Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Sin justicia, Guatemala no podrá olvidar el horror del genocidio
Por RC/Ulises Canales L.- Guatemala, 23 de noviembre de 2004

Participantes en el primer encuentro sobre racismo y genocidio en Guatemala se pronunciaron hoy por acciones efectivas para juzgar y condenar a los culpables de los atropellos cometidos durante los 36 años de conflicto armado.

"La justicia se retarda, los procesos no avanzan por la falta de voluntad política de quienes fueron investidos para honrarla", denunció Edda Gaviola, directora del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (CALDH), de Guatemala.

Gaviola intervino en uno de los debates del foro, que concluirá mañana con una declaración política, y explicó que más que rencor, se busca combatir la impunidad y dignificar la memoria de las víctimas.

La titular de CALDH recalcó que "la paz se construye dignificando a quienes sufrieron violaciones sistemáticas, masacres, la desaparición forzada, la tortura y el desplazamiento".

"Si la impunidad se mantiene y si la verdad aunque sea dolorosa se esconde, la señal para las generaciones futuras será la consolidación de las desigualdades", agregó.

Por su lado, el coordinador de los derechos de los pueblos indígenas de CALDH, José Roberto Morales, manifestó a Prensa Latina su confianza en que la reunión logre colocar en los primeros planos el tema del genocidio a nivel político para armar alianzas.

"Lo que se persigue en el fondo es hacer justicia para las víctimas y ser críticos a nivel de proceso histórico para que el genocidio no vuelva a repetirse en Guatemala", apuntó Morales.

Recordó que la violencia perpetrada por militares contra las comunidades indígenas mayas durante la guerra fue "porque se consideraron rebeldes y propensos a involucrarse en la guerrilla".

Con la justificación de luchar contra el comunismo y el terrorismo, señaló, se aniquilaron pueblos y comunidades, en su mayoría mayas.

La subdirectora de CALDH, Christina Laur de Pérez, apuntaló lo anterior citando datos oficiales, según los cuales, el 83 por ciento de las víctimas del conflicto fueron mayas.

Dichas estadísticas aparecen recogidas en el informe "Guatemala: Memorias del Silencio", elaborado en febrero de 1999 por la Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH), que avaló la ONU.

Según ese documento, en Guatemala hubo genocidio y la guerra interna dejó 200 mil víctimas, entre muertos y desaparecidos.

Agregó que en los 36 años de beligerancia se documentaron 669 casos de matanzas, de las cuales 626 fueron atribuidas al ejército, 32 a la guerrilla y el resto a otros grupos.

"La fuerte cultura racista de Guatemala permitió que el pueblo maya pudiera ser masacrado. El mismo racismo permitió que oficiales militares pudieran eliminar al pueblo maya bajo la justificación de que escondían a la guerrilla", deploró.

El clima de impunidad judicial imperante en esta nación permite que hasta la fecha los responsables del genocidio "ni siquiera han sido investigados y mucho menos llevados a juicio, pese a las demandas judiciales que se presentaron en 2000 en los tribunales".

Laur mencionó entre los genocidas guatemaltecos al ex gobernante de facto Efraín Ríos Montt (1982-1983), quien -dijo- continúa disfrutando su vida y sigue construyendo sus bases de poder.

Tomado de www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.