Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala carece de solvencia moral para condenar a Cuba en CDH
Por FG/Ulises Canales L.- 15 de abríl de 2004

El Centro para la Acción Legal de Derechos Humanos (CALDH) de Guatemala fustigó hoy en duros términos el voto del gobierno a favor de una moción contra Cuba en Ginebra, Suiza, por carecer de solvencia moral para tal actitud.

En una carta titulada Naciones Unidas y Derechos Humanos, una resolución inmoral contra Cuba, la institución que monitorea y exige el respeto de las garantías individuales en el país deploró el respaldo del presidente Oscar Berger a una moción presentada por Honduras en la Comisión de Derechos Humanos (CDH) de la ONU.

Tras afirmar que considera de suma importancia la lucha por la vigencia y respeto de los derechos humanos en cualquier país del mundo, CALDH condenó "por injusto e inmoral el acoso constante a Cuba, único país de América que se ha plantado con dignidad ante el imperio del Norte y por lo cual no lo perdonan".

Para CALDH, "la actitud norteamericana y de los gobiernos que, como el de Honduras y Guatemala, se pliegan a estas presiones, constituye un acto de desvergüenza y doble moral".

En el caso de Guatemala -puntualizó- es, además, una penosa manifestación de desagradecimiento, pues la confirmación del canciller Jorge Briz de que el país votaría contra Cuba evidenció "un desconocimiento brutal de todo el apoyo que el gobierno y pueblo cubanos han brindado al nuestro".

Actualmente más de 500 médicos cubanos laboran en lugares recónditos de esta nación y han salvado desde 1998 la vida de más de 57 mil niños, además de que cerca de 700 alumnos guatemaltecos han podido ejercer su derecho al estudio superior en la isla.

En ese sentido, manifestó que el pedido al ejecutivo de Berger -también hecho por el Congreso- a que se abstuviera de avalar la moción anticubana se basó en que "el gobierno de Guatemala no posee solvencia moral para tomar tal actitud".

"En Guatemala, el 57,6 por ciento de la población vive en la pobreza y el 37,3 en la extrema pobreza; más de mil mujeres han sido cruelmente asesinadas en los últimos cuatro años, cerca de 50 en el 2004, sin que se haya realizado investigación para castigar a los responsables", denunció.

Además, prosiguió CALDH en la exposición de violaciones de las garantías individuales en el país, "el crimen organizado continúa operando con toda impunidad; y aún no se ven las acciones dirigidas a castigar a los responsables del genocidio y crímenes de lesa humanidad cometidos en el pasado".

Esas, subrayó, "son sólo algunas de las violaciones por las cuales el gobierno tendría que responder y por las cuales debería cubrirse la cara, antes de cometer el gravísimo error de avalar una resolución contra una Cuba".

Advirtió, asimismo, que con el apoyo de los galenos cubanos y la formación de jóvenes profesionales de este país en la nación caribeña, La Habana "está paliando los efectos de violaciones a los derechos humanos, como es el derecho a servicios dignos de salud, por parte del Estado guatemalteco".

CALDH calificó de inaceptable que, "con presiones económicas, el gobierno norteamericano comprometa a los países latinoamericanos en una resolución contra Cuba, por razones electorales, cuando ellos mantienen ocupado Guantánamo (base naval en el oriente de la isla) y han realizado toda clase de violaciones a los derechos humanos".

Idéntico repudio merece, agregó el texto, una resolución anticubana promovida por un país como Estados Unidos, que no sólo está exento de control y vigilancia de la CDH de la ONU y hace caso omiso de la Corte Penal Internacional, sino que "ha violado y continúa violando los derechos humanos internamente".

Tomado de www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.