Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Tormenta Stan destapa vulnerabilidades en gobierno
Por LAC/UCL. - Guatemala, 17 de octubre de 2005

Los efectos devastadores de la tormenta Stan en Guatemala comienzan a asfixiar hoy a varias dependencias del gobierno, a las cuales la ciudadanía responsabiliza con las 656 muertes y las cuantiosas pérdidas materiales.

Expertos y sobrevivientes de la tragedia señalan por lo menos tres falencias en el trabajo de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), en particular falta de prevención, organización, alerta tardía y poca capacidad de reacción.

Mientras el secretario ejecutivo de la CONRED, Hugo Hernández, afirmó que "no hay una política de Estado para la prevención" de esos fenómenos, y trató de compartir culpas con la población damnificada que, a su juicio, "no atendió la voz de alarma".

Según declaró Hernández en entrevista con Prensa Latina, los vecinos de las zonas afectadas se negaron a abandonar las viviendas y esa misma irresponsabilidad también sería compartida con algunos alcaldes, cuyos nombres prefirió omitir.

Por su lado, el director del Instituto de Meteorología (INSIVUMEH), Eddy Sánchez, también aseguró que "la megaculpa de lo ocurrido es del ciudadano, porque cree que toda la responsabilidad es del gobierno".

Sánchez descartó que haya habido un mal pronóstico de lo que provocaría Stan, y deploró que no se tomó en cuenta ninguna de las alertas tempranas con las cuales se pudo evitar muchas muertes, ni mucho menos los boletines informativos.

Al reconocer que los pronósticos no indicaban que Stan impactaría a Guatemala, pero que cambió su ruta de forma rápida, el titular del INSIVUMEH aprovechó la actual coyuntura para pedir una asignación presupuestaria equivalente a dos millones de dólares.

Dicho monto, según Sánchez, se invertiría para un proyecto de modernización del equipamiento como dos radares, 30 estaciones de pluviómetros para ríos y 32 meteorológicas.

"Institucionalmente también tuvimos pérdidas en la capacidad de vigilancia de las crecidas de los ríos, por lo que creemos conveniente realizar esfuerzos para renovar los equipos", precisó.

Pero al margen de las severas críticas al Ejecutivo por el mal manejo del desastre, lento acceso a zonas afectadas, así como irregularidades y politización en la distribución de la ayuda humanitaria, se reforzaron los cuestionamientos al sistema.

El secretario ejecutivo de la CONRED aseguró que desde una semana antes de la tormenta emitieron reportes y boletines sobre su comportamiento, pero la información que se dio a los alcaldes no fue puesta en práctica a la hora de la emergencia.

Hernández recordó que "en el caso del huracán Katrina, se evidenció que los desastres de gran magnitud afectan a los países, incluso los más desarrollados, como Estados Unidos, donde la reacción, aparentemente, fue un poco tardía".

"No necesariamente el dinero y la disponibilidad de recursos de un país garantiza la seguridad de sus ciudadanos ante desastres naturales. El tema de la vulnerabilidad no es sólo económica, estructural o de recursos", observó.

Explicó que la vulnerabilidad también se ve en el aspecto social, político e institucional. "Está prácticamente inmersa en todo el quehacer de una sociedad", lo cual se demostró en Guatemala, donde la credibilidad del gobierno está en entredicho.

Contrario a lo que se pensaba hasta el paso de Stan, el huracán Match, que causó 268 muertos en Guatemala, no dejó "grandes lecciones", pues el país carece de conciencia para poner en marcha las recomendaciones de investigaciones especializadas.

Hace 10 años, se efectuaron estudios de amenazas de desastres naturales en Guatemala, y en 2003 se concluyó un mapeo de amenazas sísmicas, erupciones volcánicas, deslizamientos e inundaciones.

Según Hernández, "hay estudios de un montón de cosas, pero el problema es que no se llevan a la práctica, y eso ocurre porque no hay una política por parte del Estado para desarrollarlos".

Tomado de www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.