Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pidió asilio y terminó deportado
Por Yurina Rico - Los Angeles, 29 de febrero de 2008

Unos 150 mil ciudadanos de ese país ahora en EU tienen orden de deportación

Alex de Paz, de 4 años de edad, quien estaba en la casa cuando ocho agentes de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) ingresaron a la humilde vivienda en el sur de Los Ángeles para detener al ex asilado guatemalteco Luis de Paz, no deja de repetir que a su papá "se lo llevaron unos policías anoche".

El pequeño Alex y su hermano Randy, de 6 años, el miércoles pasado estaban al cuidado de su padre como todas las noches mientras su madre, Sandra Hernández, trabaja.

Los agentes del ICE arrestaron al padre y al sobrino de Sandra, Sergio López, de 30 años de edad, quien de casualidad se encontraba en la vivienda.

Byron Vásquez, director de la Casa de la Cultura de Guatemala, organización sin fines de lucro que ha entablado una demanda colectiva en contra del Departamento de Estado y el ICE por las miles de órdenes de deportación en contra de asilados de la guerra de civil, manifestó que lamentablemente estos casos se están dando cada vez con más frecuencia.

"La última vez que hablé con autoridades de inmigración me decían que tenían 150 mil órdenes de deportación para guatemaltecos que llegaron en la época de la guerra", declaró Vásquez. "Por muchos años la prioridad para migración era sacar a las personas con antecedentes criminales, ahora se están enfocando en las personas comunes que ya tienen una vida establecida en este país".

Alex de Paz llegó a Los Ángeles en 1994 huyendo de la guerra civil en Guatemala, en 1995 solicitó asilo, pero su abogado de aquél entonces no le notificó que tenía que presentarse a corte. Él no acudió y su caso fue cerrado por las autoridades de Inmigración.

Sandra está en una situación similar. A ella le notificaron hace unos años que también estaba en proceso de deportación, pero por suerte para sus hijos, ella no se encontraba en la vivienda cuando llegó Inmigración.

"Sabemos que en 1998, Inmigración fue a buscar a mi esposo a donde vivíamos antes, pero ya no estábamos ahí. Ahora me pregunto cómo consiguieron esta dirección, me imagino que tiene que ser por medio del DMV, porque no hay otra forma", señaló Sandra, consternada por la forma en que ubicaron a su esposo.

"A los niños los dejaron conmigo", dijo la vecina, Diana Grijalba. "Yo les pregunté por qué se lo llevaban y no me quisieron responder. Me dijeron que no tenían por qué darme explicaciones".

Sandra y Alex compraron casa en el año 2000, tienen trabajos, carros, cuentas de banco y sus dos hijos nacieron en este país. Ella limpia oficinas y él instala alfombras.

"Ya tenemos una vida aquí. Somos personas trabajadoras, con casa propia que no le hacemos mal a nadie. ¿A qué nos vamos a regresar a Guatemala? Nuestra vida está aquí", repitió Sandra.

Fuente: www.laopinion.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.