Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ponostican muertes por inanición
Por PGH/Ulises Canales L. - San Pedro Sacatepéquez, Guatemala, 8 de noviembre de 2005

A partir de marzo próximo podrían registrarse en el altiplano de Guatemala muertes por inanición, si no se destina ayuda alimentaria a los miles de damnificados por la tormenta Stan, advirtió hoy una autoridad local.

Marco Antonio Orozco, alcalde de este municipio cabecera del departamento de San Marcos (oeste), aseguró a Prensa Latina que la inseguridad alimentaria “es alarmante”, tomando en cuenta los índices históricos de desnutrición y los estragos causados por el meteoro, hace ya 32 días.

“Definitivamente, la seguridad alimentaria y nutricional de aquí a cinco meses se agravará, si no se hace algo”, señaló Orozco, quien indicó que el 58,3 por ciento de la población de este municipio vive en condiciones de pobreza extrema.

Explicó que existen además altos índices de desnutrición, al punto que la mayor vulnerabilidad de advierte en menores de cero a siete años de edad, que están por debajo del percentil cinco en la curva de crecimiento.

El grado de nutrición se mide en una curva de crecimiento y Guatemala está por debajo del percentil cinco (de cinco, 0 y 5), por lo que situarse en esa posición significa que hay un grado de desnutrición uno, lo que provoca crecimiento retardado y desarrollo intelectual limitado.

“Imagínese, con 30 días de dieta a base de carbohidratos, se nos baja más ese percentil y nos preocupa mucho que vienen meses fríos y vamos a tener quizás más muertes por bronconeumonía que por el mismo desastre natural”, alertó el jefe edil.

Cifras oficiales refieren que en San Pedro Sacatepéquez se reportaron 83 muertos, 6 desaparecidos, 58 viviendas destruidas totalmente, 258 con derrumbes parciales y 777 con daños de algún tipo, mientras 22 mil 75 de los cerca de 80 mil habitantes resultaron afectados directos.

Además, indicó Orozco, de 7 aldeas que tiene el municipio, en 13 colapsaron los sistemas de agua potable y entubada nueve comunidades y 1 mil 765 personas continúan incomunicadas por problemas en las vías terrestres.

“Perdieron todo, cosechas, las únicas reservas de dinero que tenían y más que eso, los proyectos productivos que poseían para generar riquezas, para marzo, es muy probable que se de una situación de hambruna, si no se reacciona a tiempo”, sentenció.

El portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA), el canadiense Trebor Rowe, manifestó a Prensa Latina su temor porque la comunidad internacional reaccione de manera tardía al pedido de 14,1 millones de dólares para garantizar la alimentación a 285 mil guatemaltecos damnificados.

“Será mejor evitar una crisis de fondo -como la ocurrida en Níger- que causará muertes, enfermedades serias provocadas por la ausencia de alimentos”, apuntó Rowe, al precisar que hasta la fecha el PMA ha podido canalizar 4,4 millones de dólares, equivalente a poco más del 25 por ciento de lo solicitado.

Asimismo, Arnulfo Sandoval, coordinador de proyectos del PMA en Guatemala, puntualizó que luego de la fase de ayuda de emergencia inmediata, conocida como IRA, por sus siglas en inglés, se aplica la EMOP (Operación de Emergencia), después de identificar daños y beneficiarios.

El PMA estima que en seis meses podrá distribuir unas 30 mil toneladas de alimentos (a razón de cinco mil por mes), básicamente una ración familiar (para cinco personas) de 2,9 kilogramos de nutrientes, que se otorga a cambio de trabajo.

Según el PMA, Guatemala registra un 9,3 por ciento de su población con desnutrición crónica, ubicándose junto a Haití en los primeros lugares de Latinoamérica y el décimo a nivel mundial.

Fuente: www.prensalatina.com.mx - 071105


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.