Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Se acaba la gasolina
Por Gabriel Herrera - Guatemala, 8 de mayo de 2008

Expendios empiezan a cerrar por falta de combustible

Más pilotos de unidades del servicio pesado han detenido la marcha en las carreteras durante las últimas horas, con lo que se amplió el paro camionero que trata de eliminar la restricción de horarios de circulación para ingresar a la capital. El combustible se agotó en la ciudad y la escasez empezó a causar contratiempos generales para la población.

Ya rebasaron las 48 horas de huelga en las entradas a la ciudad por las rutas al Atlántico y al Pacífico, pero ninguna de las partes cede. Las carreteras están casi desiertas, por donde transitan pocos vehículos livianos, además de ser mínima la circulación del transporte extraurbano. El tráfico en las calles de la capital disminuyó en alto porcentaje y las estaciones de servicio de combustible agotaron las existencias con precios aumentados.

Esta mañana en la ruta al Atlántico los pilotos en huelga empezaron a restringir con mayor fuerza el paso de pequeños camiones y picops que transportan carga. Hubo un altercado con los tripulantes de un camión que no quiso hacer el alto, lo que provocó que la unidad fuera agredida en el kilómetro 20, entrada a Palencia donde se ubica el inicio del paro.

En la carretera al Pacífico también aumentaron las filas de unidades del servicio pesado. Debido a ello la circulación es lenta para el que tiene privilegio de seguir la marcha. En ambos puntos estratégicos de la huelga se pudo comprobar que los camiones estacionados están con cargas de hierro, pollo, cemento, combustibles, gas propano, aguas gaseosas, minerales, materias primas, furgones refrigerados y con productos especiales.

Según los inconformes, más de 10 mil pilotos de tráiler siguen acuerpando el movimiento pese al cansancio, la desesperanza y la lejana solución que se vislumbra, la cual de lograrse, evitaría contratiempos a la población.

De acuerdo a denuncias, la mayoría de negocios grandes, medianos y pequeños en todo el país empezó a generar pérdidas. Están detenidos y retrasados los embarques de productos perecederos. Consultados pilotos de buses escolares dijeron que el desabastecimiento prolongado de diésel, podría ser causa para detener obligadamente las unidades.

Victoriano Zacarías, uno de los líderes del movimiento indicó que extraoficialmente se enteraron de intentos por parte del Organismo Ejecutivo para integrar una comisión de alto nivel que trate dicho tema, pero insistió que es extraoficial.

Lo que sí está firme es que "hasta que no nos escuchen y no se encuentre una solución no se levanta la medida", subrayó. "El objetivo que el movimiento de los traileros busca es, en primer término, eliminar los dos horarios de restricción de entrada a la ciudad", agregó.

Según Zacarías no es cierto el señalamiento de que son los tráileres los que causan los congestionamientos en las diferentes arterias capitalinas porque para ingresar a las zonas de industria y comercio, no son flotillas las que transitan, sino uno por uno en horarios distintos, explicó.

La restricción para el ingreso del servicio pesado a la ciudad capital es una historia que viene desde 2004; se inició con restringir el horario a partir de las 6:00 y hasta las 8:30 horas y de las 17:00 a 20 horas; desde 2006 aquellos horarios fueron ampliados por Acuerdo Municipal para prohibir que las unidades de carga ingresaran a partir de las 5:00 y hasta las 9:00 horas, y por la tarde de 16:00 a 21:00 horas.

Fuente: www.lahora.com.gt - 070508


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.