Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El TLC en estira y encoge
Por la redacción de La Hora - Guatemala, 9 de marzo de 2005

Sectores lo cuestionan, el Gobierno lo defiende

Pese a los cuestionamientos, el Gobierno reitera que el TLC es una herramienta valiosa dentro del marco de la política de comercio exterior del país.

Organizaciones de diversos sectores siguen pronunciándose contra la ratificación de Guatemala al Tratado de Libre Comercio de Centroamérica y la República Dominicana con Estados Unidos, identificado por sus siglas en inglés TLC-RD-CAUSA, mientras el Gobierno defiende su postura.

Una de ellas, la Mesa Global, señala que se trata de un mal negocio, porque compromete a los sectores productivos y condena a Guatemala a vivir como un país no soberano, mientras el gobierno defiende el instrumento, que califica de idóneo para facilitar el comercio, la inversión y generar empleo.

LA POSTURA DE LA MESA GLOBAL

La Mesa Global hace referencia al llamado de la Universidad de San Carlos a convocar a una consulta popular, por lo complicado de la decisión que entraña la ratificación del TLC, postura que comparten la alta jerarquía de la Iglesia Católica y diversas organizaciones.

Según la mesa, los principales elementos por los cuales el TLC no debe ser ratificado son la destrucción de la pequeña y la mediana empresa, así como del agro nacional, con sus efectos sobre el desempleo.

La escalada de desocupación provocaría también la pérdida de la capacidad de consumo con sus efectos destructivos sobre la economía informal, incluyendo dentro de ésta la microproducción agrícola, eliminándola como mecanismo de subsistencia.

Asimismo, la liberación o privatización de los servicios públicos esenciales que actualmente presta el Estado, impuesta por el propio tratado, que generaría desempleo en el sector público y los haría económicamente inalcanzables para la población.

La instauración de un mercado laboral sobrepoblado que, ante la necesidad de propiciar fuentes de trabajo, permitirá a la inversión transnacional fijar remuneraciones y beneficios aún inferiores a los que actualmente se perciben.

La flexibilidad del derecho del trabajo, a través del fallo judicial y la instauración de una normativa laboral regresiva, a efecto de atraer la inversión y promover fuentes de trabajo.

Asimismo, según la mesa, la pérdida de ingresos tributarios para el Estado, la generalización de la extrema pobreza y la pérdida de la autonomía municipal y de la soberanía del Estado.

En su visita a Guatemala, Jean Ziegler, Relator Especial sobre el Derecho a la Alimentación, cuestionó el tratado.

Según la Mesa Global, el TLC compromete a los sectores productivos y condena a Guatemala a vivir como país no soberano.

PAÍSES DESPROTEGIDOS

Resumiendo sus puntos de vista, la Mesa Global y otras organizaciones coinciden en señalar que con la ratificación del tratado, la mayoría de los aranceles que protegen la agricultura de la región desaparecerán y los pequeños productores agrícolas tendrán que competir en condiciones muy desiguales contra agroindustrias altamente tecnificadas y subsidiadas de Estados Unidos.

Asimismo, las medidas de propiedad intelectual adoptadas en el TLC limitarán la capacidad de los gobiernos, para hacer asequibles las medicinas para su población.

Igualmente, añade, las reglas acordadas para la inversión extranjera en el tratado y los mecanismos legales para su cumplimiento, pueden suponer altos costos para el país en materia ambiental, seguridad y de salud pública y advierte que también limitarán la capacidad de los gobiernos para establecer políticas públicas que promuevan el desarrollo sustentable.

La mesa hace referencia también a que en la misma dirección se ha manifestado un conjunto de organizaciones sindicales, como la Central General de Trabajadores de Guatemala, CGTG, y la Unidad Sindical de Trabajadores de Guatemala, UNSITRAGUA, organizaciones campesinas como la Plataforma Agraria y diversas como el Colectivo de Organizaciones Sociales, COS y algunos partidos políticos.

Y por supuesto, añade, hay sectores productivos que expresan sus preocupaciones por la desprotección a la cual se somete a diversos gremios, tales los casos de los productores de arroz, maíz y frijol, de medicamentos genéricos, la pequeña y mediana empresa, etc.

La mesa presenta también la opinión de la Compañía de Jesús de Centroamérica, que se opone igualmente al tratado, resaltando que favorece un proceso de negociación comercial en las Américas que sea muy cuidadoso de las grandes asimetrías o desigualdades de los países.

