Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Transporte urbano, el polvorín en manos del Gobierno y la Alcaldía
Por Lorena Álvarez - Guatemala, 19 de mayo de 2008

Cerca de tres millones de usuarios del transporte urbano capitalino serían los afectados con el alza a la tarifa, tal y como se anunció la semana pasada.

Con el incremento propuesto de Q3.25 al pasaje urbano, el país podría repetir violentas jornadas de protestas en varios municipios y sectores capitalinos, según Rolando Yoc, director del área de Incidencia en Políticas Públicas de la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH).

De acuerdo con la encuesta realizada en enero por el PDH, en la mitad de los departamentos del país, el transporte es una de las principales preocupaciones por la falta de control y seguridad dentro de las unidades. Si ahora se suma un incremento en la tarifa, la situación llega a un máximo nivel de conflictividad, agregó Yoc.

La precariedad en la que vive la mayoría de las familias, usuarios del transporte colectivo, agudiza el rechazo por el incremento de Q1 a Q4.25 en el pasaje, explicó.

Conflictos en ciernes

Los municipios de Villa Nueva y Amatitlán son señalados como lugares de “inminente conflictividad” si sube el precio del pasaje, declaró Édgar Guerra, presidente de la Asociación de Usuarios del Transporte Urbano (AUTU).

Una persona que vive en Ciudad Peronia, en Villa Nueva, debe pagar Q9 para llegar a la zona 1, si además, para ir a su trabajo o centro de estudios, debe abordar otro bus tendría que gastar Q26.5 al día para trasladarse, al mes desembolsaría Q530 en pasajes.

Yoc estima que cerca de 3 millones son los usuarios del transporte público en la capital.

La Policía identificó a Boca del Monte, Amatitlán, Bárcenas, Fraijanes, Villa Nueva y San Pedro Ayampuc, como posibles focos de disturbios.

En diez días

El 30 de mayo vence el plazo que dieron los empresarios para que se les autorice liberar la tarifa, luego de rechazar el subsidio de Q25 millones mensuales que se les entrega.

Luis Gómez, directivo de la Asociación de Transportistas Urbanos, explicó que con una tarifa real de Q4.25 se podrán sufragar los costos de los combustibles, mejorar el servicio y los salarios de los pilotos.

Cada unidad consume 25 galones de diésel por día, un costo promedio de Q800; y se recibe Q8 mil 500 mensuales de subsidio para cada uno de los 2 mil 925 buses que circulan en la capital. “El subsidio alcanza sólo para cubrir el gasto de combustible de 10 días”, afirmó.

En esta semana se tiene prevista una reunión entre autoridades y empresarios para buscar medidas que solucionen la crisis, afirmó Noé Orellana, presidente de la Comisión de Comunicaciones del Congreso.

Tanto Orellana como el delegado del PDH, hicieron un llamado a la alcaldía capitalina para que participe en la negociación y pueda dar respuestas inmediatas y permanentes en beneficio de los usuarios. Se intentó localizar a la asesora de Comunicación de la Municipalidad pero no respondió su celular.

En tanto que la AUTU trabaja en organizar a los vecinos de varias zonas capitalinas y en ocho departamentos, para que busquen acuerdos reales a través del diálogo.

“Pero sin acuerdos en este tema estamos al borde de un estallido social, los precios de los combustibles hacen inoperante el transporte y una tarifa alta afecta al vecino”, concluyó Orellana.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.