Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Qué sabemos hasta ahora sobre la muerte de Byron Lima?
Por Gabriel Woltke - Guatemala, 21 de julio de 2016

Durante más de una década Byron Lima fue el amo y señor del sótano del Estado: el Sistema Penitenciario. Sin su autorización y sin tributarle, nada ni nadie entraba ni salía de las cárceles que estuvieron bajo su control. Para poner orden, como él mismo afirmó, “tuvieron que haber muchos muertos”. Ahora le tocó a él. En un confuso ataque ocurrido en Pavón, Lima y 12 personas más fueron asesinadas.


1. El militar presidencial que fue condenado

El nombre de Byron Lima saltó a la fama en un episodio digno de película. En 1996, un conductor ebrio, Pedro Sas Rompich, iba a atropellar al entonces presidente Álvaro Arzú y a su esposa, Patricia de Arzú, que paseaban en caballo por la Antigua Guatemala. Según reportan los medios de la época, Lima salvó a Patricia de Arzú, y otro miembro de la guardia presidencial, Obdulio Villanueva, asesinó a tiros al conductor. Villanueva fue condenado a prisión por el exceso de uso de la fuerza.

La dupla de militares presidenciales se volvería a ver involucrada en un nuevo asesinato. Esta vez el de monseñor Juan Gerardi en 1998, dos días después de presentar el Informe de la Verdad de la iglesia católica sobre la guerra. Según un tribunal, Villanueva y Byron Lima alteraron la escena del crimen, moviendo el cuerpo del obispo. Se les condenó por ejecución extrajudicial en 2001 junto con el padre de Lima, Byron Disrael. Una apelación consiguió que se les cambiara el delito al considerar que sólo fueron cómplices. Nunca se encontró al autor intelectual.

2. La limpia, la toma del poder

Recluído en el Centro Preventivo de la zona 18 mientras se llegaba a una condena por el caso Gerardi, Byron Lima pasó los primeros cinco años acostumbrándose a la vida en prisión como un reo de bajo perfil que intentaba poner orden. Lo que quería, principalmente, era sacar a los pandilleros de su sector. En esa lucha de poder, en un motín de 2003, es decapitado Obdulio Villanueva, con quien estaba acusado por la muerte de Monseñor Gerardi.

Los pandilleros dijeron que decapitaron a Villanueva por los privilegios que entonces gozaba el militar retirado y sus compañeros. Nunca se supo quién fue el autor intelectual. Byron Lima respondió afirmando que mataría a los pandilleros ‘cholos’ de cinco en cinco.

En 2006, Lima fue trasladado a Pavoncito. Inmediatamente empezó su lucha por tomar el control. El punto culminante sería el motín de noviembre de 2008 en que 7 reos fueon asesinados y luego calcinados. Entre ellos se encontraban los acusados del asesinato de los diputados salvadoreños al Parlacen.

Lima logró sacar a todos los mareros de Pavoncito. En entrevista para Soy502, afirmó que “en la cárcel donde yo estaba nunca hubo mareros. Murieron decapitados, sí, para poder estar en paz. Para poner orden tuvieron que haber muertos, como en cualquier país”.

3. Sus amigos, los militares, llegaron al poder con el PP

Lima siempre mantuvo vínculos con el poder político, especialmente con el cártel del Partido Patriota. El expresidente Otto Pérez Molina fue alumno de Byron Disrael Lima. Mientras que su hijo y exalcalde Otto Pérez Leal y Byron Lima fueron compañeros de promoción en la Escuela Politécnica.
.
Durante el gobierno del PP, Lima recibía la visita de diputados que no pasaban por los controles de seguridad. Entre ellos Juan Pablo Urrea y Estuardo Galdámez. Junto a este último, aparece en un video de 2011, preparando a un testigo del caso Bámaca por el que está acusado Pérez Molina.

Desde Pavoncito, Lima se financiaba gracias a los cobros que hacía por permitir visitas y traslados, tráfico de drogas y llamadas. Además había montado una empresa, “Torre Fuerte”, que manufacturó playeras para la campaña electoral patriota de 2011, como el mismo Otto Pérez Molina se vio obligado más tarde a reconocer.

El poder de Lima bajo el gobierno Patriota fue tal que el reo más poderoso elaboraba listas para que luego el ministro y militar retirado Mauricio López Bonilla, eligiera a las autoridades del Sistema Penitenciario. Uno de ellos fue Edgar Camargo, preso por facilitar el traslado de reos solicitado por Lima.

Cuando en 2013 Lima fue capturado afuera de prisión, la magnitud de su estructura se dio a conocer. Lima salía y entraba cada vez que quería. Hasta esa fecha el Ministerio Público había acumulado más de 12 causas en su contra por narcotráfico, amenazas y extorsiones que nunca prosperaron.

“El caso de Lima es paradigmático para demostrar cómo los militares guatemaltecos han sido capaces de mutar a grupos criminales que han usado sus conexiones para ganar poder y beneficios económicos, lícita o ilícitamente”, le dijo Adriana Beltrán, experta de WOLA sobre militares a una periodista de The New York Times.

