Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Campesinos de Guatemala valoran 2004 de año nefasto
Por FG/Ulises Canales L.- 21 de diciembre de 2004

La brutalidad policial en varios desalojos, con saldo de muertos y heridos, las amenazas, robos, atentados y persecuciones de líderes, llevan hoy al movimiento campesino de Guatemala a definir 2004 como un "año nefasto".

De acuerdo con un balance de los últimos 12 meses en este país, dirigentes campesinos consideran que la ejecución de al menos 24 expulsiones de fincas ocupadas en demanda de tierra y derechos laborales puso al descubierto un panorama desalentador.

"Por la brutalidad y la violencia con que fueron realizados (la mayoría de los desalojos) se les consideró como prácticas de tierra arrasada (utilizadas por el ejército durante la guerra), indicó Daniel Pascual.

El dirigente de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC) deploró que las amenazas, intimidaciones, robos, atentados e incluso muertos y heridos, "fueron una constante".

Al respecto, señaló como "la mayor desgracia sufrida por el movimiento indígena y campesino" el desalojo de la finca Nueva Linda, en el sudoccidental departamento de Retalhuleu, el pasado 31 de agosto.

En ese incidente, que provocó duras críticas populares contra el gobierno, murieron nueve campesinos, hubo varias decenas de heridos, otros 31 fueron encarcelados y siete periodistas que daban cobertura fueron objeto "del salvajismo de la fuerza pública".

Pascual señaló que desde la toma de posesión del presidente guatemalteco, Oscar Berger, en enero pasado, ese sector de la población empezó a sentir la presión del sector económico.

Las represalias, puntualizó, se consumaron a través de la intensificación de los desalojos violentos y la persecución judicial de dirigentes.

Datos aportados por el Comité de Unidad Campesina (CUC) señalan en este año se ejecutaron más de 50 desalojos violentos, con saldos de detenidos, heridos, intoxicados por gases lacrimógenos, así como cultivos y ranchos destruidos y quemados.

El CUC dijo temer que otras expulsiones sean concretadas durante las fiestas de fin de año, en tanto aseguró que existen centenares de órdenes de captura contra líderes agrarios.

En ese sentido, expresó preocupación -debido al tipo de delito que se les imputa a los labriegos- por las eventuales aprehensiones de 19 dirigentes campesinos en el norteño departamento de Petén, ocho en Escuintla (sur) y 55 de Alta Verapaz (norte).

En esa última demarcación también hay un proceso abierto contra Pascual, a quien el Ministerio Público investiga por supuestos actos de terrorismo durante la toma de una hidroeléctrica por campesinos de esa región para exigir mejores condiciones de vida.

El dirigente de la CNOC aseveró que la lucha del movimiento campesino por lograr la equidad en el acceso, uso y tenencia de la tierra continuará, y no descartó que en los primeros meses de 2005 se intensifiquen las ocupaciones pacíficas de fincas.

Tomado de www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.