 mil (Q14 millones) a Eugenio Dedet.

Q1 millón 896 mil en botas

  • Según contrato DFE-008-2000 suscrito entre Carlos Eddie Radford Bonilla, representante del MDN, y Rafael Antonio Cuestas Rolz, con aprobación del ministro Méndez Estrada, el Ejército compró 3 mil pares de botas de combate en US$237 mil (Q1 millón 896 mil). Según el informe de Contraloría no encontraron documentos de respaldo y firmas legalizadas. Pero si hay actas de recepción y formulario aduanero del producto importado.

Cuando se habla de compras secretas del Ejército por motivos de seguridad nacional, se pensaría en misiles, tanques y ametralladoras. Sin embargo, la documentación que por orden de juez secuestró el Ministerio Público (MP) al Ministerio de la Defensa Nacional (MDN), revela que las altas autoridades castrenses durante el gobierno de Alfonso Portillo, adquirieron bajo este rubro, carros, tela camuflada, uniformes, llantas, suéteres, carrocerías para camiones, mosquiteros y hasta máquinas para hacer tortillas, entre otros.

Los archivos confiscados son de los períodos fiscales 2001, 2002 y 2003. La información da a conocer contratos aprobados para compras “secretas” que ascienden a Q61 millones, y sólo encontraron Q15 millones en facturas con fotocopias simples que no constituyen evidencia probatoria. Varios de los contratos no cuentan con legalización de firmas ni documentos de recepción e ingresos a inventarios.

Según el general Otto Pérez Molina, el dinero asignado al Ejército no llegó a beneficiar a la institución, “por el contrario, le trajo un gran desgaste por señalamientos. Los oficiales y soldados siguieron en las mismas instalaciones, con la misma alimentación, la misma ropa militar, no hubo nuevo armamento ni vehículos, lo que sí hubo fue robo”.

Hermano de militar beneficiado con Q16 millones

Oficiales de diferentes bases militares manifestaron en voz baja que los presos comen mejor que la tropa, que a cada soldado se le da un uniforme y un par de botas al año. Sin embargo, los archivos secretos del Ejército indican lo contrario: bonanza en el vestir. Sólo de 2002 a 2003, el Ejército gastó más de Q26 millones en 43 mil suéteres militares, 20 mil uniformes camuflados y tela camuflada para los 15 mil efectivos, incluyendo oficiales que quedaron luego de la reducción.

De estos Q26 millones, más de Q16 fueron para Pierre Eugenio Dedet Casprowitz, que según bases de entendimiento encontradas en los archivos del Ejército, vendió 20 mil uniformes camuflados y 22 mil 217 Fiel Jacket M66, chumpas brasileñas de alta calidad, con bolsas internas y chalecos diseñados para soport a r climas severos. Un oficial confirma que “desde hace más de diez años, el Ejército no compra estas chumpas en el extranjero”.

Pierre Eugenio Dedet es piloto aviador de baja en el Ejército, se retiró hace diez años de la institución armada, y su familia ha permanecido cercana a las altas esferas del poder.

Su hermano, el coronel Roy Estuardo Dedet Casprowitz, fungió como S-4 (encargado de compras) del Estado Mayor Presidencial (EMP) durante el gobierno de Álvaro Arzú. Saltó a la palestra pública cuando fue citado a declarar por el caso del asesinato de monseñor Juan Gerardi, por ser parte del EMP. En 2003 volvió a visitar los tribunales al ser vinculado con el caso Panamá por ser el piloto del avión Presidencial de Alfonso Portillo. Actualmente ocupa el mismo cargo con Óscar Berger, según confirmó la Secretaria de Comunicación Social de la Presidencia.

Además, otro de sus hermanos Camilo Dedet, quien es su socio empresarial, se encuentra en el círculo político de la Gran Alianza Nacional (Gana). Participó como candidato a diputado por el distrito central en las pasadas elecciones, pero no fue electo. Mantiene cercanía con el Partido Solidaridad Nacional (PSN) y su nombre fue mencionado para ocupar la dirección del Inguat.