La Mesa Global y otras organizaciones se pronuncian en contra de que Guatemala ratifique el TLC con Estados Unidos.

El Gobierno señala que el tratado es un instrumento idóneo para facilitar el comercio, propiciar la inversión y generar empleo.

EL GOBIERNO DEFIENDE EL TLC

El Gobierno defiende el TLC, señalando que, a diferencia de los criterios expuestos por la Mesa Global, el acuerdo pretende impulsar el desarrollo económico y social de Guatemala a través de la consolidación de la liberalización económica, alcanzada hasta el momento y promoviendo la continuación de dicho proceso, tendiente al crecimiento.

En un resumen del TLC, distribuido por el Ministerio de Economía, se señala que con el tratado se avanzará en la construcción de una economía libre y se espera alcanzar una zona de libre comercio entre las partes, brindando nuevas y mayores oportunidades para la oferta exportable actual y potencial.

Además, propiciar un marco jurídico estable para promover y desarrollar las inversiones, así como mejorar, ampliar y profundizar las condiciones de acceso al mercado estadounidense, derivadas de las preferencias comerciales vigentes.

De acuerdo con el ministerio, para Guatemala y el resto de países centroamericanos, el mercado de Estados Unidos ha sido tradicionalmente un importante destino de exportación.

La región mantiene una balanza deficitaria con el país del norte, es decir, se importan más productos de los que se exportan y si bien los datos más recientes no registran las exportaciones en materia de textiles y vestuario (producto de la maquila), se considera que su inclusión no reduciría sustancialmente el déficit comercial.

En consecuencia, según la postura oficial, uno de los objetivos inmediatos del TLC es reducir el desbalance comercial de Guatemala y los demás países del istmo con el mercado estadounidense.

Enumera los 22 capítulos de que consta el documento, los cuales tratan sobre disposiciones iniciales; definiciones generales; trato nacional y acceso de mercancías al mercado; reglas de origen y procedimientos de origen y administración aduanera y facilitación del comercio.

También medidas sanitarias y fitosanitarias; obstáculos técnicos al comercio; defensa comercial; contratación pública; inversión; comercio transfronterizo de servicios; telecomunicaciones; servicios financieros y comercio electrónico.

Asimismo, derechos de propiedad intelectual; laboral; ambiental; transparencia; administración del tratado y creación de capacidades relacionadas con el comercio; solución de controversias; excepciones y disposiciones finales.

El ministro de Economía, Marcio Cuevas, señala que el tratado coadyuvará a impulsar el desarrollo del país.

RELATOR DICE QUE EL TLC TRAERÁ MÁS HAMBRE

Mientras tanto, la Mesa Global señala que en su visita a Guatemala, el Relator Especial sobre Derecho a la Alimentación, Jean Ziegler, advierte que el TLC traerá más hambre al país.

Según el experto, invocado por la mesa, Estados Unidos subsidia la agricultura y los demás países no podrán competir con eso y habrá más hambre, porque hay asimetría entre las partes y todo tratado es bueno entre países equivalentes, pero es un riesgo entre asimétricos.

Sentenció que para que Guatemala entre al TLC se necesita de un marco compensatorio. De lo contrario, no se saldrá de la pobreza ni se cumplirán las metas del milenio, fijadas por la Organización Mundial de las Naciones Unidas, ONU, para que los países pobres salgan del subdesarrollo.

Dijo que según los datos oficiales que le fueron proporcionados, en Guatemala muere un niño por hambre cada quince minutos, además de que miles de mujeres reproducen cada día el flagelo de la subalimentación fetal.

No obstante, el Gobierno insiste en que el tratado abre la oportunidad para que la producción guatemalteca pueda tener libre acceso a un mercado de 280 millones de habitantes, que propiciará condiciones para mejorar e incrementar las exportaciones, atraer nuevas inversiones y generar mejores oportunidades de empleo, traduciéndose en un mayor crecimiento económico.

Enumera cuatro reglas principales del tratado. La primera, que reconoce la importancia de abrir los mercados a través de la reducción y eliminación de las principales barreras al comercio y la segunda, la certeza y estabilidad que se da en las relaciones, al prohibir la adopción de medidas unilaterales que puedan afectar el comercio bilateral.

La tercera se denomina trato nacional y obliga a cada país a dar un mismo tratamiento a una mercancía importada que a las nacionales. La cuarta se refiere a la forma de aplicación del tratado.
Arriba

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.