Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Grandes expectativas, pero sin agenda específica - Inició el Diálogo Nacional
Por Elmer Telón - Guatemala, 12 de febrero de 2008

Rescatar los avances logrados en experiencias pasadas de diálogo y activar la participación de los Consejos de Desarrollo (Cocodes), son algunas de las propuestas del Diálogo Nacional.

Rodeado de un ambiente de escepticismo, el gobierno de Álvaro Colom inauguró el Sistema Nacional y Permanente de Diálogo, medida a través de la cual se espera lograr consensos en temas de interés nacional que permitan desarrollar una agenda de país.

El lanzamiento del proyecto contó con la presencia de líderes de diversos sectores de la sociedad, destacando los secretarios de los partidos políticos con representación en el Congreso de la República, líderes religiosos, representantes de las cámaras empresariales y organizaciones sociales.

Según Luis Zurita, de la Secretaría de Asuntos Interinstitucionales y Democráticos, encargado de diseñar la dinámica que utilizará el Gobierno para instalar el proyecto en mención, se busca dejar atrás los ensayos pasados que centralizaban la discusión en la capital, para ello se buscará activar un protagonismo directo de los Cocodes y autoridades locales.

El diálogo, el cual según el funcionario será permanente, tomará los acuerdos logrados en el pasado con el fin de darle continuidad a los acuerdos alcanzados. Se prevé instalar alrededor de 18 mesas de discusión.

Expectativas y dudas
Helmer Velásquez, presidente de la Coordinación de ONG y Cooperativas (Congcoop), argumentó que la participación en este nuevo proyecto responde a que la discusión entre sectores puede ser eficaz para definir políticas públicas que permitan consensos importantes, no obstante aclaró que existe un alto nivel de escepticismo dado los resultados que se han tenido en experiencias anteriores que han fracasado, principalmente por intereses sectoriales.

El activista señala que esperarían que la diferencia de este nuevo llamado y los diálogos organizados en el pasado prevalezca con la vocación de un Gobierno socialdemócrata que haga valer los postulados ofrecidos al respecto de buscar resultados que beneficien a los más pobres.

Al respecto del proyecto se refirió el cardenal Rodolfo Quezada Toruño, quien aseguró que la Iglesia Católica siempre ha sido partidaria que a través del diálogo puede alcanzarse soluciones a los problemas sociales. Agregó que a pesar que como institución no los invitaron a participar llegaba en calidad de observador, el religioso hizo énfasis en la importancia de favorecer a los sectores desposeídos y olvidados del país.

Muchos tópicos, pocos resultados
Según Carlos Zúñiga, presidente del Comité Coordinador de Actividades Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), para que un diálogo tenga éxito debe tener una agenda concreta de temas fundamentales, ya que la experiencia ha enseñado que temas demasiado extensos no dan resultados cuando la agenda es muy amplia.

En opinión del empresario se debe tomar en cuenta el tema de representatividad dentro de las negociaciones, ya que si bajo un análisis realista no se puede dar una participación de "todo el mundo, por qué de lo contrario no se logran acuerdos", expuso. En cuanto a la flexibilidad que la clase empresarial puede demostrar en los futuros acuerdos, Zúñiga manifestó que esta debe ser de todos los sectores.

Otto Pérez Molina, secretario general del Partido Patriota, opinó que para lograr resultados reales se debe limitar los temas a los problemas de mayor importancia. En su opinión estos podrían ser seguridad, educación, salud, desarrollo rural, e interculturalidad.

Fuente: www.lahora.com.gt - 110208


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.