Las tropas se quejan

La diputada Nineth Montenegro de la Comisión de la Defensa del Congreso, quien visitó varias bases militares, indica que una de las demandas de la tropa es que recibía un uniforme y un par de botas al año.

La parlamentaria asegura que la industria militar es un mercado cautivo y compra chumpas, uniformes y botas a precios sobrevalorados. Además, no existen cotizaciones ni licitaciones, esto provoca que no se conozcan otros oferentes que ayuden a abaratar los precios, asegura Montenegro.

Por su parte, el general retirado José Luis Quilo Ayuso indica que durante la administración de Portillo se denunció la falta de uniformes para los soldados en todas las bases militares. Explica que es obligación para los oficiales comprar sus vestuarios y botas.

Según Ayuso, existen controles administrativos de lo que se recibe. “Tiene que haber una firma de oficiales encargados de tropa y tienen que estar los conocimientos en los almacenes”. Sin embargo, no existe reporte del ingreso de los uniformes adquiridos, según la investigación del MP.

Sede de empresas de Dedet, casas particulares

Pierre Eugenio Dedet, al salir de la institución armada fue piloto comercial de Aviateca, pero hoy aparece en archivos del Ejército como proveedor.

Los archivos confiscados por el MP revelan que el Ejército realizó dos bases de entendimiento con Dedet por Q16 millones, consistentes en la venta de ropa militar, pero no mencionan el nombre de ninguna empresa. Sin embargo, en el Registro Mercantil hay varias fundadas por Dedet, ninguna se dedica a la rama textil.

En el año 2001, cuando Portillo ocupó el poder, Dedet formó en sociedad cuatro compañías, que se ubican en casas particulares donde aseguran no conocerlo ni saber de sus empresas, y según el Registro Mercantil, no se ha realizado solicitud de cambio de direcciones.

Distribuidora Arcapi, S.A. se dedica al almacenaje y distribución de toda clase de productos congelados, se ubica en la zona 13, Aurora I; Alpha, S.A. cuyo objeto es la renta, compra y venta de vehículos y neumáticos, representación y exportación de toda clase de negocios lícitos, registra la misma dirección. Mientras que Agro Comercial Sumpango, S.A. exporta toda clase de productos agropecuarios en zona 10, y Bellcas Exportando, S.A. se dedica a la importación y exportación de químicos y renta de maquinaria agrícola, y se ubica en zona 1. elPeriódico verificó que aquí funciona el bufete jurídico Fuentes Pierri.

En 2002, Dedet se convirtió en administrador de Agua Salada, S.A. constituida ese mismo año. Ésta se dedica a administrar empresas, comercios o negocios de cualquier índole y también reporta la misma dirección del bufete Fuentes Pierri, donde el abogado Roberto Pierri, indicó que llevaba asuntos legales a Dedet.

Todos los comprobantes

Por su parte, Eugenio Dedet confirma que realizó la negociación con el Ministerio de la Defensa, pero aclara que cuenta con la papelería de respaldo de importación y certificación de entrega del equipo que le extendió el Servicio de Intendencia del Ejército.

Hace ver que ninguna autoridad competente le ha solicitado información, la cual pone a disposición en cualquier momento.

El negocio se realizó a través de la empresa Alpha, S.A. que representa en Guatemala a la empresa brasileña Peeky, que por años se ha dedicado a la venta de equipo militar no bélico y que también provee al Ejercito de Estados Unidos. Asegura que la junta calificadora escogió su producto por su alta calidad.

Millones en tela camuflada y uniformes

En 2001 realizaron tres compras de tela camuflada a la empresa Grupo Internacional de Mercadeo Latino, S.A. por un monto de Q2 millones 27 mil. Sólo se adjudica fotocopia de facturas. Aunque el informe de Contraloría no detalla quiénes realizaron el contrato. El Registro Mercantil consta que el representante legal de la empresa es Ori Zoller, proveedor desde la década pasada de armas y municiones para el Ejército y el Ministerio de Gobernación.

