Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ciudad contaminada por aguas servidas
Por Fredy López Yuman - Guatemala,27 de marzo de 2005

Diego Alejandro, de 18 meses de edad, es cambiado de casa para que no perciba todos los días los malos olores que emanan del río de aguas negras de Montserrat II, Mixco.

Los más de 10 ríos de aguas negras que recorren la capital dejan a su paso, además de malos olores, grandes cantidades de basura

Los más de 10 ríos de aguas negras que recorren la capital dejan a su paso, además de malos olores, grandes cantidades de basura que los vecinos tiran en su recorrido.

Dos grandes desagües conducen las aguas negras de la capital de Guatemala, donde viven cerca de tres millones de habitantes, sin que hasta el momento haya un proyecto para el tratamiento de las aguas residuales.

Los más de 10 ríos que forman la cuenca del lago de Amatitlán, que en otro tiempo conducía aguas cristalinas, ahora llevan las aguas negras de la parte oeste de la capital, mientras que las aguas servidas del norte y este de la ciudad se conducen a través de los ríos Las Guacamayas y Las Vacas hacia el río Motagua, que desemboca en el lago de Izabal.

Contaminación domiciliar

Un estudio sobre la prevención de la contaminación del río Motagua, realizado en 2004 por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, señala que “el principal origen de la contaminación es domiciliar”.

La contaminación de este río, continúa el estudio, es derivada de la influencia sobre el río Las Vacas de la parte norte de la capital y “es causada por aguas residuales domésticas con altos contenidos fecales”.

A ello se suman las enfermedades que afectan a los niños, los más vulnerables a enfermedades respiratorias y del sistema digestivo, además de la hepatitis, que principalmente se contagia a través de esta vía.

Para prevenir enfermedades y evitar los malos olores que permanecen en el ambiente, los vecinos se las ingenian de varias maneras.

“Todos los días llevo a mi nieto Diego Alejandro, de 1 año y medio, a la casa de otros familiares para alejarlo de la contaminación”, dice Aura Lidia Quiñónez, quien vive próxima al río de aguas negras que pasa en la 4a. calle “A” y 2a. avenida de Montserrat II, zona 4 de Mixco.

Demanda

Los cientos de vecinos de este sector han solicitado a las autoridades de la Municipalidad de Mixco que coloquen tubos para drenajes. Sin embargo, después de más de 30 años de haber sido fundada la colonia, sus demandas no han sido atendidas.

La respuesta edil sigue siendo la misma. Fernando Alcayaga, de la comuna mixqueña, argumenta que “por falta de fondos no está en disposición de realizar este trabajo en breve plazo”. Agrega que la construcción de una pared es parte de la solución para evitar los malos olores.

“La contaminación del río Motagua además acarrea sólidos que se deben a los residuos de materiales de construcción y ripio. Este desagüe de la ciudad se conduce principalmente por el río Las Guacamayas y recibe las aguas del norte de la capital, entre ellas las del río Las Vacas.

Hasta el momento no existe un plan para el tratamiento de aguas en el río Motagua, por lo que los vecinos de Chinautla son los más afectados por la contaminación.

El estudio del Gobierno de Japón destaca que los puntos de contaminación de las aguas del río Motagua “superaron los valores de la normativa europea contra la contaminación”.

Ese resultado se debe a que la cuenca de ese río tiene tres fuentes de contaminación: “el río Las Vacas como principal contaminante, la actividad industrial y origen fecal”.

Según Édgar Zamora, director de la Autoridad para el Manejo del Lago de Amatitlán (Amsa), “por la dimensión del río Motagua se debe atender de forma integral”, aunque no hay ningún proyecto oficial para el tratamiento de estas aguas.

Otros ríos

En el caso de los desagües que desembocan en el lago de Amatitlán, la principal corriente es la del río Villalobos y también el más contaminado.

En su recorrido recibe más de 10 afluentes, entre ellos el río Pinula, “que contiene las aguas de los drenajes de toda el área occidente de la capital”, informa Zamora.

El proyecto que pretende solucionar en parte este problema “es la construcción de 10 plantas de tratamiento de aguas en la cuenca del lago de Amatitlán”, afirma Zamora.

Para el 2007 se pretende que entre a funcionar en su totalidad el proyecto de la cuenca del lago de Amatitlán, para sanear en parte sus aguas.

Afecciones

Las aguas servidas que corren a flor de tierra “son fuente de enfermedades diarreicas y respiratorias, dengue y hepatitis, además de parasitismo infeccioso”, afirma Nicté de Rojas, directora de la clínica periférica ubicada en la colonia Primero de Julio, del Ministerio de Salud Pública.

La manipulación de alimentos, así como el ambiente insalubre en las casas que están en las cercanías de estos ríos de aguas negras, provocan afecciones en los niños y también en los adultos, puntualiza la directora de la clínica.

“En estos sitios proliferan moscas e insectos, principalmente en época lluviosa”, afirma De Rojas.

Por lo tanto, la hepatitis es otra enfermedad que se ha detectado en ese centro asistencial. “Once casos se han reportado desde enero de este año”, según De Rojas.

Para evitar afecciones respiratorias y diarreas, esta clínica impulsa campañas de prevención. “Llevamos información a los estudiantes en las escuelas para prevenir enfermedades”, declara De Rojas.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.