Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Preocupante mortalidad de niños recién nacidos
Por NL/CAR/MGA - Guatemala, 7 de abril de 2008

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó sobre el elevado número de muertes de menores de un mes en Guatemala, cifra calculada hoy en ocho mil cada año, una de las más altas del continente.

Yehuda Benguigui, jefe de la Unidad de Salud del Niño y Adolescente de la OPS, agregó que esa cifra se mantiene casi inalterable desde hace 15 años, lo cual indica la falta de atención estatal al problema.

De acuerdo con el funcionario, hasta el 70 por ciento de esas muertes se podría evitar porque se trata de casos de infecciones o asfixia, cuya atención médica no requiere de grandes inversiones para el sistema hospitalario.

Según el ministerio de Salud Pública, durante 2007 el número de bebés fallecidos fue de dos mil 197, cifra mucho menor a la ofrecida por la OPS.

Ello obedece a que en el área rural muchas veces la muerte de un neonato ocurre antes de ser inscritos en el registro de nacimientos, entonces tampoco se declara el deceso y no queda ninguna evidencia estadística.

Los departamentos más afectados son Totonicapán, Sololá y Escuintla, donde también son muy elevados los índices de pobreza y analfabetismo.

Para el ex presidente de la Asociación Guatemalteca de Pediatría, Edgar Beltetón, el problema comienza desde la gestación porque la madre no recibe atención adecuada, hay deficiencias en la alimentación, anemia o infecciones no tratadas.

Por ese motivo, señala Beltetón, los niños nacen en condiciones de alta vulnerabilidad y son escasas las posibilidades de sobrevivir.

Fuente: www.prensa-latina.cu


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.