Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Llega relatora especial de OEA para la mujer
Por MV/UCL- Guatemala, 17 de julio de 2005

La relatora especial de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la mujer, Susana Villarán, inició hoy una visita de trabajo a Guatemala para conocer la situación de vulnerabilidad que sufre ese segmento de la población.

El viaje de Villarán, encargada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de verificar la problemática de violencia contra el sector femenino, ocurre en momentos en que grupos sociales denuncian un incremento de los crímenes de género.

Según datos de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) de Guatemala, de enero de 2002, cuando comenzó el conteo de víctimas de la violencia, hasta mayo de este año perecieron en el país mil 366 féminas.

El 66 por ciento, precisó la fuente, murió con "sadismo y lujo de fuerza", lo cual evidencia que nueve años después del fin de la guerra civil (en 1996), "la paz sigue lejana en este país, marcado por la pobreza y la violencia que la miseria engendra".

Pronósticos del Defensor del Pueblo indican que, de mantenerse la tendencia actual, en 2005 podría superarse la cifra de 600 féminas asesinadas, mucho más que en 2003, cuando perecieron 383, y que en 2004, año en que ascendió a 497 (otra fuente sumó 527).

La visita de Villarán tiene como escenario que en apenas seis meses de 2005, la cifra de "feminicidios", bautizados así por la dimensión de ese fenómeno, se ubicó en más de 200.

Durante su viaje a esta nación, en septiembre de 2004, la relatora de la OEA citó datos de la Organización Mundial de la Salud, según los cuales, Guatemala ocupó en 2002 el quinto lugar entre 19 países con las mayores tasas de crímenes de féminas.

Lo preocupante para la CIDH y los grupos feministas locales es que la inmensa mayoría de los asesinatos queda en la impunidad.

Además de que en la Policía Nacional Civil se han verificado hechos de corrupción y de infiltración del crimen organizado, cuando se captura a algún delincuente, muchas veces los jueces lo dejan libre por falta de pruebas para condenarlo.

Fuente: www.prensa-latina.cu


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.