Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Califican de encomiable labor de médicos cubanos
Por PGH/Ulises Canales L. - Tacaná, Guatemala, 8 de noviembre de 2005

Barrancos, deslaves, crecidas de ríos o el intenso frío no constituyen obstáculos para que los médicos cubanos brinden hoy asistencia de alto nivel profesional a miles de guatemaltecos damnificados por la tormenta tropical Stan.

En este recóndito paraje del departamento de San Marcos, unos 280 kilómetros al oeste de la capital de Guatemala y a más de tres mil metros sobre el nivel del mar, la labor humanitaria de los galenos de Cuba recibe múltiples muestras de gratitud, por ir más allá de lo meramente clínico y asistencial.

La doctora Ada Lozano, jefa de la brigada de emergencia cubana en San Marcos, dijo a Prensa Latina que 141 galenos y 11 técnicos en saneamiento ambiental y combate de vectores prestan sus servicios en 18 de los 29 municipios de esta demarcación.

"Las brigadas de médicos cubanos nos han tendido la mano para contrarrestar todas las epidemias. Ellos (los galenos) recorren las comunidades, caminan horas y varios kilómetros, pero no ponen reparos", reconoció Elmer Miranda, uno de los damnificados en el caserío Dolores Providencia.

Al igual que hacen en esa localidad de la aldea Piedra Grande, en el municipio de San Pedro Sacatepéquez (donde hay 17 cubanos), en Tacaná salen desde temprano a consultar casa por casa en las zonas más intrincadas, castigadas por una intensa neblina y un frío que cala hasta los huesos.

"Estamos más que satisfechos, desarrollan un proceso asistencialista con los pacientes con problemas gstrointestinales, respiratorios y diarreicos, pero también hacen profilaxis y educación ambiental y sanitaria. Están todos en el terreno", resaltó el alcalde de San Pedro Sacatepéquez, Marco Antonio Orozco.

Al dialogar con Prensa LAtina, el jefe edil valoró de "encomiable" el aporte cubano, y afirmó que "lo que no hacen los propios lo hacen los ajenos", en alusión a los profesionales de la salud guatemaltecos que no acostumbran a asistir a habitantes de poblados rurales.

En el anecdotario de los médicos de la Mayor de las Antillas en Guatemala, el joven Bernardo Martínez Despaigne recordó "el debut" en plena carretera durante el viaje desde la capital hacia este departamento, cuando tuvieron que asistir a un hombre de 40 años con sangramiento digestivo (vomitando sangre).

"Se le trató en el mismo camino, en medio de un embotellamiento, se hidrató y se remitió al hospital más cercano. Esa fue la primera vida salvada, recuerda con orgullo Martínez, quien al igual que sus colegas, menciona el frío, los hábitos alimenticios y lo agreste del terreno como los primeros obstáculos a vencer.

Tanto Martínez como los también doctores Ana González, Yoraidys Merladec, MAriela Vásquez, Lourdes LEiva, Lázaro Small, Julio César Tores, Yenny Medina, Niurka Fleites y Deysi González relizan tareas de promoción y prevención de salud, con charlas educativas cara a cara y grupal.

Según Lozano, desde la llegada a San Marcos, los cubanos han ofrecido 31 mil 745 consultas, de las cuales 15 mil 565 fueron a menores de 15 años y el resto a adultos, mientras en total han salvado 192 vidas, de ellas 67 a mayores de edad y las demás a niños.

En su quehacer y cotidiano, galenos como Yenny Medina caminan 20 kilómetros diarios en el ir y venir a la aldea Chactelá, una de las nueve incomunicadas en este departamento, a causa de los deslaves.

Pero los cubanos, como simplemente le llaman los tacanecos, no escatiman en horarios. Relataron los médicos que luego del incidente en la carretera, al llegar a Tacaná tuvieron que atender a 33 lesionados en un accidente masivo, y al día siguiente a dos embarazadas cuyo feto tenía una mano fuera.

Si no bastara, el modesto hotel Los Angeles, donde se hospedan, se ha convertido en un improvisado consultorio, pues vecinos con cualquier dolencia acuden allí en busca de sus servicios y son atendidos en las habitaciones.

Fuente: www.prensalatina.com.mx - 071105


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.