Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

"¡Ni una muerta más!”
Por la redacción de Mujeres Hoy - Guatemala, 23 de noviembre de 2005

El jueves 24 de noviembre de 2005, activistas de Amnistía Internacional (AI) de Argentina, Chile, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, se manifestarán frente a las Embajadas de Guatemala de sus capitales, junto con organizaciones y redes de mujeres, para exigir justicia para las mujeres y niñas asesinadas en Guatemala.

(Mujereshoy) Esta acción contra los asesinatos de mujeres en Guatemala, forma parte de la agenda de AI dentro del marco de las actividades del Día Internacional “No Más Violencia Contra las Mujeres”, instituido en 1981 por los feminismos de América Latina y el Caribe.

Miradas prejuiciosas

María Isabel Veliz Franco era conocida como alias “la loca”,(...) alumna irregular, faltaba los viernes, se le llamaba la atención por llevar la falda demasiado corta. Donde trabajaba la describieron como una joven sin amor por la vida (...) interesada en las comisiones sobre ventas. Las demás [sic] señoritas en la boutique inician el día [sic] con una oración, a ella no le gustaba participar. Otras preferencias de la menor consistían [sic] en frecuentar club nocturnos, con mucha libertad de su mama. (era habitual que llegara en la madrugada en diferentes vehículos. Estuvo relacionada con la mara Salvatrucha quienes en una oportunidad la golpearon. Vestía [sic] siempre muy provocativa.

Este es solo un ejemplo de la discriminación que sufren las víctimas y sus familiares, por parte de algunas autoridades del Estado así como en la legislación y en la práctica, a la violencia generalizada de que son objeto las mujeres guatemaltecas en todas las áreas de la vida.

Una de las principales características de muchos de los casos de mujeres víctimas de homicidio es la brutalidad de la violencia ejercida. De acuerdo con la Fiscalía de la Mujer del Ministerio Público y la Procuraduría de los Derechos Humanos, así como con información publicada en la prensa, en varios casos los cadáveres presentaban signos de violencia sexual.

A algunas de las víctimas las habían degollado, o las habían matado a golpes, de un tiro o apuñalándolas. Algunos cadáveres estaban mutilados. Muchas de estas mujeres fueron secuestradas, y en algunos casos estuvieron horas, o incluso días, recluidas antes de ser asesinadas.

En los últimos cuatro años, las autoridades guatemaltecas han confirmado que han sido asesinadas más de un millar de mujeres. El número de muertes violentas ha aumentado en general, pero es especialmente preocupante el incremento notable de los homicidios de mujeres. La información estadística sobre estos asesinatos es limitada y poco fiable, siendo muy variadas las cifras que proporcionan las distintas instituciones del Estado. Sin embargo, el porcentaje del total correspondiente a los homicidios de mujeres ha crecido constantemente: según la policía, en 2002 el 4,5 por ciento de los homicidios fueron de mujeres; en 2003, lo fueron el 11,5 por ciento, y en 2004, el 12,1 por ciento.

Amnistía Internacional plantea que el Estado guatemalteco no ha garantizado la verdad, la justicia y la reparación en estos casos, de conformidad con sus compromisos internacionales, el gobierno guatemalteco debe demostrar que hay voluntad política para poner fin a los homicidios, garantizando la colaboración plena de todas las instituciones del Estado participantes en la investigación de los secuestros y asesinatos de mujeres y proporcionando la formación sobre cuestiones de género, la asistencia técnica y los recursos necesarios para poner a los responsables a disposición judicial.

Fuentes: www.mujereshoy.com - Amnistía Internacional


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.