Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Localizan archivos de la PNC que datan desde 1935
Por Abner Guoz - Guatemala, 16 de julio de 2005

Los documentos, que se remontan a la administración de Jorge Ubico, fueron localizados en instalaciones de la zona 6.

En boca de ellos

“Nunca supe que existiera un archivo tan completo, tiene una gran importancia histórica y debería pasar a manos de la Hemeroteca”.

Danilo Parinello,
Ex ministro de Gobernación.

“La información debe ser resguardada a disposición del PDH”.
Iduvina Hernández,
Seguridad en Democracia.

“ Debe investigarse para dar con información de desaparecidos o descartarla de una vez”.
Otto Zeissig,
Analista Independiente.

“No sabía de ese archivo. Me parece extraño que siendo tan grande haya pasado inadvertido para la mayoría”.
Otto Pérez Molina,
Ex comisionado de Seguridad.

Una historia que pocos han escuchado podría estar a punto de salir a luz pública. La oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH) investiga los documentos archivados en al menos diez habitaciones localizadas en instalaciones de la zona 6 y que sirven de sede para la Subdirección de Apoyo y el almacén de explosivos de la Policía Nacional Civil (PNC).

Delegados de la PDH encontraron información que data desde 1935 a 2002 y que relatarían lo acontecido en la antigua Policía Nacional (PN) durante ese período histórico del país.

Al momento no se sabe con precisión lo que contiene cada legajo, pero según Sergio Morales, procurador de los Derechos Humanos, hay informes sobre partes policíacos y conocimientos, aunque no descarta que también se trate de datos sobre personas que desaparecieron durante el enfrentamiento armado interno.

“Es información más valiosa que la encontrada en el Estado Mayor Presidencial”(EMP), subraya el Magistrado de Conciencia, al recordar que también encontraron placas de circulación de vehículos que fueron utilizadas en períodos anteriores y el actual.

Una buena parte de los legajos se encuentra en buenas condiciones y otra se deteriora por la acción del tiempo y la humedad, por lo que Morales cree necesario que se protejan los documentos hallados.

La PDH tuvo acceso a éstos por medio de una orden de juez, pues en la víspera del hallazgo realizaba una diligencia para propiciar que la PNC trasladara explosivos que se encontraban en ese lugar a uno donde no afectara a la población.

Morales dice que recopilan la información en el lugar para luego digitalizarla, pues buscan evitar que ésta se pierda. El mandato de la institución contempla aclarar desapariciones forzadas y esos archivos pueden servir para ese fin, aclara.

No es tan así

El director de la PNC, Erwin Sperisen, asegura que no hay nada que ocultar en el archivo. “Son documentos que datan de 1930 a la fecha y que han sido centralizados en ese lugar”, subraya.

El funcionario se mostró extrañado por el proceder de Morales, ya que nunca hizo una solicitud formal, sino que, sin previo aviso, pidió una orden judicial para entrar al archivo.

“No tenemos nada que ocultar, son papeles viejos, si los hubiera pedido se los habríamos dado, y si hay algo anormal que lo denuncie ante el Ministerio Público”, dijo el jefe policial.

Debido a la falta de presupuesto, la PNC guarda sus documentos en ese lugar, señala Sperisen, quien indica que trabaja en un proyecto para digitalizar lo que de ahora en adelante se guarde.

Sperisen agregó que él no tendría problema en trabajar con el PDH para conservar los documentos, si es que éste encuentra el dinero para realizar el proyecto.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.