Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Obispos católicos atribuyen la pobreza al neoliberalismo
Por FG/Ulises Canales L.- Guatemala, 24 de julio de 2005

Obispos católicos de Europa y Canadá demandaron hoy a los países industrializados honrar su compromiso de ayuda oficial para el desarrollo, y achacaron a la política neoliberal vigente en Guatemala la acentuación de la pobreza.

Los miembros del Consorcio Internacional de Organizaciones Católicas para el Desarrollo y la Solidaridad (CIDSE) calificaron de irresponsable la postura de la inmensa mayoría de las naciones desarrolladas.

Dichos países se comprometieron hace años a destinar el 0,7 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) a la ayuda oficial para el desarrollo de las naciones más atrasadas, pero casi ninguno cumple, observó el obispo canadiense Francois Lapierre.

Lapierre, obispo de la Diócesis de San Jacinto, en Canadá, integra el grupo de prelados de Francia, Suiza, Bélgica e Irlanda que durante una semana visitó regiones rurales de Guatemala, invitado por la Conferencia Episcopal de este país (CEG).

Al respecto, deploró que Canadá sea de los que siquiera llega a aportar el 0,5 por ciento de su PIB para el progreso del llamado Tercer Mundo, por lo que instó a las iglesias católicas a presionar en ese sentido sobre los gobiernos de sus países.

"Debemos insistir en que se cumpla con el 0,7, debido a que sin fondos de la cooperación internacional, países como Guatemala tienen problemas serios para reducir la pobreza y la miseria", declaró el prelado a Prensa Latina.

Según Lapierre, la CEG les solicitó verificar temas como desarrollo rural y problemática agraria, y las migraciones del campo a la ciudad y hacia el exterior, constatando los maltratos que sufren muchos guatemaltecos en México, Estados Unidos y Canadá.

"Hay muchos que dejan el país por hambre", dijo el religioso, al indicar que pudo concebir que "una estrategia de sobrevivencia de la población rural, campesina e indígena, es la migración.

Añadió que otra preocupación de la delegación del CIDSE fue la situación que enfrentan los defensores de los derechos humanos, laicos y miembros de pastorales como la de la Tierra, cuya misión de justicia social ha sido criminalizada, acotó.

Por otra parte, los prelados manifestaron preocupación por el impacto de los llamados megaproyectos en este país, así como por la inaccesibilidad de los campesinos a la tierra.

"Los megaproyectos como los de empresas hidroeléctricas, minería y turismo se están implementando sin tomar en cuenta a la gente, dañando aún más sus ecosistemas y expulsándolas de su territorio", refirió el obispo canadiense.

Valoró de peligrosa la teoría del gobierno de Oscar Berger de impulsar la macroeconomía, "que dice ser una cobertura que ofrece toda la solución, pero no lo creo, porque la población de las comunidades, que tiene que sobrevivir, no está incluida".

El purpurado criticó severamente a aquellos "empresarios guatemaltecos que pretenden ser católicos, pero no invierten (su capital) en más justicia social, que es la base de todo".

Al respecto, el vicario general de Suiza, obispo Roland Trauffer, dijo a Prensa Latina que el objetivo del viaje fue conocer la situación de la tierra, y constató que el acceso a ésta "sigue manifestándose como un problema sin solución debida".

"A los campesinos e indígenas se les niega su derecho histórico como población originaria maya y por haber dado por siglos su trabajo a las grandes fincas", opinó.

La misión de la CIDSE definió como "muy difícil" la situación del campesinado guatemalteco y lamentó que en todos los ámbitos de la sociedad "existe la impunidad".

Fuente: www.prensalatina.com.mx


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.