Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Gobierno reconoce la responsabilidad del Estado en una masacre ocurrida en 1982
Por la redacción de Europa Press - Madrid, 19 de julio de 2005

El Gobierno de Guatemala reconoció el lunes la autoría y responsabilidad del Estado en la masacre de 226 personas cometida en 1982 por el Ejército en una lejana población rural.

"Es la primera vez que la Corte Interamericana de Derechos Humanos da tratamiento a un caso como éste. Habían investigado masacres pero de detenidos, no un caso en que el Ejército entrara a sangre y fuego a barrer con una comunidad entera", declaró a la AP el vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein, quien representó al Estado de Guatemala en el acto de perdón.

En el acto participaron, además de representantes de los supervivientes, la relatora de la Organización de Estados Americanos (OEA) para los derechos de la mujer, Susana Villarán, la presidenta de la comisión nacional de resarcimiento, Rosalina Tuyuc, la secretaria de la paz, Norma Quixtán, y el comisionado presidencial de Derechos Humanos, Frank La Rue.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado guatemalteco a pagar 7,9 millones de dólares, a pedir perdón a las víctimas y a reconocer la responsabilidad en la masacre en la comunidad Plan de Sánchez, ubicada a unos 150 kilómetros al norte de la capital.

El 18 de julio de 1982 un contingente militar, acompañado por paramilitares de zonas cercanas entró en el poblado y mató a sus habitantes, según las investigaciones, que determinaron que entre las víctimas había unas 20 mujeres de menos de 20 años que fueron violadas antes de morir.

Además del resarcimiento económico y la asistencia médica y psicológica para los supervivientes, indicó Stein, hay "todo un componente de dignidad". "La gente quiere monumentos para conmemorar a sus víctimas, pero sobre todo, que no se siga negando que ocurrió", agregó.

La masacre se produjo durante el Gobierno de facto del general Efraín Ríos Montt. Su paso al frente del Gobierno y el Ejército, indica la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, es el periodo más sangriento de la guerra civil que afectó a Guatemala entre 1960 y 1996

Fuente: www.europapress.es


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.