Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Demandan atacar causas de delincuencia juvenil
Por ARC/UCL- Guatemala, 8 de agosto de 2005

Expertos y autoridades de seguridad pública advirtieron hoy que programas educativos y opciones laborales para la juventud, son la mejor forma de combatir la delincuencia, en lugar de las capturas masivas de pandilleros.

Marco Antonio Castillo, director general del Grupo Ceiba, aseguró que la única manera eficaz de combatir las pandillas es convencer a los jóvenes que existen otras soluciones para sus problemas.

Asimismo, se les debe proveer de herramientas educativas que les permitan obtener ingresos económicos, comentó el titular de la referida instancia no gubernamental que realiza trabajos de prevención en sectores marginales.

En declaraciones a medios locales, Castillo reconoció que las labores de prevención son visibles a mediano y largo plazos, y descalificó las políticas represivas oficiales como única opción para acabar con las pandillas juveniles o maras.

"A los jóvenes que integran las pandillas o maras se les pueden aplicar políticas de mano dura y hasta de 'limpieza social', pero detrás vendrán más y utilizarán técnicas más sofisticadas", puntualizó el activista social.

Tal percepción es generalizada entre especialistas, quienes comparan a las pandillas con un árbol no deseado, pues "se pueden cortar de tajo sus ramas, pero si la raíz permanece, con el tiempo y con la ayuda del medio ambiente nacerán otras más robustas".

En opinión de Leslie Sequeiro, del Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible (IEPADES), para desmantelar las pandillas, primero hay que atacar al crimen organizado, pues -aseguró- es éste el que provee de armas de fuego y drogas a los pandilleros.

"Ellos (los mareros) son sólo peones en un juego de ajedrez. Si no les fuera tan fácil obtener pistolas y drogas, no serían tan peligrosos", comentó Sequeiro.

Indicó que lo más práctico y fácil sería capturar a todos estos jóvenes y se brindaría así tranquilidad al resto de la ciudadanía, pero para ello habría que construir muchas cárceles, en lugar de proyectos habitacionales y otros.

De acuerdo con el ministro de Gobernación (Interior), Carlos Vielmann, las maras son un problema del Estado y de toda la sociedad, y en ese fenómeno inciden diversas causas.

"La pobreza, falta de educación, oportunidad de empleo y violencia intrafamiliar no los puede atacar la policía", apuntó Vielmann, al referir que son problemas socioculturales que influyen en la formación de esos grupos marginales.

Fuente: www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.