Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Leyendo a Guatemala
Por Mónica Luengas y Alejandro de León - Guatemala, 23 deabril de 2008

Para celebrar el Día del libro, que se celebra hoy, preguntamos a un grupo de escritores nacionales, qué libros escritos por guatemaltecos podríamos recomendar a nuestros lectores y por qué. Las recomendaciones son variadas: hay de todos los géneros, temáticas y épocas, incluso dos blogs.

Algunos aún se consiguen en las principales librerías, otros están en la Internet y otros pueden conseguirse en bibliotecas o prestados por algún amigo.

Rodrigo Rey Rosa
Premio Nacional de Literatura. Entre sus libros se encuentran Caballeriza y Otro zoo.

“Los arrieros del agua”, de Carlos Navarrete.
Novela que fusiona lo real con lo ficticio para incursionar en las tradiciones, costumbres, mitos y leyendas que estructuran la idiosincrasia del pueblo guatemalteco y el chiapaneco.

“Los nombres ocultos”, de Alan Mills.
Es el primer poemarío del joven escritor guatemalteco, publicado por Magna Terra.

Javier Payeras
Joven escritor, poeta, artista conceptual y gestor cultural. Entre sus libros se encuentran Afuera y Ruido de fondo.

“Cíclopes”, de Alan Mills.
Poemarío que utiliza la construcción del relato, tomando mucho del lenguaje popular contemporáneo, incluso, el de muchachos imigrantes.

“Gemido de huellas”, de Sabino Esteban.
Es un libro muy diáfano, muy doloroso, sobre la guerra en Guatemala, pero visto desde la poesía. Escrito en q’anjob’al y traducido al español por Editorial Cultura. Esteban joven nacido en los ochenta, en el interior del país.

“Muñeca mala”, de Carmen Matute.
Matute es una de las mejores escritoras que ha dado Guatemala. Incursionar en la narrativa desde el punto de vista de un poeta te da resultados bastante interesantes, genera más texturas.

Méndez Vides
Escritor y columnista, ganó el Premio de Novela Mario Monteforte Toledo. Entre sus más recientes publicaciones están: El tercer patio, El leproso y La lluvia.

“El tiempo principia en Xibalbá”, de Luis de Lión.
Impactante y conmovedora, una creación en bruto que nos brinda otra perspectiva del país en el que vivimos desde la profundidad del pensamiento maya supeditado al de extraños.

“Los diarios de aprendiz”, de César Brañas.
Contienen una profunda reflexión sobre las implicaciones del conformismo en Guatemala, viviendo la experiencia del exilio interior. Una obra ideal para entender las claves de nuestra identidad

Ana María Rodas
Poeta y periodista, ganadora del Premio Nacional de Literatura. Actualmente es la directora del Diario de Centroamérica. Entre sus libros se encuentran: Mariana en la tigrera y Poemas de la izquierda erótica.

“La pasión según Judas” de Enrique Noriega.
Escrito por el poeta más destacado de Guatemala. El libro tiene una perfección lírica díficil de obtener y representa una época específica de la producción de Noriega, que tiene otros dos libros extraordinarios: El cuerpo que cansa y La saga de N. Estas tres publicaciones constituyen, a mí juicio, las cuotas más altas de la producción poética de Noriega hasta este momento.

Enrique Noriega
Poeta. Ganador de la última edición del Premio Mesoamericano de Poesía Luis Cardoza y Aragón. Entre sus libros se encuentran: La saga de N y El cuerpo que cansa.

“El café de nadie” de Arqueles Vela.
Es un libro poco o nada conocido en Guatemala, escrito en México. La importancia de la obra está en que es parte del primer movimiento de vanguardia latinoamericano hacia los años veinte, el movimiento estridentista.

“Poesía”, de Alfredo Balcells Rivera.
Otro libro de la vanguardia guatemalteca, editado hacia 1964. El autor es poco valorado por los guatemaltecos y forma parte de los autores considerados del canon de la poesía nacional del siglo XX. Una poesía que se deja leer con facilidad, pero no por ello deja de ser compleja y de una gran calidad literaria.

Maurice Echeverría
Escritor y periodista. Ganador del Premio de Novela Mario Monteforte Toledo. Entre sus libros están Diccionario esotérico y Labios.

“Desde Santa María” (http://desdesantamaria.blogspot.com/)
El autor de este blog es Diego Santizo. Es un blog bastante nuevo y con pocas entradas, pero por el cual pone uno el naipe apostador. Me gustan los blogs en donde la inteligencia no es pudor. Y además se nota que allí hay un escritor, se tiene la intuición gramatical o no se tiene, y Diego Santizo la tiene.

“La virtual alteridad” (http://lavirtualalteridad.blogspot.com)
De Oswaldo J. Hernández. Es un blog escrito con una regularidad inquebrantable, son columnas que funden lo idiosincrásico con lo cerebral. Hay una voluntad de complicar el lenguaje y todo este yoga narrativo hace de sus entradas cosas sumamente elásticas, la ocurrencia en libertad. Interesan las reseñas de música.

Rodolfo Arévalo
Es doctor en filosofía, escritor y académico. Entre sus libros está Casandra.

“Por el lado oscuro”, de Oswaldo Salazar de León.
Tiene una estética que normalmente no es practicada, una estética literaria como la de Emmanuel Levinas, filósofo francés. Fue premiada con el Premio de Novela Mario Monteforte Toledo.

“Con pasión absoluta”, de Carol Zardetto.
Combina muy bien la estructura histórica con lo subjetivo de los personajes.

Gloria Hernández
Escritora y catedrática. Actualmente imparte varios cursos de escritura creativa en la librería Sophos. Entre su producción se encuentra Sin señal de perdón.

“El espejo irreverente”, de Raúl de la Horra.
Me gusta porque representa un manual de vida y estilo. Sin duda, detrás de cada texto que lo compone hay un deseo de expresión, de explicación del mundo. Sin embargo, cada una de las columnas nos invita a superar bloqueos, a aprender, a observar lo exterior, y lo interior y a dominar los mecanismos de la creatividad para intentar vivir mejor. Leo a De la Horra y sonrío, lo vuelvo a leer y aprendo a leer, a escribir, a existir.

“Fechas inciertas”, de Luis Eduardo Rivera.
Recomiendo la lectura de este libro como se consumen los platillos de una mesa. Rivera propone estos “tacos intelectuales” como un conjunto de textos atravesados de una fina sensibilidad ante el dolor individual y social, y una irónica visión de la realidad. De esta breve obra me gusta la indagación propia, la conversación con el pasado, el estilo pulido de su propio lenguaje. Me admiran las imágenes, los pequeños relatos, el tono siempre ambicioso de este escritor.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.