Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Preocupa a obispos disparidad en el TLC
Por Gema Palencia - Guatemala, 5 de marzo de 2005

Iglesia intercede por pequeños productores de granos

El Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal de Guatemala se pronunció sobre el TLC.

Preocupada por las consecuencias del Tratado de Libre Comercio (TLC) sobre los pequeños productores de granos y los ciudadanos más pobres, la Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) instó a las autoridades a que pongan en marcha medidas de protección.

La Comisión Permanente de la CEG emitió ayer un comunicado en el que solicita que se midan las consecuencias de la ratificación del Tratado de Libre Comercio con EE.UU.

“Nos preocupa la situación de disparidad en que puedan encontrarse los pequeños y medianos productores de granos básicos”, dicen los obispos.

Por ello instan al Estado a que haga algo para que el TLC no afecte la vida y dignidad de las familias y de los trabajadores pobres y vulnerables.

“Los pobres y marginados deben ser protegidos mediante apropiadas tutelas legales, como lo pedía a los responsables de los pueblos el Papa Juan Pablo II en su primera visita a nuestro país”, declara la Iglesia Católica guatemalteca.

Acuerdo moral

Con esta declaración, la CEG reitera lo que hicieran la Conferencia Episcopal de América Central y los obispos estadounidenses a mediados del año pasado. Recuerda que cualquier acuerdo comercial debería tener como indicador moral el modo en que afecta a la vida y la dignidad de las personas.

Enrique Lacs, viceministro de Economía, coincidió con la CEG en que el TLC podría tener impacto negativo en algunos sectores. “Para minimizar los riesgos se está elaborando una agenda complementaria”, dijo.

Explicó que el Ministerio de Agricultura tiene una serie de proyectos para facilitar la competitividad. “Para muchos productos, el tratado no entrará en vigencia de inmediato y habrá tiempo para prepararse”, agregó.

En detalle: En defensa de los más pobres

La Conferencia Episcopal reiteró la posición que ya emitieron los obispos centroamericanos y estadounidenses.

El TLC debería promover el desarrollo humano sostenible, y la integración económica debe ir acompañada de solidaridad para preservar el valor de la vida y a la población más vulnerable.

Los religiosos ponen en duda que el TLC sea capaz de aumentar las oportunidades de los más pobres. Para ello plantean que sería necesario poner en marcha políticas de desarrollo.

Advierten del impacto que tendrá en el sector agrícola cuando los productos subsidiados por Estados Unidos inunden los mercados.

Señalan que el comercio y el consumo podrían tener efectos negativos sobre el ambiente.

Indican que no es evidente que las normas legales incluidas en el tratado garanticen la protección real de los derechos de los trabajadores.

Opinan que los tratados comerciales no son una panacea para resolver los problemas de pobreza y exclusión social.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.