Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Federaciones deportivas, en mira de la Contraloría
Por Gabriela Barrios, Claudia Castro - Guatemala, 24 de diciembre de 2007

Anomalías: Auditoría revela gastos sin justificar, excesos y sobrevaloración

“El Congreso no ha cumplido su labor de desaprobar la ejecución presupuestaria del deporte, y por ser entidades autónomas, no reciben castigo”. Nineth Montenegro, diputada.

Varias federaciones y asociaciones deportivas concluyen el 2007 con más escándalos que triunfos, y sus administraciones siguen dando de qué hablar. Excesos, viajes no justificados y gastos sin liquidar son sólo parte de la lista de anomalías, mientras la Contraloría General de Cuentas (CGC) analiza cómo condicionar el presupuesto que éstas reciben, a cambio de transparencia.

Mientras los deportistas se quejan por la falta de apoyo por parte de las autoridades del deporte, los informes de auditoría interna y el seguimiento que la Contraloría de Cuentas le ha dado a varias denuncias, dan cuenta del despilfarro y mala utilización que algunas federaciones y asociaciones deportivas le dan a los recursos económicos que provienen del Estado.

Cada año, la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) reparte alrededor de Q75 millones entre las 43 federaciones y asociaciones, pero no siempre el destino de esos recursos son los deportistas.

Para muestra

En un informe de auditoría de la CDAG, entregado el 18 de diciembre último, la Federación nacional de Fisicoculturismo reportaba Q1 millón 275 mil en cheques pendientes de liquidar, los cuales fueron emitidos a personas relacionadas con esa federación y corresponden a la administración, encabezada por Luis Felipe Lee López.

“Estamos tranquilos, porque esos son fondos que se utilizaron para el pago de monitores, transporte, árbitros, y que podremos desvanecer. Somos la federación que más campeonatos lleva a cabo en el año, y por eso en ocasiones hay criterios administrativos que no se pueden cumplir”, aseguró Luis Felipe Lee.

Aunque el dirigente dejó el cargo para dar paso a la elección, en la cual resultó ganador su hijo, Luis Ricardo Lee, el proceso fue impugnado, y se repetirá durante la segunda semana de enero.

En la CGC, se han recibido denuncias de los deportistas, quienes revelaron que fueron inscritos para diversas competencias internacionales, pero nunca viajaron, pues su lugar fue ocupado por directivos, entre otras anomalías.

Al igual que ocurre en Fisicoculturismo, en otras disciplinas, como la lucha, el presidente del Comité Ejecutivo, Miguel Antonio Frech, enfrenta procesos por mal manejo de fondos, de la misma manera que el ex presidente de la Asociación nacional de Polo, Francois Berger -quien en las pasadas elecciones del deporte fue relevado por Álvaro Aguilar- aún está bajo investigación en la Fiscalía contra la Corrupción, del Ministerio Público, luego de que la Contraloría lo denunciara por la compra de una finca sobrevalorada en más de Q8 millones.

Las anomalías del Mundial

En el deporte de las luchas, las irregularidades se remontan al 2006, cuando se celebró en Guatemala el Campeonato Panamericano de Lucha y el Campeonato Mundial Juvenil del mismo deporte.

Esa organización recibió, además de lo que empresas privadas aportaron por concepto de patrocinio, una asignación extraordinaria de la CDAG de Q309 mil, para llevar a cabo esas competiciones, dinero que se utilizó para saldar una deuda que se tenía con la federación internacional de esa disciplina.

Luego de que se auditaron los ingresos y egresos de la competencia, la CDAG inició un juicio de cuentas en contra de Frech, por malversación de fondos.

“Esto es parte de un complot en contra de las federaciones que no hemos estado de acuerdo con el actual Comité Ejecutivo de la CDAG. Ya me presenté a la Fiscalía, y tengo todos los documentos para demostrar que no me apropié de un solo centavo”, explicó Frech.

Por su parte, Francisco Lee, quien fungió como presidente del Comité Organizador del Mundial Juvenil de Lucha, aseguró que la CDAG nunca les notificó acerca del resultado de la auditoría que se llevó a cabo.

“Quiero aclarar que no tuve bajo mi manejo o custodia ningún tipo de recursos económicos. Yo sólo fui el presidente del Comité Organizador, y no toqué ni un centavo”, comentó Lee.

Además de la utilización que se le dio a la ayuda extraordinaria, se encontraron facturas con gastos por consumo de bebidas alcohólicas y cigarrillos, a nombre de la Federación Nacional de Luchas.

Fiscalización y transparencia

Carlos Mencos, contralor general, explicó que están en proceso dos informes de diferentes deportes que fueron denunciados por malos manejos, además del análisis de la ejecución de ingresos y egresos que cada año se lleva a cabo en la CDAG y en el COG, por ser las máximas entidades del deporte nacional, y que manejan Q223 millones y Q58 millones, respectivamente, y también de un grupo de federaciones y asociaciones que se seleccionan aleatoriamente.

El Contralor admitió que la única manera de evitar que el despilfarro de recursos continúe en el deporte es ordenar que se suspenda la asignación de fondos a aquellas federaciones que muestren anomalías.

Para Mayra Palencia, de la Coalición por la Transparencia, la única fórmula en la que se podría lograr que entidades autónomas y descentralizadas puedan transparentar sus ejecuciones, es fortaleciendo las unidades de control interno, en este caso, las comisiones de fiscalización.

“Antes que la Contraloría, deben existir entidades que puedan anticiparse a esas anomalías y que puedan detectar dónde hay mal manejo de los recursos”, explicó Palencia.

Tanto la CDAG como el COG deben, por ley, contar con una comisión de fiscalización, que se encargue de ejercer un control interno sobre el manejo administrativo y contable de las instituciones deportivas, así como de las entidades que las integran; en este caso, las federaciones y asociaciones deportivas.

Viaje a Río de Janeiro: Invitados especiales

La Comisión de Deportes del Congreso, que tendría como misión fiscalizar en qué se invierten los recursos que se asignan al deporte y el desempeño de la dirigencia, fue objeto de críticas en agosto de este año, cuando se supo que tres diputados que integraban la comisión, así como el vicepresidente del Congreso, viajaron como invitados especiales a Río de Janeiro, durante los Juegos Deportivos Panamericanos.

De esa cuenta, el COG nunca entregó la relación de los boletos aéreos adquiridos, así como el detalle de lo gastado en esa participación, a pesar de que se trata de fondos estatales.

Eventos: Sin acceso a informes

La Contraloría General de Cuentas busca que se establezcan los mecanismos para auditar lo que las diferentes federaciones y asociaciones deportivas perciben a través de patrocinios y la celebración de eventos internacionales, algo que hasta ahora no ha sido posible, pues éstos se manejan fuera de las cajas fiscales, a lo único que tiene acceso la Contraloría.

El mejor ejemplo es la Vuelta Ciclística a Guatemala, que maneja al rededor de Q3 millones, que no se ingresan en las arcas de la federación respectiva.

“Estos fondos privativos tienen que ser auditados, pues son un recurso valioso para el deporte”, aseguró Carlos Mencos.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.