Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Dicen ‘no’ a la minería
Por Aroldo Marroquín, Gema Palencia - Guatemala, 19 de junio de 2005

Vecinos de Sipacapa, San Marcos, votan en medio de pugna legal

Unos dos mil 600 vecinos de Sipacapa, San Marcos, participaron ayer en la consulta comunitaria sobre minería. De las 13 aldeas, 11 optaron por el “no”; en una de ellas ganó el “sí” y otra se abstuvo.

Mientras la legalidad del proceso está en duda por un amparo que interpuso la empresa minera Montana, los vecinos acudieron a los salones comunales de las 13 aldeas para decidir si querían o rechazaban la minería en su territorio.

La mayoría se opuso, según Roberto Marani, uno de los organizadores del proceso, quien explicó que los resultados se darán a conocer el martes próximo.

Montana tiene una explotación minera en el vecino municipio de San Miguel Ixtahuacán y tres licencias de exploración para ubicar nuevos yacimientos en Sipacapa. Los pobladores han denunciado que nadie les consultó para autorizar la citada mina, tal y como establece el Convenio 169 de la OIT, y organizaron la consulta para dejar clara su postura.

A mano alzada, con voto en urna o apuntándolo en una lista, la mayoría manifestó su rechazo.

“Trae enfermedades y se nos va a acabar el agua”, dijo Modesto Gómez, de la aldea Tres Cruces.

Este era el argumento repetido por los opositores, en tanto que la versión cambiaba en las comunidades más cercanas a la mina, que se han beneficiado con programas de reforestación, escuelas o mejora de carreteras.

“Está bueno; no me opongo, porque da trabajo. Mis dos hijos están allí”, explicó Juan López, de la aldea Canoj, en la que los vecinos decidieron que no querían la consulta.

En las aldeas en las que los pobladores no se oponen a la mina, la participación fue escasa. Esta es la primera vez que se realiza una consulta de este tipo en Guatemala.

Verifican

El proceso se llevó a cabo sin mayores incidentes. Aproximadamente, 70 observadores verificaron el proceso, en el que los participantes no tuvieron que demostrar que estaban empadronados.

“No es una votación electoral, sino comunitaria, y la comunidad dijo que no quiere minería”, reiteró Marani.

Entre dos fuegos

Mientras organizaciones de la sociedad civil, ecologistas e Iglesia apoyaban a los opositores a la minería, la empresa Montana accionó en los tribunales, y un juzgado amparó su solicitud para impedir la consulta.

Esto motivó que el alcalde se retirara del proceso y anunciara que se suspendía la consulta.

“La municipalidad apoyaba la consulta, pero no podía ir en contra de un fallo judicial, pero vamos a apelar”, expresó Alejandro Mazariegos, jefe edil.

Esa decisión llegó acompañada de la distribución de volantes -que los vecinos atribuyen a la empresa minera- en los que se anunciaba la suspensión del evento.

“No nos oponemos a ninguna consulta, siempre y cuando se haga dentro del marco legal, porque hay un amparo que hay que respetar”, explicó Milton Saravia, gerente general de Montana.

Datos: Opinión del pueblo

Pobladores del municipio participaron en consulta comunal, pero su legalidad no está clara luego de que fuera interpuesto un amparo contra el proceso.

Sipacapa tiene 14 mil 39 habitantes, que viven en 13 aldeas. Cinco mil 720 estaban empadronados en 2005, según el Tribunal Supremo Electoral.

Participaron dos mil 600 personas. Once aldeas votaron “no”. Canoj se abstuvo y en Cancil optaron por el “sí”, según Roberto Marani, uno de los organizadores.

La consulta se amparó en el Código Municipal, artículos 64 a 66, que regulan las consultas a vecinos.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.