Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Es necesaria la ciciacs?
Por la redacción de Prensa Libre - Guatemala, 14 de noviembre de 2004

Esta instancia, que debería investigar los cuerpos ilegales y los aparatos clandestinos de seguridad, ha levantado polvo, porque tiene a quienes apoyan su creación, pero también a quienes la consideran innecesaria

El futuro de la Ciciacs

Es la única forma de garantizar una investigación seria e independiente.

Opinión de Frank La Rue
Director de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos

La realidad del país y los acontecimientos violentos de cada día nos reiteran la existencia de cuerpos ilegales y aparatos clandestinos. ¿Quién nos dará una explicación fehaciente de la extraña muerte del juez que lleva el proceso de algunos connotados políticos a quienes les estableció una caución económica equivalente al monto de los imputados actos de corrupción por los cuales se les procesa?

La única forma de garantizar una investigación seria e independiente es a través de un órgano internacional al amparo de un organismo de mucho peso como la ONU. Esta es la lógica de CICIACS, que no pretende sustituir a las instituciones del sistema de justicia ni mucho menos debilitarlas.

El propósito de CICIACS es contribuir desde la experiencia internacional y la seguridad e independencia que esto garantiza a realizar las investigaciones iniciales que coadyuven al desmantelamiento de dichos cuerpo ilegales que atentan contra el Estado de Derecho y que tienen infiltrados muchas de nuestras organizaciones nacionales.

Es fácil esgrimir un falso nacionalismo para oponerse a instituciones que puedan investigar y desmantelar estos poderes paralelos, pues con el argumento de que el sistema de justicia guatemalteco debe aislarse de los sistemas de justicia internacional se mantiene fácilmente la impunidad en el país a través de la infiltración, manipulación o corrupción de algunas de las instituciones nacionales.

Es por ello que el pueblo de Guatemala debe mantener una memoria histórica colectiva de quienes han sido los políticos que se han opuesto sistemáticamente al establecimiento de la CICIACS.

El presidente Berger y el vicepresidente Stein han manifestado su compromiso con la creación de Ciciacs y han reconocido la colaboración obtenida de la ONU en este empeño. Sin embargo, el estancamiento en el Congreso del proceso legislativo sobre Ciciacs motivó al Ejecutivo a retirar el acuerdo alcanzado con la ONU y solicitar de la CC una opinión consultiva.

La CC emite una resolución haciendo ver lo que a su parecer son inconstitucionalidades en dicho acuerdo, y aunque dicha opinión no es vinculante, es obvio que siempre hay que tomar en cuenta su opinión para cualquier iniciativa.

Este es el dilema, pues si a la Ciciacs se le extrae su carácter internacional e independiente y se le quitan las atribuciones de investigar a los cuerpos ilegales y de coadyuvar en un proceso penal, se le quitaría su esencia y efectividad.

La única alternativa que le queda al Gobierno es continuar impulsando Ciciacs dentro de la concepción y mandatos originales, pudiendo negociar con la ONU algunos cambios de términos o afinando algunos conceptos que lo hicieran más aceptable a la CC.

Estracto tomado de www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.