Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Localizan un presunto centro de adopciones ilegales
Por Europa Press/AFP - Guatemala, 1 de diciembre de 2004

Agentes de seguridad localizaron un presunto centro de adopciones ilegales que operaba en la capital guatemalteca, dirigido por un ciudadano griego que no fue capturado, informó ayer martes el fiscal especial Abraham Colocho.

"El responsable directo de este hecho es Andreas Thomas Cunens, de nacionalidad griega, porque él arrendaba el inmueble", afirmó Colocho, tras anunciar que pedirá una orden de captura en su contra ya que se presume que aún está en Guatemala.

El funcionario explicó que el centro estaba situado en una casa de la colonia El Maestro, en un exclusivo sector al sureste de la capital, donde se encontraron certificados de nacimiento, actas notariales de extranjeros y varias fotografías de niños que al parecer fueron adoptados en Estados Unidos.

Asimismo, en la vivienda se encontraron documentos en los que se detalla que a las madres de los niños adoptados se les pagó 9.000 dólares para que dejaran a sus niños en ese centro que operaba ilegalmente.

Según la organización humanitaria Casa Alianza, que trabaja con niños de la calle en Latinoamérica, en Guatemala funcionan bandas que se dedican al negocio de las adopciones, lo cual coloca a esta nación como la de mayor número de adopciones internacionales per cápita en el mundo.

La entidad indica que las adopciones tienen un coste de entre 20.000 y 30.000 dólares, lo cual genera un negocio de cerca de 80 millones de dólares anuales tomando en cuenta que el año pasado se tramitaron 2.993 casos.

Tomado deEuropa Press - www.europapress.es


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.