Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala: asesinan a balazos a guardaparque de Laguna Lachuá
Por Rodrigo Soberanes - Guatemala, 13 de junio de 2020

En la nación centroamericana sigue al alza la violencia contra los defensores de ambiente y territorio, sobre todo en la zona norte del país, donde los guardapaques se enfrentan a tareas imposibles de cumplir.

Alberto Cucul Choc, quien desde hace 13 años era guardaparque en el Parque Nacional Laguna Lachuá, fue asesinado el pasado 8 de junio. Este crimen agudiza el clima de violencia contra los defensores del ambiente y el territorio en Guatemala, donde se han multiplicado los ataques en su contra en los últimos años.

El Parque Nacional Laguna Lachuá se ubica en el departamento de Alta Verapaz, al norte de Guatemala, donde se vive bajo presión del avance de cultivos de palma africana, la tala ilegal de maderas finas, la cacería de especies protegidas y el crecimiento de territorios agrícolas, de acuerdo con una persona que trabajó con Alberto Cucul, consultada por Mongabay Latam y que por seguridad solicitó que no se publique su nombre.

Alberto Cucul fue asesinado cuando viajaba en moticicleta en un camino de terracería que conduce al lugar donde realizaba su trabajo. Bomberos de la zona, citados por la prensa local, informaron que el guardaparque fue atacado a balazos.

Ataques cada vez más recurrentes

La Fundación Laguna Lachuá, en un mensaje difundido en sus redes sociales, informó que un compañero de Alberto Cucul lo encontró herido en un paraje del Parque. “Ya me jodieron, díganle a mi esposa que le de estudios a mi hijo”, le habría dicho Alberto antes de morir.

La Asociación de Estudiantes Universitarios se pronunció en las redes sociales sobre el crimen de Alberto Cucul: “Los guardarrecursos (como se llama a los guardaparques en Guatemala) y otras instituciones siguen siendo amenazados, agredidos e incluso asesinados por estar cumpliendo con su labor, convirtiendo así su trabajo en un campo arriesgado debido a la inseguridad y violencia que se perpetúa hacia quienes se dedican a resguardar las áreas protegidas”.

Alberto Cucul tenía 46 años de edad y vivía en la aldea Pie del Cerro, del municipio de Cobán, en Alta Verapaz.

El informe de Global Witness, ¿Enemigos del Estado?, publicado en julio de 2019, documentó que 16 personas defensoras de ambiente y territorio fueron asesinadas en Guatemala durante 2018. Esa cifra representa un fuerte aumento con respecto al 2017, cuando ocurrieron tres homicidios de defensores.

El 23 de marzo de 2020, la Plataforma por la Defensa de la Tierra y el Territorio de Guatemala, integrada por siete organizaciones, realizó una movilización en el zócalo de la ciudad de Guatemala para exigirle al gobierno que tome medidas de protección a defensoras y defensores del medio ambiente.

De acuerdo con la Plataforma, en Guatemala hay una escalada de violencia que siguió con la tendencia revelada por el estudio de Global Witness, ya que se han documentado 30 asesinatos y 290 casos de criminalización contra personas que defienden el ambiente y el territorio entre 2018 y 2019.

Un Parque Nacional bajo presión

El director regional del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) en la región de Las Verapaces, Pablo César Valdez Aguilar, dijo a Mongabay Latam que en el parque “hay mucha presión” de diversos factores, como el saqueo ilícito de recursos naturales e “inconvenientes sociales” que causan invasiones.

El Instituto Nacional de Bosques (INAB) calcula que 18 % de la superficie del parque se encuentra invadida por asentamientos humanos.

El gobierno de Guatemala y el CONAP emitieron un comunicado donde, además de expresar su repudio por el asesinado de Alberto Cucul, señalaron que el cuidado del medio ambiente es “una labor cada día más arriesgada por los altos índices de violencia y de inseguridad a los que se está expuesto”.

“El Consejo Nacional de Áreas Protegidas está de luto. Nuevamente nuestro personal ha sido víctima de la violencia que acecha al país”, señaló la dependencia, que también hizo un llamado a las autoridades judiciales de Guatemala para que esclarezcan el homicidio y para brindar protección a los defensores del medio ambiente.

El Parque Nacional Laguna Lachuá fue creado en 1996 con una extensión de 14 600 hectáreas de selva en el departamento de Alta Verapaz. En Guatemala le llaman “el espejo del cielo” por la cantidad de agua que contiene. Es uno de los principales pulmones que quedan en el país. También tiene la certificación de Sitio Ramsar.

“Es un espejo de agua que se debe conservar”, enfatizó Pablo Valdez, quien tiene a su cargo la vigilancia y control de cinco áreas naturales protegidas por el Estado guatemalteco, además de otras pertenecientes a personas que dedican sus predios a la conservación ambiental.

La ecoregión Lachuá es el hogar de 120 especies de mamíferos, que representan cerca del 50 % del total de Guatemala. Además, hay 177 especies de aves y 36 especies de peces.

El Plan Maestro del Parque contiene diversos informes sobre situaciones que amenazan el lugar, como reclamos de tenencia de tierra (al ser creado el parque, diversas comunidades fueron reubicadas), el avance de la frontera agrícola sobre el área protegida y otros “conflictos y amenazas”.

Entre esos conflictos y amenazas se señala, por ejemplo, que las dos rutas que pasan por los límites del Parque son focos rojos de “potencial” extracción de recursos del bosque, especialmente madera, aunque también hay saqueo de otras especies de flora y fauna.

La Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala informó este martes que abrirá un expediente “para dar seguimiento a las acciones que realiza el Ministerio Público (MP) y la Policía Nacional Civil (PNC) respecto del asesinato del señor Alberto Cucul Choc”.

Guardaparques: en constante riesgo

La fuente cercana a Alberto Cucul contó que en la región Lachuá son comunes los ataques a guardaparques y a personas que se dedican a la defensa del ambiente.

El estudio del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), Life on the Front Line, publicado en noviembre de 2019, resalta que en América Latina el 81% de los guardaparques de la región creen que su trabajo es peligroso.

En contraste, el 84.2 % de los guardaparques encuestados para ese estudio dijeron que cuando realizan los patrullajes lo hacen sin contar con armas de fuego.

Life on Front Line reveló, además, que 67 % de los guardaparques tiene hijos, como Alberto, y que el 97.3 % realiza su trabajo sin compañía.

En Guatemala, la violencia contra los defensores de ambiente y territorio no solo está presente en la zona del Parque Nacional Laguna Lachuá, donde asesinaron a Alberto Cucul.

Esta situación también se vive en otros departamentos, como en El Petén. Pablo Valdés menciona que, a principios de junio, 30 personas de varias instituciones —entre ellas el CONAP— que recorrían la Reserva de la Biósfera Maya realizando labores de vigilancia, fueron retenidas por personas armadas.

Sus vehículos fueron quemados y aunque todas las víctimas privadas de su libertad sobrevivieron, fueron amenazadas. De acuerdo con Pablo Valdez, esos incidentes están presentes cada día.

“Ya es momento de ir pidiendo a las autoridades las garantías para trabajar. Las actuales condiciones no nos permiten hacer nuestro trabajo”, dijo Pablo Valdez, del CONAP, quien con el asesinado de Alberto Cucul perdió a uno de los integrantes de su equipo, que realizaba una tarea fundamental en terreno para la conservación del Parque Nacional Laguna Lachuá.


Fuente: www.es.mongabay.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.