Durante 2001 y 2002 se realizaron 14 compras de dotación de tela camuflada, sin especificar la cantidad, a la empresa Textiles de Amatitlán, S.A. por un monto de Q3 millones 961 mil. Sólo en octubre se realizaron cuatro compras por más de Q100 mil cada una. La Contraloría no encontró el contrato, solamente copias de facturas. La empresa se ubica en Parques del Lago, kilómetro 30.5, carretera al Pacífico, y se dedica a todo tipo de actividad de la industria del textil.

Según contrato DEF-014-2003, aprobado por el ministro Morán Muñoz, se compraron 96 mil 300 yardas de tela camuflada a la empresa Rayones del Salvador, S.A. por US$268 mil (Q2 millones 149 mil). La Contraloría no encontró evidencia de pago ni facturas.

Los responsables

Entre los militares que autorizaron contratos y bases de entendimiento durante el gobierno eferregista figuran:

Juan de Dios Estrada Velásquez

Primer Ministro de la Defensa designado por Alfonso Portillo. Su nombramiento causó polémica en el Ejército porque era coronel y había 18 generales de alta en las fuerzas armadas. Seis meses después de ocupar el cargo fue ascendido a general.

Durante su gestión, elPeriódico descubrió que pretendía canjear jeeps,camiones, helicópteros y armas de fabricación rusa con el Gobierno de Rusia, a cambio el Ejército de Guatemala entregaría supuesta chatarra consistente en ametralladoras Oerlikon con un costo de Q54 millones, pese a que existe una prohibición internacional de negociar este tipo de armas.

También se ligó a Estrada en una red de negocios con compañías aduaneras y sociedades anónimas en el extranjero. Entre sus bienes figuran tres viviendas valoradas en Q1.6 millones.

Eduardo Arévalo Lacs

Con la llegada de Alfonso Portillo a la Presidencia, la carrera de Arévalo cambió. En menos de dos años fue promovido de coronel a general y luego fue ascendido a general de División. Fue designado en las dos carteras más importantes del Ejecutivo, Defensa y Gobernación. También ocupó la jefatura del Estado Mayor de la Defensa Nacional.

Es investigado por el Ministerio Público por no justificar más de Q120 millones utilizados a través de transferencias para la cartera de Defensa, para comprar municiones con partidas secretas.

Álvaro Lionel Méndez Estrada

Fungió como Ministro de la Defensa Nacional de diciembre de 2001 a agosto 2002.

Desde los inicios de su gestión fue cuestionado por carecer de medios probatorios para justificar las transferencias hechas al Ejército en los primeros dos años de gobierno eferregista. Al igual que los demás ministros de la Defensa del período de Portillo, es investigado por malversación de más de Q250 millones a las filas castrenses.

Robin Macloni Morán Muñoz

Fue uno de los hombres de confianza de Francisco Ortega Menaldo. De agosto 2002 a enero 2004, dirigió el Ministerio de la Defensa.

En 2003, el MND vendió un lote de repuestos para avión sin que se convocara a subasta pública, el Estado perdió por lo menos Q88.7 millones.

El Congreso lo citó para que explicara el gasto de Q8 millones repartidos en 20 militares. En mayo de 2004, autoridades judiciales dictaron arraigo en su contra por trasferencias irregulares para la institución armada.

Enrique Ríos Sosa

Su carrera militar subió como la espuma gracias a las influencias de su padre, el general Efraín Ríos Montt. Luego de estar en las bases de Quiché y Petén fue nombrado Jefe de Finanzas y del Estado Mayor de la Defensa.

Sus seis meses a cargo de las finanzas de la institución armada (enero-junio 2001), bastaron para ser investigado por el MP, por autorizar compras sin respaldo contable por más de Q100 millones, amparado en el secreto militar.

También es investigado por formar parte de la Junta Directiva del Instituto de Previsión Militar (IPM), en la defraudación de Q176 millones invertidos en Pension Fund of America (PFA).

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.