Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Deterioro ambiental, amenaza creciente
Radiografía sobre la vulnerabilidad de los recursos
Por Alberto Ramírez - 7 de Marzo 2004

El efecto por el deterioro ambiental se puede ver en El Progreso, Zacapa, Chiquimula, Jalapa y Baja Verapaz, departamentos donde es evidente la amenaza de desertificación y la alta susceptibilidad a la sequía, lo que podría afectar a casi 1.5 millones de guatemaltecos.

A eso se suma el daño acelerado en los recursos naturales no renovables, como el agua, lo cual pone en peligro el equilibrio biológico del país, según se desprende del Informe Nacional del Estado del Ambiente Geo-Guatemala.

“El daño va por la destrucción de los bosques y la contaminación de las fuentes hídricas y del aire”, indica Mario Dary Fuentes, ministro de Ambiente y Recursos Naturales.

El impacto del deterioro de los suelos está en la reducción de la producción agropecuaria y forestal, pero, curiosamente, el daño proviene también de la ampliación de la frontera agrícola y el empobrecimiento de la población.

En ese entorno, Dary Fuentes destaca la necesidad de una legislación para el manejo y conservación de suelos en el país.

Recurso hídrico

El informe demuestra que el país tiene en la actualidad un caudal de agua superficial, de 201 mil metros cúbicos por segundo. Si se mantiene ese caudal, se garantiza el líquido más alla del 2025.

El problema es el aumento de la contaminación de las fuentes hídricas por las aguas negras de las comunidades, porque de las 331 municipalidades del país, sólo 26 cuentan con plantas de tratamiento, explica el informe.

A eso se suma la deforestación de las cuencas hídricas y, en consecuencia, la erosión de suelos, lo cual influye en la baja de caudal en los ríos, pues en los últimos 30 años se redujo un 20 por ciento.

Ambientalistas como Marta Ayala, directora de la organización Calmecac, apuesta por la protección de reservas naturales como los barrancos y los cerros que rodean los centros urbanos, como productores de agua, y la ejecución de programas para proteger las cuencas hídricas.

Leandro Morales, alcalde de Estanzuela, Zacapa, expresa su preocupación por la escasez de agua en esa región, y por ello busca hacer conciencia en los pobladores sobre el buen uso del líquido y de los recursos naturales de ese municipio.

Estanzuela tiene el 80 por ciento de producción de fruta, lo que hace necesario un buen manejo del agua.

Bosques

La cobertura forestal del país, sin contar los bosques secundarios o de arbustos, es de tres millones 898 mil 628 hectáreas, lo que equivale al 35 por ciento del territorio nacional, pero enfrenta una deforestación anual de entre 70 mil y 80 mil hectáreas por año.

En contraparte, existe una lenta reforestación. Entre 1997 y 2001 se recuperaron 25 mil 765 hectáreas de bosque por medio de incentivos forestales, más unos cuatro millones de metros cúbicos de bosque, a través de procesos de regeneración natural.

Vulnerabilidad

Al deterioro de los recursos naturales se suma la vulnerabilidad del país a los fenómenos naturales.

Las áreas de riesgo comprenden 67 municipios con vulnerabilidad extrema, 42 con riesgo mediano y 222 con bajo o escaso.

La mayoría de desastres se debe a fenómenos de origen hidrometeorológico, como desbordamientos de ríos, huracanes, heladas, tormentas eléctricas y lluvias fuertes, entre otros.

Sólo en el 2001 ocurrieron 238, incluyendo deslaves y derrumbes.

Gisella Gellert, analista sobre gestión de riesgos, destaca que la suma de los eventos naturales pequeños ha causado más daño que el huracán Mitch, por lo que se debe promover una cultura de prevención.

Gabinete ambiental

El ministro Dary Fuentes califica como grave el deterioro de los recursos en el país, y señala que urge regular su uso, para evitar su destrucción.

Como medidas inmediatas sugiere la integración del gabinete ambiental, para priorizar y tomar decisiones a alto nivel.

“Para proteger los recursos naturales no hacen falta más leyes porque ya existe una sobrerregulación, la cual confunde. Lo que debe existir es un ministerio de Ambiente más fuerte, con poder coercitivo, expresa Yuri Melini, director del Centro de Acción Legal Ambiental.

“Estamos sobrerregulados y hay duplicidad de funciones. Además, no hay reglas claras”, agrega Melini, y explica que esa debilidad hace que se revisen estudios de impacto ambiental cuando ya está concluida la obra.

Los entrevistados coinciden en que la responsabilidad de detener el deterioro ambiental corresponde a todos los sectores de la sociedad, sobre todo a las instituciones de Gobierno.

Protección: Perfil socioambiental

La consolidación del proyecto de Cinturón Ecológico, una de las prioridades a nivel metropolitano, destaca en el perfil socioambiental de esta región, elaborado por varias universidades del país y la Red Nacional de Formación e Investigación Ambiental (Redfia).

El estudio aboga por una política de ordenamiento de la región, pues sólo entre 1988 y el 2000 se ocupó más suelo urbano que durante los 224 años anteriores a la fundación de la ciudad, en 1776.

El suelo del área metropolitana es sobreutilizado, además de un crecimiento de áreas vulnerables por el crecimiento del número de asentamientos.

German Rodríguez, coordinador de Redfia, destaca que aún quedan remanentes de bosques en el área, los cuales merecen protegerse.

También destaca que las aguas residuales son vertidas sin contro. Con ello se afecta la calidad de suelos y a eso se suman las mil 500 toneladas diarias vertidas en basureros clandestinos.

Tomado de Prensa Libre - www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.