4. El varapalo de la CICIG

No fue sino hasta 2014, cuando la CICIG montó un operativo para desarticular la estructura de Lima y consiguió la captura de 15 personas. Entonces salió a relucir la fortuna que había amasado desde la cárcel que incluía casas, una amplia colección de vehículos, negocios y caballos de raza. Todo ganado en base al cobro de comisiones a cambio de cualquier derecho o privilegio dentro de la prisión.

Detenido de verdad, Lima se sintió traicionado. Al exministro López Bonilla lo amenazó señalando que tenía suficiente información para hundirlo. A Pérez Molina le advirtió que si prorrogaba a la CICIG lo irían a buscar por el caso del guerrillero asesinado Efraín Bámaca en 1992 y por el asesinato del político Jorge Carpio Nicolle en 1993. Al exalcalde Pérez Leal, le advirtió que “arrieros somos… vamos a ver, cuando ellos caigan, a quién le van a pedir ayuda para sobrevivir en la cárcel”.

5. Los otros amigos

No fue el único político con el que había tenido relación. Un día después de la primera vuelta electoral de 2015, Byron Lima afirmó que Jimmy Morales era “el único capaz de sacar a flote al país”. El ahora presidente Morales debió aclarar su relación con el recluso afirmando que lo conoció durante la filmación de una película en 2010 y que luego, para apoyar a los reos, Jimmy Morales decidió donar computadoras y escritorios. Eso sí, en vez de donarlos a través del Sistema Penitenciario, lo hizo al Comité de Órden y Disciplina, dirigido por Byron Lima.

No obstante, aún en su caída, Byron Lima mantuvo la amistad incondicional de la Fundación Contra el Terrorismo. Aunque el presidente de la fundación, Ricardo Méndez Ruíz, reconoce la amistad, niega que alguna vez les diera dadado financiamiento y que Lima fuera el número 3 en la organización junto con su abogado de siempre, Moisés Galindo. El día del asesinato de Lima, Méndez Ruiz tuiteó: su muerte pese sobre quienes lo metieron injustamente a la cárcel.

6. Su nueva disputa de poder

Tras el golpe de la CICIG se buscó trasladar a Lima a una prisión de máxima seguridad y así fue como pasó por Mariscal Zavala y Matamoros. Pero una resolución del cuestionado juez Walter Villatoro lo envió finalmente a la Granja de Rehabilitación Penal de Pavón, en Fraijanes.

Fuentes de Nómada en el sistema de justicia relataron la llegada de Lima a Pavón causó preocupación por la forma en que el poder se iba a redistribuir dentro de la cárcel. Llegaron a preparar un plan para negociar e intentar mantener cierto margen de maniobra.

Sin embargo Lima lo quería todo. Su llegada, afirma otra fuente, convirtió a Pavón en una fiesta. Aumentó el ingreso de drogas, había visitas casi todos los días y los reos con mayor poder adquisitivo lograron ingresar televisores y otros lujos. Todo bajo la tutela de Lima y los suyos. Todo ante la impotencia del Ministerio de Gobernación, que había reconocido que el Sistema Penitenciario es uno sobre el que todavía el Estado no puede ejercer autoridad.

Pero la fiesta en Pavón fue breve. Al poco tiempo, Byron Lima subió sus tarifas y quien se rebelaba tenía que pagar el precio. Una fuente dentro del Ministerio Público afirma que Lima estaba siendo investigado por dirigir una estructura de sicariato dentro de la prisión. Luego hubo muertos que se reportaban como suicidio. Un ejemplo fue el militar Francisco Arana, acusado del robo en el aeropuerto en 2006 y encontrado muerto en Pavón el 26 de febrero de 2016. Además, había reos desaparecidos. La hipótesis del MP era que incluso los cadáveres podrían haber sido calcinados.

7. Su caída

Las fuentes consultadas por Nómada afirman que el ambiente se hizo insostenible y que desde hace dos meses ya había temor, sobre todo de parte de los pandilleros, por una escalada de la violencia. Las tensiones estallaron el día de hoy con el asesinato de Byron Lima y 12 personas más.

La hipótesis principal era que la rivalidad de presos contra Byron Lima en Pavón podría haber provocado el asesinato. La hipótesis secundaria es que alguien se aprovechó de esta rivalidad para promover u ordenar el asesinato justo una semana después de que se acusara a Byron Lima de estar tras las amenazas de muerte a la Fiscal General.

Ahora queda por esclarecer a los autores físicos e intelectuales de su asesinato. Y por ver quién ocupará el vacío de poder en las cárceles en 2016. Está por verse si es el Estado, como debió haber ocurrido en 2006 cuando retomaron Pavón, o caerá en manos de otros criminales. Hay una diferencia, en 2006 el Estado retomó el poder a sangre y plomo. En 2016 podría tomarlo de la mano de la legalidad.

Fuente: www.nomada.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.