Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Prevén final justo a Caso Gerardi con cambio en corte
Por OCS/Ulises Canales L. - Guatemala, 16 de octubre de 2004

La Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG) manifestó hoy optimismo en una solución favorable del caso por el asesinato de monseñor Juan José Gerardi, tras los cambios recientes en la justicia.

Nery Rodenas, director de la ODHAG, señaló que debido a la toma de posesión de nuevos magistrados para las cortes Suprema de Justicia (CSJ) y, en particular, las de Apelaciones, el complicado proceso por el crimen del religioso, perpetrado el 26 de abril de 1998, podría quedar resuelto.

Según Rodenas, el proceso se mantenía estancado debido a una acción legal planteada por el entonces presidente de la Sala Cuarta de Apelaciones Wilevaldo Contreras, quien había sido separado del caso por decisión de la CSJ, pero al interponer un recurso a su favor el magistrado provocó que se demorara más el trámite judicial.

Ahora que Contreras ha abandonado la referida sala, ya que terminó su período de cinco años, "no existe materia para continuar con la apelación, y serán nuevos magistrados quienes conocerán el expediente", comentó el titular de la ODHAG, al apuntar que lo que corresponde ahora es que se dicte sentencia en segunda instancia.

Por el asesinato del prelado, el Tribunal Tercero de Sentencia Penal procesó y condenó en 2001 a 30 años de cárcel a los militares Byron Disrael Lima Estrada y su hijo, Byron Lima Oliva, mientras al sacerdote Mario Orantes Nájera se le impuso 20 años por su complicidad con los autores materiales.

En el crimen de Gerardi también estuvo involucrado el ex especialista del Estado Mayor Presidencial Obdulio Villanueva, quien igualmente recibió una condena de 30 años, pero fue decapitado durante un motín carcelario en febrero de 2003.

El entonces obispo auxiliar fue ultimado en el estacionamiento de la Casa Parroquial del templo de San Sebastián, en esta capital, dos días después de presentar el informe Guatemala, nunca más, en el cual denunció las atrocidades del Ejército durante el conflicto armado (1960-1996).

Tomado de www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.