Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Asesinatos de mujeres están a la orden del día
Por la redacción de Mujeres Hoy/Agencias - 26 de abríl de 2004

La policía de Guatemala ha anunciado que entre el 1 de enero y 20 de abril de 2004 han sido asesinadas 141 mujeres en Guatemala. Esto evidencia que este país es el que tiene un mayor número de asesinatos de mujeres en el hemisferio occidental, de acuerdo con cifras de distintos organismos. Se estima que de 2001 a 2003 fueron asesinadas unas 978 mujeres entre los 12 y los 64 años de edad.

Un informe de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), señala un patrón común de los crímenes: La mayoría de las mujeres fueron violadas y torturadas con saña. Asimismo, de acuerdo con cifras del Ministerio Público (MP), en 2002, que es el último año para el cual hay datos confiables, un total de 9,144 mujeres fueron víctimas de violencia de todo tipo, pero sólo 609 pueden considerarse como “violencia sexual”.

Por su parte, el Ministerio de Gobernación (Interior), ha dicho que en los tres primeros meses de 2004 se habían cometido 709 crímenes en todo el país, 50 de los cuales involucran a mujeres como víctimas, es decir, el 7% del total. El organismo indica que, de acuerdo con sus investigaciones preliminares, los asesinatos han sido cometidos por miembros de pandillas o maras (20%), por rencillas personales (20%), por problemas pasionales (10%), por intento de robo (10%), por narcotráfico (10%) y por causas desconocidas (30%). También informa que el 41% de estos crímenes fueron cometidos en la capital del país, ciudad de 2.5 millones de habitantes, que es la quinta parte del total nacional. Entre las causas de los crímenes mencionadas en las investigaciones de Gobernación se asegura que 251 mujeres fueron asesinadas con arma de fuego, 57 con arma blanca, 26 estranguladas, 21 con arma contundente y 3 por un artefacto explosivo.

Cabe señalar que la relatora especial de las Naciones Unidas para la Mujer, Yakin Ertürk, informó durante su visita a Guatemala, en febrero, que la cifra de mujeres asesinadas en los últimos tres años y dos meses era de 1,101, además de 20 mil casos de violencia intrafamiliar, por lo que la funcionaria internacional se declaró “alarmada”.

Pese a la gravedad del problema, diversos actores sociales revelan la indiferencia por parte del Estado para resolver y frenar estos crímenes, como afirma Telma Cortés, quien trabaja en la Defensoría de la Mujer de la PDH. “Pese al elevado número de crímenes, el Estado no ha hecho una sola investigación seria”, denuncia. Por su parte, durante el desfile del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo anterior, Hilda Morales, de la Organización no Gubernamental (ONG) Red de la No Violencia contra la Mujer, llamó “a reivindicar a las que han muerto ante la indiferencia del Estado”.

Por otra parte, el viceministro de Gobernación encargado de Seguridad, Angel Conte se defiende explicando que la falta de un patrón que motive los asesinatos es uno de los principales obstáculos para investigar. “Principiamos por la edad, después enfatizamos en las ocupaciones de las víctimas, y nos topamos con que son diferentes”, afirma.

Finalmente, Tanto la Red de la No Violencia contra la Mujer como la PDH indican que la mayor parte de las víctimas de violencia en el año 2003 fueron amas de casa, con 87 casos, seguidas de aquellas dedicadas a ejercer oficios domésticos, con 47 víctimas; 36 eran estudiantes y 190 de otros oficios o actividades.

Asimismo, el mayor número de víctimas fueron mujeres entre los 26 y los 59 años de edad, con 160 casos (44.5%). Tras ellas se ubican las de 18 a 25 años, con 91 víctimas (25.5%); y de 14 a 17 años, con 43 asesinadas, equivalente al 11.9%. Tras poco menos que cuatro años de un aumento progresivo de violencia contra las mujeres, poco o nada han resuelto las autoridades.

Rosa María Bran, madre de Odilí Peña, joven estudiante asesinada hace un año en la capital señaló a un diario local que “El sistema de justicia es inoperante y discriminatorio” Cabe recordar que el caso fue archivado, pese a que Bran trabajó durante 17 años en el Servicio de Investigación Criminal (SIC), cuerpo de elite de la PNC para la investigación de casos como el de Odilí.

Tomado de www.mujereshoy.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.