Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Tratamiento de basura: problema con mal olor para las comunas
Por Claudia Palma - Guatemala, 26 de octubre de 2005

Guatemala no está sola. Las municipalidades de Panajachel, La Antigua Guatemala y Quetzaltenango también tienen problemas con los desechos. El dinero que recaudan resulta insuficiente para tratarlos.

Recolectar la basura, clasificarla, luego decidir qué hacer con ella y financiar su tratamiento parece ser un problema al que la mayoría de las municipalidades se enfrentan tarde o temprano. Quetzaltenango y Panajachel son dos ejemplos de ello.

Uno de los municipios que atraviesa dificultades para dar un tratamiento adecuado a los desechos sólidos es Panajachel. La inauguración de los trabajos en la planta de tratamiento en la que participarían los municipios de Sololá luego de firmarse un proyecto de mancomunidad, el pasado 23 de junio, aún no comienza. Mientras tanto, la basura recolectada tiene como destino final un botadero a tres kilómetros de Panajachel.

De acuerdo con Pedro Lavarreda, secretario de ambiente de esa comuna, el problema se agravó después del paso de Stan. Estima que cien toneladas de basura han sido extraídas del lago de Atitlán con la cooperación del Ministerio de Ambiente, voluntarios y varias organizaciones no gubernamentales.

“Lo que nos preocupa es sacar la chatarra. A la orilla del lago había diez patrullas y cinco motos que ahora están en el fondo y podrían contaminarlo. En pocas semanas es probable que también los cadáveres de animales salgan a flote”, agrega.

En tanto, a los vecinos de Quetzaltenango –donde hace pocos meses funcionaba un plan de reciclaje y tratamiento de la basura que pudo haber sido ejemplo para otros municipios– ahora no les queda otra alternativa que soportar los olores que emanan del botadero municipal. La propia comuna ha destacado en su página electrónica cómo se quejan del problema. Los vecinos recibían una bolsa negra y otra verde para separar la basura orgánica y la inorgánica. Las 150 toneladas diarias de basura recolectada eran llevadas al relleno sanitario en donde funcionaban una planta separadora y otra de compostaje para producir abono.

La razón para suspender este proceso es que para la comuna representaba una pérdida de Q1 millón 20 mil, explica Nery del Valle, jefe del departamento de limpieza de la Municipalidad quetzalteca. La cuota de Q8 que pagaban los vecinos en un recibo único de pago que también incluía el cobro de agua, luz y el Impuesto Sobre Inmuebles fue insuficiente. Ahora, la comuna estudia aumentar este cobro.

En La Antigua Guatemala, las 12 toneladas de basura que a diario llegan al vertedero son clasificadas para ser recicladas, además de los guajeros, por un grupo contratado por la municipalidad. Los desechos son posteriormente tratados con una máquina incineradora, detalla Mario Chiquitó, síndico primero de esa municipalidad.

Los vecinos pagan una cuota que oscila entre los Q30 y Q35 a una asociación de recolectores privados que a su vez pagan Q1 por metro cúbico de basura cada vez que ingresan al vertedero. Chiquitó indica que la comuna no cobra tasa por el tratamiento de desechos sólidos. “Es parte de nuestra obligación”, afirma.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.