Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Organizaciones rechazan el Plan Mérida
Por JF/CAR - Guatemala, 9 de junio de 2008

Organizaciones de la sociedad civil guatemalteca expresaron su preocupación por la llamada Iniciativa Mérida, una estrategia impulsada por Estados Unidos para tener mayor presencia militar en el área mesoamericana.

“Washington pretende controlar el espacio aéreo, marítimo y terrestre y desplegar tropas en la región bajo el pretexto de combatir el narcotráfico”, declaró a Prensa Latina el dirigente de la agrupación Hijos por la Identidad y la Justicia, Raúl Nájera.

Para el Frente Nacional de Lucha, que reúne a unas 30 asociaciones, el proyecto de la Casa Blanca es una versión del Plan Colombia que busca más intervención en Centroamérica.

Las organizaciones sociales rechazaron la reciente visita a Guatemala del subsecretario norteamericano de Estado, John Negroponte, quien en la década de 1980 dirigió a grupos contrarrevolucionarios nicaragüenses.

Negroponte realizó una gira del 3 al 6 de junio por varios países del área para acelerar la aplicación de la iniciativa de Mérida, que prevé dedicar inicialmente unos 500 millones de dólares para supuestamente combatir el tráfico de drogas y la delincuencia.

“Es bien conocido que ese plan no es más que una punta de lanza de remilitarización de la región”, dijo Nájera y consideró que esta es una reacción de Washington ante la llegada al poder de gobiernos progresistas en América Latina.

La organización Hijos, integrada por descendientes de detenidos desaparecidos durante la guerra en este país, rechazó también la creciente presencia de efectivos del ejército guatemalteco en asuntos que no son de su competencia.

Mencionó como ejemplos la participación de militares en patrullajes conjuntos con la policía y en los desalojos violentos de campesinos, lo cual contraviene los acuerdos para una paz firme y duradera firmados en 1996.

Fuente: www.prensa-latina.cu - PL-33


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.