Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Juzgarán a nieto de ex dictador y diputada por racismo
Por PRL/Ulises Canales L.- Guatemala, 2 de marzo de 2005

Autoridades judiciales anunciaron hoy que el próximo 8 de marzo iniciará el primer juicio por racismo en Guatemala contra un nieto del ex dictador Efraín Ríos Montt (1982-1983) y una diputada al Parlamento Centroamericano (PARLACEN).

Por una acusación avalada por la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público (MP), enfrentarán cargos por discriminación racial el joven Juan Carlos Ríos, pariente del ex gobernante de facto, y la legisladora regional Ana Cristina López.

Ambos encabezan la relación de cinco personas que el 9 de octubre de 2003 practicaron violencia verbal, insultos y discriminación contra la Premio Nobel de la Paz 1992, la dirigente indígena guatemalteca Rigoberta Menchú.

El incidente ocurrió durante una audiencia pública en la que Menchú asistió para brindar testimonio contra Ríos Montt por los disturbios que correligionarios políticos suyos protagonizaron en esta capital los días 23 y 24 de julio del mismo año.

"Andá vendé (ve a vender) tomates a La Terminal (un populoso mercado capitalino) india", fue uno de los gritos proferidos contra la también embajadora de buena voluntad de la ONU en plena sala del tribunal por seguidores del ex dictador.

Además de Juan Carlos Ríos y Ana Cristina López, también son acusados Elvia Domitila Morales, Vilma Vidalina Orellana y Enma Samayoa, todos partidarios de que Ríos Montt fuera inscrito como candidato presidencial en la contienda electoral de 2003.

En una nación como Guatemala, con alrededor del 60 por ciento de su población indígena, el delito de discriminación apenas fue introducido en el Código Penal en 2002, pero hasta ahora ningún caso ha llegado a debate público.

Para dicha infracción, la justicia contempla penas de prisión de entre uno y seis años.

La Fundación Rigoberta Menchú Tum, querellante en el proceso, y el MP anunciaron que no se limitarán a aportar en la vista oral testimonios de 35 personas, sino, además, pruebas científicas.

Para ello llevarán al juicio a lingüistas, antropólogos, psicólogos y expertos en análisis labiofacial que descifrarán los improperios contra la líder indígena, grabados por reporteros de televisión que cubrieron los sucesos.

"Aunque es un delito relativamente nuevo, nosotros vamos bien preparados", aseguró el fiscal Marco Tulio Escobar, mientras Menchú dijo que su objetivo es crear precedentes en los casos de racismo.

"Ahora toca averiguar cuánto valora el tribunal la dignidad de miles de indígenas", acotó, en referencia a que constituyen casi el 60 por ciento de los 11,2 millones de habitantes de Guatemala.

Según Roberto Molina, experto del Centro para la Defensa de la Constitución, es necesario que se dé una condena ejemplar y empiecen a fluir en los tribunales los muy frecuentes casos de racismo y discriminación.

Tomado de www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.