Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Prosigue exhumaciones de víctimas de la guerra
Por LAC/Ulises Canales - Guatemala, 12 de agosto de 2004

Defensores de los derechos humanos en Guatemala continúan hoy acciones para ubicar a decenas de campesinos e indígenas asesinados por el ejército durante la pasada guerra y sepultados en cementerios clandestinos.

En base a un cronograma anunciado a finales de julio pasado, la Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Guatemala (FAMDEGUA) y el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) coordinaron con antropólogos forense la búsqueda de osamentas de personas que se cree fueron sepultadas en departamentos del norte y oeste del país.

Voceros de FAMDEGUA expresaron su optimismo en poder dar con el paradero de 32 campesinos durante dos exhumaciones de cementerios clandestinos iniciadas el martes, de forma simultánea, en los departamentos de Quiché y Alta Verapaz, noroeste y norte del país, respectivamente.

La primera excavación se inició en un camposanto de la comunidad de Tol, en el municipio de Chichicastenango (Quiché), donde se supone yacen los esqueletos de 27 campesinos, entre hombres, mujeres y niños, masacrados por militares el 25 de agosto de 1982, período en el que gobernó de facto Efraín Ríos Montt.

La segunda exhumación se realizó en dos cementerios clandestinos situados en la finca San Simón I, del municipio de Chisec (Alta Verapaz), para localizar los restos óseos de cinco labriegos ultimados en 1981, presuntamente luego de constatarse que fungieron como informantes del ejército.

Según el informe Guatemala: Memoria del Silencio, presentado en febrero de 1999 por la Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH), durante la guerra civil en este país (1960-1996) se perpetraron unas 669 matanzas de civiles, 626 de ellas atribuidas a las fuerzas armadas.

La misma fuente refiere que durante el período más violento de la beligerancia interna (de 1978 a 1985) Quiché fue uno de los departamentos donde se concentraron los operativos militares y se registraron un total de 327 casos de masacres, básicamente en los municipios de Ixcán, Nebaj, Uspantán, Chajul y Chichicastenango.

El conflicto armado, finalizado el 29 de diciembre de 1996 con la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno y la guerrilla, dejó 200 mil muertos y desaparecidos, de acuerdo con la CEH.

De forma paralela, especialistas de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) contratados por el GAM reanudaron los trabajos de exhumación en las antiguas instalaciones de la zona militar de Playa Grande Ixcán, en Quiché, recinto donde podrían estar enterrados los restos de decenas de personas.

Los antropólogos, quienes laboran en coordinación con un grupo de Salud Mental de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado (ODHA), ya tienen identificadas las áreas donde, según familiares y testigos de hechos represivos cometidos en los años 80, podrían encontrarse las osamentas de las víctimas, indicó Mario Polanco.

Polanco, dirigente del GAM, dijo desconocer el número exacto de personas que podría estar en el lugar, pues los investigadores de esa instancia y testigos fueron amenazados cuando iniciaron en abril pasado a reconocer las zonas y presentar testimonios ante el Ministerio Público.

Tomado de www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.